Posts etiquetados ‘Samer Issawi’

Como siempre la semana viene cargada de buenas y malas noticias, os dejamos las tres que más nos han impactado:

1)      Samer Issawi deja su huelga de hambre tras un acuerdo para su liberación

«Samer Issawi ha dejado su huelga de hambre después de haber firmado este martes un acuerdo con el fiscal militar de la ocupación que prevé su liberación en ocho meses, el 23 de diciembre de 2013», informó en un comunicado el Club de Prisioneros Palestinos, que cita al abogado de Issawi, Jawad Boulos.

Hospitalizado cerca de Tel Aviv en un estado crítico, Issawi, de 33 años, ha comenzado a ingerir vitaminas tras el anuncio del acuerdo –lo que tuvo lugar la noche del lunes–, según ha confirmado Boulos a la agencia AFP.

Según los términos del acuerdo, Samer Issawi, acusado de «actividades terroristas» por Israel, debe ser liberado en un plazo de ocho meses a partir del fin de la huelga de hambre y podrá regresar al domicilio familiar en Issawiya, un barrio de Jerusalén Este.

Issawi, cuya salud se ha deteriorado notablemente, se había convertido en un símbolo en Palestina con su larga protesta por su arresto, que se produjo poco después de ser liberado en octubre de 2011 en virtud de un canje de presos con Israel por el soldado Gilad Shalit.

En 2002 había sido condenado por un tribunal militar a 26 años de cárcel por cinco casos de «intento de asesinato» y por pertenencia al Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP).

Desde el pasado agosto solo ingería de forma intermitente líquidos, vitaminas, sales y otros nutrientes, aunque no tomaba alimentos sólidos, lo que motivó su ingreso en el hospital de la prisión de Ramle, cerca de Tel Aviv.

Las autoridades israelíes, preocupadas por las consecuencias –sobre todo a nivel de movilización popular– que la muerte en prisión de Issawi podría tener, habían aceptado anteriormente la liberación «inmediata» del preso con la condición de que fijara su residencia en la franja de Gaza, algo que él había rechazado.

Posteriormente, Israel propuso a la Unión Europea expulsar a Issawi a uno de sus estados miembro, inicativa que también rechazó el preso en huelga de hambre.

Este es un triunfo para las protestas no violentas por los derechos de los presos que se vienen dando en los últimos meses.

310746_526009797441143_1744985971_n

2)      Partidos de la coalición israelí se unen para reducir la tierra beduina

Los partidos se comprometen a poner un límite de tiempo de cinco años en la evacuación de las aldeas beduinas no reconocidas. Grupos de derechos humanos advierten que si se implementa el plan de gobierno, unos 30.000 palestinos beduinos será expulsado de sus hogares y reasentados en municipios inadecuados.

Los miembros de los cuatro principales partidos de la coalición han llegado a un acuerdo que reduciría aún más el terreno designado para el reasentamiento de la población beduina en el Negev, informa el diario israelí Maariv.

Gobiernos israelíes han estado trabajando en una política que resuelva el problema de las aldeas beduinas no reconocidas en el Negev durante la última década. En el último plan – comúnmente conocido como el plan de Prawer – el gobierno pretende expulsar a la fuerza entre varios miles (según el Gobierno) y hasta 30.000 beduinos palestinos de sus aldeas actuales, mientras que varios pueblos son reconocidos y elegibles para proveerlos de servicios públicos e infraestructura.

Los beduinos que están programado para ser retirados de sus hogares recibirán una compensación monetaria y ofreció nuevas viviendas en los municipios existentes.

Hoy, sin embargo, Maariv informa que destacados miembros de Knesset de los principales partidos de la coalición acordaron limitar aún más el Plan Prawer. Diputados de Yesh Atid partido de Yair Lapid, el Likud de Netanyahu y Casa Judía de los colonos decidieron suprimir las modificaciones realizadas en el plan por el ex ministro Benny Begin, que fue designado por el gobierno anterior para ajustar el esquema inicial de las necesidades de la población en la tierra.

