Posts etiquetados ‘ONU’

Las últimas semanas han estado cargadas de declaraciones políticas muy relacionadas con las posturas frente a las negociaciones de paz.

Empezaron con las declaraciones del Ministro de Defensa Israelí Moshe Yaalon diciendo que Kerry actuaba con una obsesión des-situada y un fervor mesiánico en su intento por llegar a un acuerdo de paz. Aunque más tarde se disculpó explicando que no pretendía resultar ofensivo, la Casa Blanca calificó el comentario de “inapropiado”.

El día 16 los embajadores de España, Reino Unido, Francia e Italia llamaban a consultas a los respectivos embajadores israelíes para expresar su oposición al anuncio de 1400 nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este.

Esta ampliación de las colonias se comunicaba para aplacar a la extrema derecha israelí tras haber liberado a 26 prisioneros del proceso de Oslo.

Al día siguiente, el 17 de Enero, los embajadores de dichos países europeos fueron llamados a consultas en Israel por “actuar con parcialidad” frente a las negociaciones de paz y su postura “pro-palestina”.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, vive él mismo en una colonia ilegal por lo que no sorprende que convocara en Jerusalén a los embajadores tras las protestas diplomáticas.

La propia Catherine Ashton calificó las colonias de un obstáculo para la paz, ya que amenazan la posible solución de 2 estados. Estas declaraciones fueron calificadas de hipócritas por el propio Benjamín Netanyahu porque según el Primer Ministro sólo pretenden culpar a Israel.

Tras dichas disputas la UNESCO ha cancelado una exposición en sus instalaciones en París que pretendía enfatizar la relación  de 3500 años del pueblo Judío con el territorio de Israel y Palestina por amenazar las negociaciones de paz. La Agencia de las Naciones unidas también quiere revisar la pertinencia de las reclamaciones históricas de dicha exposición. La embajadora de los Estados Unidos en la ONU se unió a las reclamaciones de Netanyahu para que se abriera la exposición.

Uno de los organizadores de la exposición, El Centro Simon Wiesentahl está actualmente tratando de construir un “Museo de la Tolerancia” sobre un antiguo cementerio musulmán en Jerusalén Oeste datado en unos 1000 años.

Las brigadas por la paz visitaron el pasado campo de 2013 el cementerio sobre el que se construirá el "Museo de la Tolerancia". Las obras ya han comenzado.

Las brigadas por la paz visitaron el pasado campo de 2013 el cementerio sobre el que se construirá el “Museo de la Tolerancia”. Las obras ya han comenzado.

Es habitual el argumentario israelí sobre la presencia judía ininterrumpida durante milenios para desechar las conexiones palestinas actuales y los derechos legales sobre su tierra.
Los colonos suelen señalar la existencia de antiguas ruinas judías en pueblos palestinos para desposeerlos de sus tierras y construir nuevos asentamientos.

A finales de este mes está prevista una conferencia en Aqaba (Jordania) donde se prevé que Kerry presente un primer esbozo para el plan de paz.

Anuncios

Informe de la OCHA sobre la situación en Gaza

Publicado: 2 diciembre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , ,

Esta semana queremos compartir un informe de la OCHA (Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios) sobre la dramática situación que se vive actualmente en Gaza.

1.7 millones de personas (100 % de la población) afectadas por la falta de combustible 40% de la población recibe agua sólo una vez cada tres días durante 6 a 8 horas 1.1 millones de personas reciben ayuda alimenticia Por lo menos 3.000 personas afectadas a causa del derrame de aguas residuales en ciudad de Gaza 1,7 millones de personas (100 % de la población) afectadas por las interrupciones de los servicios de salud

Situación General

Las medidas adoptadas por las autoridades egipcias desde Junio 2013 en el contexto de las operaciones militares en el Sinaí, han dado lugar a un cese casi total en el contrabando de mercancías a Gaza a través de los túneles. Esto ha provocado una grave escasez de combustible.

En los últimos años, los túneles bajo la frontera entre Gaza y Egipto se convirtieron en la principal fuente para el suministro de combustible a la Franja de Gaza, debido al menor coste de combustible egipcio subvencionado por el gobierno de dicho país, en comparación con el precio del combustible israelí. Esta situación se ha visto reforzada por la falta de un mecanismo acordado entre las autoridades palestinas de Ramala y Gaza que permita la compra de combustible a partir de otras fuentes, incluyendo Israel.

