Posts etiquetados ‘Ramala’

Día 11: “La paz es muy mala si estás metido en el negocio de matar”

Publicado: 21 agosto, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , ,

Hoy hemos visitado la capital palestina, Ramallah, (de facto, según los acuerdos de Oslo debería ser Jerusalén) en la cual a través de varias charlas hemos podido visualizar más caras de la ocupación y el conflicto. Ramallah se encuentra a 20 km de Bein Sahour, ciudad en la que se encuentra nuestro hostal, pero debido al muro construido hemos tenido que dar un rodeo de más de 50 km para llegar a ella, por lo tanto un trayecto que podría durar unos veinte minutos ha durado más de una hora debido a las trabas de la ocupación: el muro, los checkpoints y los soldados.

Hemos comenzado la mañana con Addamee; una ONG palestina de ayuda legal gratuita a los palestinos que se encuentran en cárceles israelíes. Nos ha contado datos terrorríficos. Desde 1967 un 20% de la población palestina ha sido arrestada, de los cuales un número importante es detención administrativa, en la que no se explica el motivo de la detención (sólo lo conocen el juez y los militares) factor que dificulta mucho que el abogado pueda defender al detenido. Con estas detenciones tampoco se hace saber al prisionero cuando saldrá, se le suelen dar condenas de 4 meses y un día antes de que estos acaben se le comunica que deberá continuar 4 meses más y así hasta cuando decidan. Todos los palestinos son juzgados por soldados (los jueces, los fiscales, los abogados, los traductores … todo el que forma parte del juicio es un soldado) ya que los israelíes declaran que están en guerra desde 1948, aunque los israelíes no son juzgados militarmente. La mayoría de las detenciones se dan entre las dos y las tres de la mañana y los soldados siempre aprovechan la ocasión para humillar al detenido ante su familia y destruir su casa de todas las maneras posibles. El mensaje que quieren enviar a la familia es muy claro: nosotros tenemos el control. Los prisioneros palestinos son considerados “prisioneros de seguridad” pueden ser interrogados durante más de 90 días. Desde 1967 73 prisioneros han muerto en cárceles israelíes debido al maltrato y la tortura que se da allí. Los militares no respetan ni la ley israelí (curiosamente la ley no permite alguna de las cosas que llevan a cabo) ni tampoco la internacional: entran en la zona A (acordado por Oslo que la zona A se encuentra bajo control palestino) y justamente hace pocos meses saquearon la oficina en la que estábamos; entraron a media noche y se llevaron todos los ordenadores y documentos importantes. Tienen pruebas de vídeo de los hechos, pero, ¿a qué policía podrían denunciarlo?

Imagen

También nos han hablado sobre la importancia de las huelgas de hambre: el último recurso que les queda a los prisioneros para luchar por la mejora de sus derechos humanos. A los 80 a través de huelgas de hambre pudieron conseguir camas (antes dormían en el suelo). Podemos aprender mucho más sobre la situación de los presos palestinos en el canal de Youtube de Addamee y en su página de Facebook.

Más tarde, en el jardín de las Naciones en el corazón de Ramallah hemos hablado con el Dr. Munir Fashei sobre la educación alternativa. Nos ha explicado su visión sobre la educación, la cual luego hemos debatido profundamente, y como la educación es utilizada como herramienta de control. Actualmente ha llevado campus en los campamentos de refugiados: resistiendo a la ocupación al nivel de conocimiento.

Después de comer rápidamente hemos podido hablar con Omar Bargate, representante de BDS (Boycott Divestment Sanction) organización que funciona desde 2005 y que pide el boicot a nivel académico, militar, cultural y financiero del Estado de Israel hasta que éste no acabe con la ocupación de 1967, acabe con la discriminación racial: el apartheid y dé el derecho de retorno a los refugiados palestinos (más de 7.000.000 de personas). A través de http://www.whoprofits.org podemos saber qué empresas se benefician de la ocupación israelí ya http://www.bdsmovement.net como organizarnos para seguir con el boicot. Nos ha sorprendido saber que a los ciudadanos estadounidenses se les descuentan impuestos al dar dinero al Estado de Israel. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea da cifras astronómicas a Israel, pero BDS está consiguiendo que esta cifra disminuya. Es tal el miedo que siente Israel al aislamiento que podría aportar el boicot que es ahora el Ministerio de Estrategia Interior el que se encarga del tema. También nos ha sorprendido saber que no es sólo el lobby judío el que tiene mucho poder en la Casa Blanca y el Congreso sino que también el Cristiano fundamentalista Anglicano. La charla ha terminado con la frase: “La paz es muy mala si estás metido en el negocio de matar”, que demuestra cómo hay entidades, corporaciones y gobiernos que no están interesados ​​en la paz como objetivo.