Mientras que los líderes beduinos y grupos de derechos no estaban satisfechos con el trabajo del señor Begin, sus negociaciones con la población local fueron examinados por la derecha, que exigió al gobierno evacuar por la fuerza a la mayoría de las aldeas no reconocidas, y se opuso a cualquier negociación con los ciudadanos beduinos locales.

Los partidos de la coalición acordaron eliminar gran parte de la tierra que el señor Begin prometió a los beduinos, y también para colocar un límite de cinco años para la eliminación de la población de sus hogares actuales y reasentarlos en las zonas designadas en el antiguo Plan de Prawer. Durante este período, los beduinos puede apelar sus casos a los tribunales, pero todos los reclamos de tierras beduinas restantes serán borrados después de cinco años.

Alrededor de 65.000 ciudadanos palestinos beduinos de Israel vive en 59 aldeas no reconocidas en el Negev, en parte debido a que Israel decidió no reconocer muchas reclamaciones de los beduinos a la tierra en los primeros años del estado israelí. Otros pueblos no reconocidos fueron creados como resultado de las transferencias de población y la migración en la guerra de 1948 y los años posteriores. Privados de servicios y de infraestructura del gobierno, los pueblos se expandieron en forma desorganizada y no planificada, por lo que afirman que los beduinos “están tomando” Negev.

En la década de 1970, el gobierno alentó a la población beduina a registrar sus reclamos de tierras, pero esas afirmaciones no fueron reconocidas. El Plan Prawer representa el esfuerzo más grande para reasentar a la población palestina en una zona bajo control israelí (incluyendo los territorios ocupados) en la actualidad. No está claro qué grado de cooperación o resistencia mostrará la población beduina a la implementación del plan al proceder del gobierno israelí. El desarrollo más reciente, sin embargo, aumenta la probabilidad de una confrontación entre los beduinos y el gobierno.

3) Israel prorroga ley que permite detener y encarcelar sin cargo ni juicio

El Gobierno de Israel ha prorrogado por dos años más una ley que permite la detención y encarcelamiento indeterminado de ciudadanos y ciudadanas palestinas sin cargo o juicio alguno.

Esta ley, aprobada por el parlamento israelí, autoriza a los tribunales a extender la detención de los reclusos palestinos, sin cargo ni juicio, según ha informado este martes el canal libanés Al-Quds TV. El parlamento israelí aprobó esta ley hace dos años, pero le encargó al gabinete israelí de decidir sobre la prorroga de esta política.

Los activistas políticos y pro derechos humanos afirman que Israel pretende impedir la revelación de la tortura y la violencia que se aplica contra unos 5.000 presos palestinos, entre niños y mujeres, que sufren de hacinamiento, negligencia médica, malos tratos, humillación y restricciones severas de visitas de familiares.

En línea con sus políticas racistas, el pasado marzo, el ministerio de transporte de Israel puso en marcha una línea de autobuses que sólo da servicio a pasajeros palestinos que viajan desde Cisjordania hasta el centro de Tel Aviv, en un intento de evitar que los palestinos viajen en los servicios de transporte que utilizan los israelíes.

En abril, el alto negociador palestino Saeb Erekat calificó de “racista” la decisión israelí de continuar la prohibición para conceder la ciudadanía a los palestinos residentes en Cisjordania que estén casados con palestinos residentes en los territorios ocupados.

En el mismo contexto, el ministro de asuntos interiores de Israel ha anunciado que instalará dentro de un mes cámaras de seguridad inalámbricas en las mezquitas e iglesias localizadas en los territorios palestinos ocupados.

Por lo que vemos que la opresión y la ocupación siguen avanzando cada día, pero aún quedan batallas por ganar.

Anuncios

tumblr_lzsl7vQl1M1r8d7kxo1_1280En las últimas semanas se viene dando un incremento de las protestas en solidaridad con presos palestinos que acaban a menudo en conflicto con el ejército israelí. En los últimos meses, varios presos y presas han realizado largas huelgas de hambre para reclamar derechos. El último caso, fue la detención y muerte de Arafat Jadarat tras una semana de detención, que su familia, organizaciones y periódicos palestinos califican ocasionada por la tortura. Jadarat ha sido enterrado el 25 de febrero en su pueblo, situado cerca de Hebrón. Se ha elevado la tensión en Cisjordania y ha habido numerosas protestas.