La actual crisis del combustible ha agravado una situación humanitaria que ya era frágil, generada por las restricciones impuestas por Israel desde hace mucho tiempo sobre el movimiento de personas y mercancías hacia, desde y dentro de la Franja de Gaza, así como por las recientes restricciones egipcias en el movimiento de pasajeros a través del paso fronterizo de Rafah.

Se estima que en Noviembre entraron menos 20.000 litros de combustible/semana en Gaza a través de los túneles, en comparación con cerca de 1 millón de litros por día hasta junio de 2013. La Planta de Energía de Gaza (PEG), que hasta hace poco suministraba 30% de la electricidad disponible en Gaza, dependía exclusivamente del diésel egipcio introducido de contrabando a través de los túneles desde principios de 2011.

El 1 de Noviembre, tras agotar sus reservas de combustible, la PEG se vio obligada a cerrar, desencadenando apagones de hasta 16 horas /día, un aumento de 8 a 12 horas en comparación con el suministro promedio anterior a esa fecha.

Adicionalmente, la escasez de combustible ha afectado gravemente la prestación de servicios esenciales, que dependen de la operación de los generadores de respaldo durante los cortes de electricidad.

La provisión de servicios básicos también ha sido afectada por la escasez de materiales de construcción, lo que impide el mantenimiento y la recuperación de la infraestructura afectada. Debido a las restricciones israelíes a la importación de materiales de construcción a través del cruce de Kerem Shalom, los túneles bajo la frontera con Egipto también se convirtieron en el principal canal para el suministro de mercancías a Gaza. La reducción en el contrabando desde Junio 2013 dio lugar a una grave escasez de este tipo de materiales.

Esto se ha agravado desde que, a mediados de octubre, se paralizó totalmente la entrada de materiales de construcción provenientes de Israel, incluso para proyectos internacionales, a raíz del hallazgo de un túnel que va desde Gaza hacia Israel. Solamente en el sector de la construcción esta escasez de materiales se ha traducido en la pérdida de unos 30.000 empleos.

Necesidades 

Agua, Saneamiento e Higiene

Hay una grave escasez de combustible para alimentar los generadores de reserva en las doscientas noventa y una (291) instalaciones de suministro de agua en Gaza, incluidos los pozos de agua, bombas de tanques en tierra, estaciones de bombeo, plantas de desalinización, estaciones de bombeo de aguas residuales y plantas de tratamiento de aguas residuales.

Esto ha resultado en la reducción de suministro de agua a los hogares. Sólo el 15 % de la población recibe el dicho servicio todos los días, mientras que el 25 % son surtidos de  agua sólo 1 de cada 4 días , 40 % una vez cada 3 días, y 20 % cada 2 días; con ciclos de suministro de 5 a 6 horas.

Igualmente, ha habido una caída del 75 % en el volumen de agua producida por 25 unidades de desalinización de los municipios, que suministran este servicio a aproximadamente 160.000 personas. Dicha situación ha obligado a estos últimos a comprar agua a vendedores y distribuidores de agua no regulados, aumentando la preocupación sobre la calidad del agua adquirida.

La creciente dificultad para operar los generadores también ha dado lugar a la inundación de aguas residuales, y la liberación de 90Mill. de litros de aguas residuales sin tratamiento vertidos al mar todos los días. Además de la inundación de aguas residuales en la ciudad de Gaza, ha habido al menos diez incidentes, en los que las estaciones de bombeo de aguas residuales fueron incapaces de bombear a sus respectivas plantas de tratamiento y se vieron obligadas a desviar las aguas residuales para abrir los canales, a lagunas de agua de mar o de lluvia.

La dependencia de los generadores de emergencia, debido a los cortes de electricidad, ha aumentado la necesidad de su mantenimiento en todas las instalaciones de saneamiento. Sin embargo, los municipios costeros han expresado preocupación acerca de su capacidad para satisfacer su cada vez mayor necesidad de mantenimiento debido al suministro irregular de piezas de repuesto, así como la escasez de materiales básicos de construcción (barras de cemento , grava y acero) necesario para reparar su infraestructura.