Más tarde hemos caminado por Ramallah donde hemos visto en una de las plazas centrales ésta estatua representativa que muestra cómo los palestinos caminan hacia la construcción de su nación y su libertad.

Imagen

También hemos visitado la tumba de Yasir Arafat, que fue el primer presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Imagen

Hemos vuelto a recorrer el largo recorrido para volver a Beit Sahour y pasando por uno de los checkpoints hemos podido vivir la aleatoriedad de la ley israelí, cuando el soldado ha subido al bus para comprobar quién éramos ha creído que Bea era árabe y le ha querido pedir el pasaporte pero cuando rápidamente le hemos dicho que éramos turistas españoles nos ha dejado marchar. Hemos tenido suerte, de la misma manera que nos ha dejado marchar nos hubiera podido retener durante varias horas.

Después de cenar hemos hablado con Baha sobre el turismo alternativo. Nos ha agradecido el turismo que estamos haciendo, pero también nos ha explicado que es sólo el 5% del turismo total que viaja a Palestina. Que el Estado Israelí controle las fronteras hace que también controle el turismo y pueda manipular muy fácilmente que ven los turistas haciendo que se invisibiliza la realidad palestina y la ocupación bajo la cual viven.

Para terminar quiero explicar que paseando por el barrio donde estamos podemos ver muchas señales de USAID; campañas de Estados Unidos que dan dinero a Palestina.

Imagen

 

Este dinero es una muestra de la hipocresía internacional. Mientras que por un lado Estados Unidos da una barbaridad de dinero y de ayuda militar a Israel, da ciertas ayudas a Palestina que no son equiparables de ninguna manera. Hay que prestar el apoyo para que Israel pierda parte de su poder, para que así cuando puedan hablar Palestina e Israel se encuentren en situaciones más igualitarias que en las que se encuentran actualmente.

Alys

Anuncios

Muchos oímos o vemos noticias eventualmente sobre los ataque militares sobre Gaza y pensamos que es la única violencia existente en la zona. La realidad es que toda la población palestina (refugiados, gazauis, palestinos del 48 con ciudadanía israelí o los cisjordanos y jerosolimitanos) sufre distintos grados y versiones de violencia en su vida diaria. Sin ir más lejos, queremos resaltar un par de hechos sucedidos durante la pasada semana que ejemplifican lo que sucede en Cisjordania.

El martes 11 de Diciembre el ejército israelí entró Ramala, ciudad bajo gobierno de la ANP, para asaltar tres ONG palestinas de derechos humanos en la madrugada. Se incautaron de material informático, documentos e incluso dinero en efectivo de cajas de las oficinas. Las tres organizaciones son Addameer (Organización de Derechos Humanos de apoyo a los presos políticos) UPWC (unión de comités de las mujeres palestinas) y PNGO (red de ong ́s por Palestina). Es irónico que se produjera tan cerca del día día 10 de de diciembre, en el que se celeebró el 64 aniversario por la Declaración de los Derechos Humanos, algo que fue ampliamente recogido por los medios de comunicación españoles pero no su coincidencia con el asalto. 

imagen 2

imagen 3

Oficina de Addameer en Ramallah

Oficina de Addameer en Ramallah

Según el comunicado de Addameer tras este suceso “Addameer cree que estos ataques se dirigen a destruir la legitimidad de organizaciones no gubernamentales. Despreciando nuestro status como defensores de los derechos humanos, asaltando y saqueando nuestros recursos y arrestando los miembros de nuestra plantilla, ellos deslegitiman el trabajo por los derechos humanos y normalizan los ataques en nuestras oficinas. Vemos un patrón similar en los ataques en la franja de Gaza en Noviembre de 2012, donde fue negada la protección internacional e inmunidad de los periodistas y se convirtieron en objetivos legitimados de las fuerzas ocupantes israelíes”. Tenéis más información en este enlace.