¿Qué es lo que ha motivado esta tensión? Sobre todo, la frustración.  La frustración que ha surgido tras infructuosos esfuerzos mediante protestas no violentas por la violación de los derechos de l@s presos palestinos.

Así que aunque ya la hemos mencionado en anteriores ocasiones quisiéramos profundizar hoy en la figura de la detención administrativa para contextualizar la actualidad.

La detención administrativa es un procedimiento que permite a los militares israelíes mantener prisioneros indefinidamente en base a “información secreta” sin presentar cargos o llevarlos a juicio. Aunque se usa casi exclusivamente para detener Palestin@s de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, también pueden detener ciudadanos israelíes e internacionales. Existen tres normas que regulan la figura de la detención administrativa:

  • Artículo 285 de la Orden Militar 1651, parte de la legislación militar que aplica en Cisjordania;
  • Ley de internamiento sobre combatientes ilegales, que se lleva aplicando a los residentes de Gaza desde 2005.
  • Ley sobre poderes de emergencia (detenciones), que aplica a los ciudadanos israelíes

Esta figura lleva aplicándose desde el mandato británico y posteriormente desde 1967. La frecuencia varía a lo largo de la historia pero se ha venido incrementando desde la segunda intifada en el año 2000. En la víspera de la segunda intifada, Israel mantenía 12 prisioneros bajo esta “figura” penal, dos años más tarde eran unos 1000. Entre 2005 y 2007 la media mensual ha sido de unos 765, después a lo largo de los años se fue reduciendo hasta que a 1 de septiembre de 2012 había al menos 212 palestin@s detenid@s de Jerusalén Este y Cisjordania, 7 de ellos miembros del Consejo Legislativo Palestino.

Legislación Internacional

Aunque la legislación internacional permite un uso limitado de la detención administrativa en situaciones de emergencia, las autoridades deben seguir unas normas básicas como una audiencia justa para que el detenido pueda desafiar las razones de su detención. Además, para usar tal detención debe existir una emergencia pública que amenace la vida de la nación, y sólo usarse de modo individual evaluando cada caso sin discriminación de ningún tipo (Artículo 9  de la Alianza internacional para derechos civiles y políticos).

La detención administrativa es la figura más extrema permitida a una fuerza ocupante para usar contra los residentes del territorio ocupado. Por ello, los estados no pueden aplicarla de un modo extensivo. Por el contrario, solo debería dares por razones imperativas de seguridad. (Artículo 78 de la Cuarta Convención de Ginebra).

En la práctica, Israel la utiliza de forma rutinaria, lo que viola los estrictos parámetros establecidos por la legislación internacional. Israel reclama un situación en “continuo estado de emergencia” desde 1948, lo cual no justifica su aplicación como castigo colectivo y para prevenir una amenaza futura. Por ejemplo, muchas órdenes administrativas se emiten contra individuos sospechosos de cometer una ofensa tras una investigación criminal infructuosa. O haber fallado en la obtención de una confesión tras un interrogatorio.

En la práctica las detenciones administrativas israelíes violan otros estándares internacionales como que l@s detenid@s en Cisjordania son deportados a prisiones en IsraeI, en violación directa de los artículos 49 y 76 de la Cuarta Convención de Ginebra. Es más, a l@s detenid@s  se les niega habitualmente las visitas de familiares o no se l@s separa de otr@s pres@s comunes como requiere la ley. Además, en el caso de detenciones de niñ@s, no se tiene en cuenta los intereses de l@s mism@s como está requerido.