La falta de combustible para hacer funcionar los camiones también ha afectado la recolección de los residuos sólidos de las calles. La falta de combustible y otros artículos de primera necesidad se produce en momentos en que los servicios de Gaza ya son frágiles debido a años de bloqueo, y tienen capacidad limitada para responder a la aparición de crisis semejantes.

En ausencia de suministro de electricidad de la Planta de Energía de Gaza, las instalaciones de agua requieren aproximadamente 400.000 litros de combustible al mes para poner a funcionar los generadores de respaldo y mantener así un nivel mínimo de operaciones. Los fondos adicionales se requieren con urgencia para la compra de repuestos y aceite de motor para el mantenimiento de dichos generadores.

Se requieren recursos humanos adicionales, así como combustible para hacer funcionar los camiones, con la intención de que las zonas afectadas por el desbordamiento de aguas residuales puedan limpiarse. Se necesitan materiales de construcción para reforzar los diques de las plantas de tratamiento de aguas residuales. También se requieren campañas de concienciación pública que aborden los peligros para la salud generados por los desbordamientos de aguas residuales.

Salud

La escasez de combustible imprescindible para el funcionamiento de los generadores de emergencia, ha interrumpido el suministro de una gama de servicios de salud esenciales, incluyendo la diálisis renal, incubadoras, quirófanos, bancos de sangre, unidades de cuidados intensivos y laboratorios.

Todos los centros de salud, entre ellos 30 hospitales y más de 135 clínicas de salud se ven afectados. El acceso a la atención médica se ve afectado aún más por la escasez crónica de medicamentos. Los principales factores que explican esta escasez han sido la falta de una financiación suficiente y la mala coordinación entre las autoridades de Gaza y Ramala.

Dicha escasez fue agravada recientemente por las restricciones impuestas por las autoridades egipcias en el paso fronterizo de Rafah, que servía como el principal punto de entrada para la mayoría de las donaciones médicas. En la actualidad el 30 % de las medicinas básicas y el 52 % de los materiales médicos desechables están en stock cero (141 tipos de medicamentos y 469 tipos de productos médicos desechables)

Ante la falta de suministro de energía eléctrica de la Central de Gaza, los centros de salud necesitan por lo menos 500 mil litros de combustible al mes para hacer funcionar los generadores de respaldo.

El monto de los medicamentos esenciales y productos médicos desechables, por un valor de 2Mill. $, se requiere de inmediato para apoyar el tratamiento de las enfermedades cardíacas, cáncer, la atención primaria de la salud, enfermedades crónicas y enfermedades neonatales.

Se requieren piezas de repuesto para los generadores y equipos médicos afectados por el uso excesivo y las fluctuaciones de la fuente de alimentación.

Refugios y Artículos No Alimentarios

Como resultado del vertido de aguas residuales en la ciudad de Gaza, dichas aguas contaminadas penetraron en las plantas bajas de, por lo menos, ocho viviendas, causando daños a los muebles y creando riesgos para la salud. Se estima que varias otras bombas, ubicadas en el norte de Gaza y en la zona media, están al borde del colapso debido a la escasez de combustible, lo que resultará en otros desbordamientos de aguas residuales.

La provisión de artículos no alimentarios necesarios incluye colchones, mantas y kits de higiene para las familias cuyas viviendas fueron afectadas.

Depósito preventivo de artículos no alimentarios para un estimado de 300 familias en situación de riesgo de inundación.

Seguridad Alimentaria

La escasez de electricidad y combustible, así como de materiales de construcción, ha socavado aún más los medios de vida de las personas, especialmente de aquellas que trabajan en la construcción, la agricultura y la pesca.

Además, la interrupción casi total en el contrabando de productos alimenticios a través de los túneles, ha provocado un aumento en los precios de los alimentos (11 % para el pan, 33 % el arroz y 7 % de incremento en el precio del aceite vegetal). Se espera que estos factores combinados se reflejen en un mayor número de familias afectadas por la inseguridad alimentaria.