El segundo hecho sucedió el miércoles 12 de Diciembre.  Muhammad Ziad Awad Salaymah, un adolescente de Hebrón que ese día cumplía 17 años, murió abatido por varios disparos de una joven soldado Israelí.

Muhammad Ziad Awad Salaymah celebrando su cumpleaños el 12 de Diciembre y la soldado que lo asesinó esa misma tarde

Muhammad Ziad Awad Salaymah celebrando su cumpleaños el 12 de Diciembre y la soldado que lo asesinó esa misma tarde

El ejército israelí aduce que el joven llevaba una pistola de plástico falsa con la que apuntó a los soldados del checkpoint y que por eso se iniciaron los disparos aunque algunos residentes de Hebrón parecen pensar que dicha pistola fue colocada por ellos mismos para fingir que era real, y cuando se descubrió el montaje dieron la explicación mencionada.

El jueves por la mañana, durante el entierro y las manifestaciones por la muerte de Muhammad varios jóvenes lanzaron botellas y piedras a los soldados israelíes que respondieron con bombas de gas lacrimógeno y balas.

El Ministro de interior israelí Elie Yishai, y Shaul Mofaz, el dirigente del partido opositor Kadima pidieron recientemente durante una reunión del consejo interministerial que los soldados pudieran usar la máxima fuerza necesaria contra las amenazas palestinas, incluyendo balas. Habitualmente los soldados israelíes en las manifestaciones usan balas recubiertas de goma, bombas de gas lacrimógeno y granadas aturdidoras durante manifestaciones no violentas en Cisjordania junto con agua química, algo que puede atestiguar cualquier persona que haya asistido a ellas, incluidos nuestros propios brigadistas.

Cualquiera que conozca la realidad de Hebrón puede entender cómo llegó a suceder algo como lo relatado. En esta ciudad viven  50.000 palestinos al lado de 500 colonos israelíes situados en pequeños asentamientos en el centro de la ciudad y de 2000 soldados israelíes, que controlan la ciudad con docenas de checkpoints, puertas de acero y centros militares distribuidos por todo el centro. El ejército limita la circulación, tanto a pie como automóvil a los palestinos, así como impide la actividad comercial en la antigua calle principal del mercado. Caminar por el centro de la ciudad te hace sentir atrapad@  en una zona militar. Esta situación actual es el caldo de cultivo para enfrentamientos como el ocurrido o tantos y tantos incidentes provocados por los colonos, de los más radicales de todo Cisjordania.

La soldado abrió fuego mientras Muhammad volvía a casa porque tuvo miedo de que tal vez hiriera a alguno de los soldados situados cerca de la tumba de Abraham. Pero la cuestión principal es ¿por qué hay soldados en vecindarios civiles creando estas situaciones una y otra vez. ¿Por qué viven 500 colonos en la ciudad palestina de Hebrón, controlando la vida de 50.000 palestinos y causando diariamente violaciones de los derechos humanos bajo la mirada indiferente de los soldados? Esta es una clara violación de la Convención de Ginebra, que entre otros temas requiere que la potencia ocupante provea de seguridad a todos los residentes en el área ocupada y no sitúe a su población en el territorio ocupado.

Estas situaciones y otras muchas otras son constantes en Palestina, de tal modo que las pocas veces que nos llega la información, aún incompleta, tendemos a ignorarla por la costumbre, pero debemos recordar que esta es la vida a diario de todo un pueblo desde 1948. Y que el causante de tal drama no es otro que un pueblo que a su vez ha sufrido persecuciones y actos de terrible calibre, y que clama, justamente, aún hoy contra lo sufrido. Ningún pueblo tiene derecho hacerle eso a otro, pero siempre llama la atención la crueldad ejercida por los que hace sólo unas décadas fueron víctimas de sucesos similares.