Detención Administrativa en Cisjordania: Orden militar 1651, artículo 285

Este artículo permite a los comandantes militares detener a un individuo por periodos renivables de más de 6 meses si tienen razones para creer que la seguridad pública o el área de seguridad así lo requieren. No se define ni área de seguridad ni seguridad pública,  eso sí. Justo en la fecha de la caducidad de la detención se suele renovar, no habiendo máximos de tiempo en que pueden ser detenid@s (por lo que puede ser un periodo indefinido).

Se suelen emitir a la vez que se produce el arresto o incluso después basadas en “información secreta” recogida por la Agencia de Seguridad Israelí. La mayor parte de las veces ni el/la detenid@ ni su abogad@ tiene acceso a dicha información.

Un detenido palestino sometido a una orden de detención administrativa debe ser llevado ante un tribunal militar en una audiencia a puerta cerrada dentro de los ocho días de su detención, donde un juez militar solo puede mantener, reducir o cancelar la orden de detención. En la mayoría de los casos, sin embargo, las órdenes de detención administrativa se confirman para los mismos períodos que los solicitados por el comandante militar. Mientras que el detenido puede apelar la decisión a la revisión judicial, en la práctica, la gran mayoría de los recursos son rechazados. En comparación, la detención administrativa en virtud del derecho interno israelí requiere un detenido a ser llevado ante un juez dentro de las 48 horas, y las órdenes se pueden dar sólo un máximo de tres períodos de un mes.

En la práctica, los palestinos pueden ser detenidos durante meses, si no años, en virtud de órdenes de detención administrativa, sin haber sido informados de las razones o la duración de su detención. Los detenidos son informados regularmente sobre la prolongación de su detención el día en que expira la orden. Bajo los procedimientos de detención administrativa existentes, los palestinos no tienen medios eficaces de que dispone para impugnar su detención administrativa.

DETENCIÓN ADMINISTRATIVA EN LA FRANJA DE GAZA: DERECHO DE COMBATIENTE ILEGAL

En la Franja de Gaza, Israel utiliza la Ley de Combatientes Ilegales para mantener a los palestinos por un período ilimitado de tiempo, sin una revisión judicial efectiva. La ley fue aprobada por el Knesset israelí en 2002 con el fin de permitir al Estado a mantener a los detenidos libaneses después de que el Tribunal Supremo de Israel dictaminó que la práctica era ilegal. A pesar de todos los detenidos libaneses fueron puestos en libertad en 2004, la ley no fue revocada. En cambio, a partir de 2005, después la desvinculación unilateral de Israel de de la Franja de Gaza y por tanto del fin de la aplicación de las órdenes militares israelíes allí, comenzó a ser utilizada para detener a los residentes de la Franja.

La ley define a un “combatiente ilegal” como una “persona que haya participado directa o indirectamente en actos hostiles contra el Estado de Israel, o es miembro de una fuerza que comete actos hostiles contra el Estado de Israel”, y que no tiene derecho a condición de prisionero de guerra según el derecho internacional humanitario.

La Ley de Combatientes Ilegales permite la detención colectiva y sin juicio de un gran número de ciudadanos extranjeros y los residentes palestinos de la Franja de Gaza. Hasta la fecha, la ley se ha utilizado para detener a 54 personas, incluidos 15 ciudadanos libaneses y 39 habitantes de Gaza, la mayoría de los cuales fueron detenidos durante la acción militar de Israel contra Gaza invierno 2008-2009, la denominada “Operación Plomo Fundido” y desde entonces han sido puestos en libertad. En abril de 2012, Israel aún mantenía encarcelado a  un habitante de Gaza en virtud de esta ley.