Las cifras de 2012 indican que el 57 % de la población se ve afectada por la inseguridad alimentaria, frente al 44 % en 2011. Alrededor de 1,1 millones de personas (cerca del 65 % de la población de Gaza) recibe ayuda alimentaria.

Se necesita asistencia alimentaria en forma de productos, vales de comida, trabajo remunerado, ayuda incondicional en efectivo, apoyo a los productores de alimentos, incluidos los agricultores, ganaderos y productores urbanos y peri-urbanos.

Combustible para hacer funcionar los pozos de riego agrícolas y para los barcos de pesca. Oportunidades efectivas de trabajo en el sector de salubridad como apoyo para limpiar las calles afectadas por las inundaciones de aguas residuales.

Educación

480931881

La escasez de combustible y los cortes de electricidad han tenido un impacto generalizado sobre el funcionamiento de las instituciones educativas de Gaza, que incluye, entre otros, los siguientes:

  • Disminución de la capacidad para enseñar y aprender, debido, en algunos casos, a la falta de iluminación en las escuelas, y en otros, al ruido, humo y olor producidos por los generadores eléctricos.
  • Las clases de ciencia y tecnología han sido canceladas en los centros educativos que carecen de generadores.
  • Los alimentos para los comedores escolares no se pueden almacenar adecuadamente dado que la refrigeración no se puede mantener constante.
  • El suministro reducido de agua ha resultado en letrinas sucias y la escasez del vital líquido impide el lavado de manos de estudiantes, profesores y personal del área educativa.
  • Los cortes de electricidad más frecuentes han dañado equipos electrónicos usados en las escuelas.
  • La falta de combustible está socavando el transporte de niños desde y hacia sus centros de enseñanza.

El informe ha sido recomendado y traducido al castellano por la asociación UNAKIDUM.

La escalada de violencia entre colonos y palestinos no ha cesado de crecer durante los últimos tres meses.

Durante el mes de abril, las manifestaciones se han sucedido en Cisjordania. Los enfrentamientos entre los manifestantes palestinos y las fuerzas israelíes se incrementaron tras la muerte el pasado 2 de abril de Maysara abu Hamdiya, un prisionero palestino de 64 años que murió de cáncer bajo custodia israelí, de especial trascendencia el pasado 17 de abril, Día de los Prisioneros Palestinos.

La violencia de los colonos judíos se ha incrementado en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO). De acuerdo con el testimonio de Saëb Erakat en la ONU, líder de las negociaciones palestinas y miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, el número total de asentamientos completados por Netanyahu desde que tomó el cargo en 2009 hasta finales del 2012 se eleva a 16.000 viviendas, al ritmo de 11 casas/día. Añadió que después de la decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas de garantizar a Palestina el estatus de Estado observador no-miembro, se han aprobado otras 11.500 viviendas. En ese mismo periodo, la violencia de los colonos ha crecido un 315%.

“Lo que quiero decir por violencia por parte de los colonos es la mayor forma de terrorismo llevada a cabo por criminales y matones que asesinan a gente inocente, queman árboles, mezquitas, iglesias, y están protegidos por el ejército israelí. Desde el nombramiento de Yaalon con el nuevo ministro de Defensa israelí, los colonos han colaborado con el ejército israelí en el bloqueo de carreteras palestinas en Cisjordania” 