Los detenidos bajo la ley podrán mantenerse durante 96 horas antes de la emisión de una orden de detención permanente, o hasta siete días si el gobierno declara la “existencia de hostilidades a gran escala”. La revisión judicial de una orden en una audiencia a puerta cerrada debe tener lugar dentro de los 14 días siguientes a su expedición, y si es aprobado, el detenido debe ser llevado ante un juez una vez cada seis meses. Si el tribunal considera que su liberación no dañará la seguridad del Estado, el juez procederá a la cancelación de la orden. En la práctica, la Ley de Combatientes Ilegales contiene menos protecciones para los detenidos que incluso los pocos que se conceden en virtud de órdenes de detención administrativa en Cisjordania. Por ejemplo, la revisión judicial se lleva a cabo con menor frecuencia, la legalidad de la detención no requiere la existencia de un estado de emergencia, y la detención “se lleva a cabo en virtud de una orden emitida por el jefe de personal o por un funcionario de la rango de general de división”. Además, la ley establece dos supuestos problemáticos que desplazan la carga de la prueba al detenido: en primer lugar, la liberación de una persona identificada como un “combatiente ilegal” perjudicará a la seguridad nacional a menos que se demuestre lo contrario; en segundo lugar, la organización a la que pertenece el detenido lleva a cabo las hostilidades, si el ministro de Defensa israelí ha hecho tal determinación, a menos que se demuestre lo contrario. Esto obviamente viola la presunción de inocencia y resulta en un sistema de detención indefinida justificado por especulaciones cargando pesadamente al detenido para su defensa.

Actualidad

66491_492193810822301_1239391958_nNumerosos presos palestinos  han iniciado huelgas de hambre desde 2011, como método de protesta frente a esta situación, el caso más conocido es el Samer Issawi, que lleva desde julio de 2012 sin comer, cuando fue detenido en un checkpoint en Jerusalén. El pasado jueves 21 de Febrero Samer fue condenado a ocho meses de cárcel, que cuentan desde su fecha de detención, por lo que hace un mes que debía haber sido liberado. Sin embargo, el estado de Israel afirma que violó su libertad condicional  durante el intercambio de prisioneros de 2011. Inicialmente fue condenado a 30 años de cárcel, así que tras violar la condicional pueden hacerle pasar otros 20 años en la cárcel.

Samer es de el barrio de Jerusalén Este de Isawiya, donde reconstruimos el año pasado una casa. Fue capturado en 2002 durante la operación escudo defensivo en Ramala, acusado de posesión de armas y formación de grupos militares en Jerusalén. Durante su libertad condicional tenía prohibido dejar Jerusalén. Fue detenido de nuevo entre Kufr Aqab y el asentamiento de Hizma Adán, un área dentro de los límetes del municipio de Jerusalén.  Kufr Aqab está dentro de la jurisdicción del municipio de Jerusalén. ¿Lo consideran las autoridades israelíes Jerusalén o Cisjordania? ”

Israel anexó Jerusalén Este tras la ocupación de la Ribera Occidental después de la guerra de 1967, aunque se considera territorio ocupado por el derecho internacional. De acuerdo con la definición israelí, los límites del municipio de Jerusalén se extiende hasta el norte de incluir el pueblo palestino Kufr Aqab. Issawi fue capturado en una ubicación dentro de los límites definidos israelí de Jerusalén, a medio camino entre Kufr Aqab y el centro de la ciudad.

Addameer dice que después de su arresto en julio, Samer Issawi “fue sometido a interrogatorios extenuantes de hasta 22 horas al día, así como tortura psicológica, como la privación del sueño. Samer se le negó su derecho a ver a un abogado durante 23 días como una táctica para ejercer presión sobre él durante su interrogatorio y aislarlo”.

Protestas solidarias

La reciente ola de huelgas de hambre en las cárceles israelíes en el último año y medio ha reorientado el enfoque de la causa de los presos palestinos.

Cientos de presos políticos palestinos realizaron una huelga de hambre de un día el martes en solidaridad con Samer Issawi y otros a largo plazo huelguistas Ayman Sharawna, Qa’adan Tarek y Azzidine Jaafar.

También ha habido protestas regulares de Cisjordania y Gaza. La Agencia con sede en Belén Ma’an News informó que 29 manifestantes resultaron heridos hoy por balas de goma recubiertos de acero y “decenas más sufrieron inhalación de gases lacrimógenos”, en una protesta en solidaridad con los huelguistas de hambre cerca de campamento prisión militar de Ofer en la ocupada Cisjordania .

Los periodistas palestinos realizaron una sentada en protesta frente a campo de detención de Ofer ayer mientras un tribunal militar escuchó los casos de periodistas detenidos palestino Arafat y Abu Amir Muhammad Sabanah caricaturista político, Ma’an informó, y agregó:

La huelga fue organizada por el Sindicato de Periodistas Palestinos. Durante la actividad, jefe del sindicato Abdul-Nasser Al-Najjar dijo que las fuerzas israelíes intensificaron las agresiones contra periodistas palestinos recientemente. Dijo que varios periodistas fueron atacados directamente durante enfrentamientos entre fuerzas israelíes y manifestantes palestinos en diferentes lugares. Al-Najjar añadió que decenas de periodistas palestinos fueron mantenidos en detención israelí.

El régimen de aislamiento

Mientras tanto, el abogado de Dirar Abu Sisi, ingeniero de Gaza secuestrado en Ucrania y actualmente en régimen de aislamiento en Israel, está perdiendo “su capacidad para recordar el idioma y tiene problemas del habla”, según declaró un abogado que lo visitó en la cárcel informó Ma’an.

Las manifestaciones que se dan en apoyo ellos pres@ y sus familias en las afueras de prisiones como la de Ofer, o tras los rezos de los viernes no han conseguido grandes cambios para los mismos. De hecho, se están viendo violentamente reprimidas y muchas de ellas terminan ya en enfrentamientos entre palestinos y soldados israelíes.

Los enfrentamientos palestinos con la policía israelí en la explanada de las mezquitas o monte del templo de Jerusalén. Tras la conclusión de las oraciones del viernes por la mañana, los fieles palestinos comenzaron a lanzar piedras a la policía, tras lo cual decenas de palestinos resultaron heridos en fuertes enfrentamientos con las fuerzas israelíes de Cisjordania. El ejército israelí levantó desde la mañana del viernes alerta máxima y desplegó sus fuerzas en toda Cisjordania preparando contra manifestaciones después de las oraciones del viernes.

Según fuentes locales, al menos 15 heridos fue el resultado hasta esas horas en Hebrón. Esto, y un número de ciudadanos y periodistas indeterminado, debido a asfixia por bombas de gas. Y después de que los manifestantes se dirigieron hacia el calle de Al Shohada en Hebron, que fue cerrada hace 11 anos, para conmemorar el noveno aniversario de la  masacre de la Mezquita de Abraham. Decenas de jóvenes lanzaron piedras. En respuesta, el ejército israelí disparó balas de goma y gases lacrimógenos

Por último queremos resaltar el caso de  Arafat Shalesh Jadarat, que murió el sábado en la prisión de Megiddo en Israel. Jadarat, natural de Hebrón, de 30 años de edad fue detenido la semana pasada como sospechoso de haber lanzado piedras durante la operación Pilar defensivo el pasado Noviembre en Gaza.

8506249881_e953128d69La familia de Jadarat había denunciado torturas durante los interrogatorios por las fuerzas de seguridad. De hecho a lo largo del viernes fue visitado en varias ocasiones por u médico que declaró no haber encontrado nada clínicamente relevante y que   el interrogatorio podía seguir. La ANP fue informada de que estaba siendo interrogado y que murió de repente. La causa está pendiente de definir a través de la autopsia pero según  el portavoz de la prisión parece haber sido un ataque cardíaco. El sábado por la tarde hubo marchas en solidaridad con su familia y el domingo se convocó una huelga en Hebrón.

Difícilmente, las piedras podrán alterar la situación en el conflicto, y abogamos por una resolución no-violenta del conflicto, que es la única forma de conseguir una paz duradera. Pero la violencia ya existe, y la comunidad internacional no puede asistir impasible al espectáculo de éste, como tantos otros regímenes que oprimen y violan los derechos de seres humanos de modo tan  atroz, admitiéndolos como socios comerciales y considerándolos democráticos. Es más no actuar implica también una responsabilidad y más ante la conflictiva situación y la vulneración de los derechos de los presos palestinos. No existe democracia si se violan derechos humanos.