El hecho que definitivamente ha prendido la mecha de la violencia entre colonos y palestinos ha sido el asalto a un colono mientras esperaba a un autobús usado por israelíes y palestinos cerca de un asentamiento israelí, en el cruce Za’tara, al sur de Nablus. Evyatar Borowski murió antes de que llegaran los servicios sanitarios, después de que Salam Zaghal, de 24 años, palestino de un pueblo cercano a Tulkarm, le apuñalara. Los testigos afirman  que Zaghal cogió la pistola de Borowki, que, siendo civil, iba armado en el momento del asalto, y comenzó a disparar a la policía fronteriza israelí. Zaghal fue herido en el tiroteo que se produjo después y arrestado.  Borowski ha sido el primer israelí muerto en Cisjordania desde 2011. “No tenía miedo de vivir en esta zona a pesar de mis esfuerzos de disuadirle”, contó su padre a la Radio del Ejército de Israel.  Horas más tarde,  soldados israelíes allanaron la casa de Zaghal, en el pueblo de Shucha. Fue puesto en libertad hace seis meses de una prisión israelí después de una sentencia a tres años de cárcel por tirar piedras. Su hermano fue encarcelado  por la ANP ayer, acusado de colaborar con Israel. La principal teoría es que él llevo a cabo el ataque para distanciar a su familia de su hermano. Las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, el ala militante de al-Fatah, mantienen que el ataque se llevó a cabo en venganza por las recientes muertes de dos palestinos prisioneros en Israel. “Con dignidad, honor, y un profundo respeto, las Brigadas de al-Aqsa en Palestina declaran su total responsabilidad por la muerte del colono en la heroica operación llevada a cabo esta mañana por el prisionero liberado, el héroe, Salam Asa’ad Zaghal”, declararon. “Las Brigadas de los Mártires han recibido luz verde para llevar a cabo una serie de operaciones contra la ocupación y dan a estas operaciones como don a todos los prisioneros retenidos en las cárceles de la ocupación”.

Durante los días siguientes, colonos de Yitzhar, donde vivía Borowski, rompieron los cristales de una mezquita en el cercano pueblo de Urif e intentaron quemarla. El parabrisas del autobús escolar que transportaba a un grupo de niñas palestinas, de 12 y 13 años, que viajaban de vuelta a Ramallah después de un día de excursión, fue roto a pedradas, hiriendo al conductor y a tres estudiantes. No se produjo ningún arresto. De acuerdo al testimonio dado por el propio conductor del autobús, la carretera fue bloqueada por un vehículo militar, aparentemente porque el ejército había anticipado que los colonos atacarían vehículos palestinos si intentaban ir más allá, pero los conductores no tenían otra opción que parar en la intersección, donde se habían reunido unos 70 colonos.

“Lamentamos todo tipo de ataques deliberados sobre civiles, incluidos los colonos. Pero este asesinato no puede ser usado como excusa para llevar más allá las violaciones de los derechos humanos de los palestinos”, dice Ann Harrison, Director General de Amnistía Internacional en Oriente Medio y Norte de África. “Las autoridades israelíes deben desmantelar urgentemente los nuevos puestos de avanzada y perseguir a todos aquellos responsables de violencia en Cisjordania”, añade. “Se ha arrestado a cuatro colonos, pero parecen hacer la vista gorda ante la violencia perpetrada contra civiles palestinos y sus propiedades. Las autoridades israelíes tienen la responsabilidad de proteger a los civiles palestinos que viven bajo la ocupación, y prevenir y castigar los ataques violentos de los colonos”.

Desde entonces, los bomberos israelíes han tenido que emplearse para controlar una serie de fuegos que se han venido produciendo en las tierras agrícolas de varios pueblos palestinos. Líderes colonos dicen que el ataque se produjo debido a las indulgentes políticas hacia los palestinos que tiran piedras y llamaron a los líderes israelíes para protegerles. “El ataque terrorista de Borowski es una continuación directa de la provocación dentro de la ANP y la actitud indulgente hacia los ataques con piedras” dice Avi Roech, presidente del Consejo de los Colonos Israelíes en Cisjordania de Yesha. “Todo lo que se hable de gestos de buena voluntad y la liberación de prisioneros es también motivador para los asesinos”.

¿Por qué el violento ataque de Zaghal? ¿Qué hay detrás de un gesto tan directo y sangriento contra los colonos?

Por parte de varias organizaciones pro derechos humanos, como B’Tselem y Defence for Children International Palestine, se vienen documentando, especialmente durante los últimos meses, numerosos ataques contra los palestinos y sus propiedades.

Se ha herido a adolescentes palestinos con munición real cerca de la ciudad de Gaza, o mientras se manifiestan por los nuevos puestos de avanzada cerca de Yitzhar; jóvenes palestinos de Beit Ommar atropellados por los colonos de Kiryat Arba, cerca de Hebron; al menos un par de veces al mes; destrozos en las tierras agrícolas, como el corte de olivos e incendios provocados en las tierras agrícolas de Saffa, por parte de los colonos de Bayt Ayin y Gush Eztion; ataques a granjeros mientras trabajan sus tierras en Sahel Rujeib, o mientras cuidan de su ganado, en Kafr Qalil, pueblos cercanos a Nablus; niños de 8 y 9 años que son apedreados y heridos por lluvias de cristales en sus propias casas en Hebron y en la Ciudad Vieja de Jerusalem…

En los últimos 3 meses, el personal y los voluntarios de B´Tselem han capturado en vídeo varios incidentes en los que se puede apreciar cómo los colonos atacan a los palestinos o dañan sus propiedades en presencia de las fuerzas de seguridad israelíes.

Ataque en Yasuf, 16 marzo

Colonos tirando piedras a palestinos. Los soldados permanecen junto a los colonos, mientras éstos siguen tirando piedras sin problemas. Los soldados no muestran ninguna intención de parar a los colonos o detenerles.

Ataque en Urif

Colonos enmascarados tiran piedras a la escuela del pueblo, que se encontraba vacía en ese momento, ya que el personal había evacuado a los estudiantes por miedo a un ataque por parte de los colonos.  El lenguaje corporal de los soldados indica que la mayoría pidieron a los colonos que pararan, pero no tomaron ninguna acción en firme para detenerles. No existe ningún gesto de que los soldados intentaran identificar o detener a los colonos. Un poco más tarde, los soldados empezaron a tirar granadas de gas lacrimógeno a los palestinos que llegaban al lugar. En cierto momento, se ve a un grupo de unos 20 colonos entrando con total libertad al pueblo y rompiendo los cristales de una mezquita. El propio voluntario que grabó el vídeo fue herido en la cabeza con una piedra lanzada por un colono.

Ataque en Burin

Un grupo de unos veinte colonos encapuchados lanzaron piedras sobre la casa de la familia Sufan, que vive en una ladera a las afueras del pueblo. El asentamiento de Yitzhar está sobre la misma colina. El vídeo, grabado desde dentro de la casa, muestra a los colonos aproximándose, mientras intentan quemar a su paso las tierras. Empiezan a tirar piedras a la casa con impunidad, y sólo retroceden cuando llegan un grupo de soldados y policías fronterizos. Los soldados retiran a los colonos, pero no los identifican ni los detienen. Dado que la casa de la familia Sufan es regularmente atacada por los colonos, las fuerzas de seguridad deberían haber anticipado ataques como éste.

Ataque en Asira al-Qibliya

Ataque en Deir Jarir

El portavoz de B’Tselem, Sarit Michaeli fue testigo de un incidente en el que colonos encapuchados atacaron a palestinos que protestaban por el puesto de avanzada de Netzach Binyamin cercano al pueblo de Deir Jarir. Durante el incidente, un grupo de 11 colonos vino desde el puesto de avanzada de Amona y se acercó a los palestinos que se estaban manifestando, mientras los soldados no hicieron nada para pararles. Empezaron a soltar gas lacrimógeno cuando el intercambio de piedras entre colonos y palestinos fue creciendo, ataque que podía haberse prevenido, protegiendo a ambas partes del peligro. Los soldados forzaron a los colonos a volver a Amona, y los policías que llegaron al lugar arrestaron al menor que estaba con ellos.

Número de niños asesinados como resultado de la presencia del ejército israelí y la presencia de colonos en los Territorios Ocupados Palestinos.

Número de niños asesinados como resultado de la presencia del ejército israelí y la presencia de colonos en los Territorios Ocupados Palestinos.

Fuente: http://www.dci-palestine.org/sites/default/files/april_2013_violations_bulletin_final_25may2013.pdf

La casa de Ibrahim Makhoulf es atacada al menos un par de veces a la semana por colonos israelíes y ha sido asaltada en total más de 100 veces. Todas las noches, Ibrahim atranca su puerta con dos planchas de madera “Por los colonos”. Su casa se encuentra en las afueras del pueblo cisjordano de Asira al-Qibliya, a sólo 500 metros del asentamiento ilegal de Salhevet Farm, un puesto de avanzada del también ilegal asentamiento de Yitzhar. Las ventanas de su casa están protegidas con rejas, como protección frente a las piedras de los colonos. “Cuando veo a los colonos, mando a los niños a otra casa, ¿qué puedo hacer? Tenemos miedo, no es seguro”, dice Ibrahim, que vive con su mujer y sus seis hijos. Desde que el puesto de avanzada Shalhevet Farm se estableció en 1999, dice que ha sido excluido del acceso a parte de los 16 dunums de las tierras de su familia (1 dunum = 1.000 metros cuadrados), en los que tradicionalmente cultivaban viñedos, olivos, higueras, y del que sacaban agua. “Es la tierra de mi padre y de mi abuelo, pero ahora los colonos están cultivando, y yo no puedo entrar. Quieren confiscar las tierras y las casas y controlar la zona entera para extender su asentamiento. El gobierno israelí les anima, dándoles dinero y protección del ejército. Gobierno y colonos son uno”. En las últimas semanas, Estados Unidos ha pedido a Israel que congele la construcción de asentamientos en Cisjordania, en vistas a relanzar los largamente postergadas diálogos con la ANP. El 30 de Abril, la Liga Árabe dijo que apoyaría el intercambio de tierras a lo largo de la Línea Verde de 1967,  internacionalmente reconocida como línea de armisticio entre el actual Israel y la ocupada Cisjordania, para negociar los límites definitivos entre Israel y el futuro Estado palestino. Pero el crecimiento de puestos avanzados para asentamiento israelíes en Cisjordania, como Shalhevet Farm ha sido casi totalmente omitido de la negociación. Tales puestos son a menudo precursores de asentamiento de facto. Tanto los asentamientos como los puestos de avanzada son ilegales bajo las leyes internacionales. El artículo 49 de la Convención de Ginebra también prohíbe que una fuerza ocupante transfiera población a los territorios que ocupa. Para los palestinos, los asentamientos y los puestos de avanzada tienen el mismo impacto negativo en sus vidas. Pero el gobierno israelí sólo ve los puestos de avanzada y no los propios asentamientos como ilegales, desmantelándolos a veces para ser construidos sin los permisos necesarios y realojando a sus residentes en los asentamientos vecinos. Los asentamientos son mucho más grandes que los puestos de avanzada, y reciben todos los servicios e infraestructuras, aunque el gobierno israelí también provee a los puestos de avanzada, que generalmente comienzan por unas cuantas caravanas sobre una colina, de servicios básicos como agua y electricidad. El ejército israelí protege a los residentes de estos puestos tanto como a los colonos. Los primeros puestos de avanzada fueron construidos a mediados de los noventa, durante la congelación de la construcción de asentamientos impuesta por el entonces Primer Ministro Yitzhak Rabin. Unos años más tarde, el líder israelí Ariel Sharon instó de manera pública a los colonos israelíes a establecerse en toda colina. “Todo lo que cojáis será nuestro. Todo lo que no cojáis no será nuestro”. En 2005, a instancias del gobierno israelí, la abogada Talia Sasson informó que los puestos de avanzada eran ilegales bajo las leyes israelíes. Para ser considerados legales, un asentamiento debía establecerse por decisión del gobierno, ser construido en tierras estatales, tener un plan de construcción y tener unos límites territoriales claros. Los puestos de avanzada no cumplían estos criterios, aunque a comienzos de esta semana, el gobierno israelí ha anunciado planes para examinar si podría legalizar de manera retroactiva cuatro puestos de avanzada. Hoy ha aproximadamente 100 puestos de avanzada israelíes en Cisjordania. Mientras que la mayoría se reducen, otros se están desarrollando rápidamente, con muchas casas de cemento, carreteras asfaltadas, zonas de ocio y centros de día. En el caso de Shalhevet Farm, Peace Now, una organización israelí que trabaja contra los asentamientos israelíes en Cisjordania, ha encontrado que el ministerio de vivienda israelí ha invertido 1.1 millón de shekels, más de 300.000 dólares para conectar con infraestructuras básicas los puestos de avanzada. La compañía de agua israelí Mekorot los provee. Muchos puestos de avanzada sirven también como importante objetivo geopolítico. De acuerdo con el informe sobre el grupo israelí pro DDHH Yesh Din, algunos puestos de avanzada tienen como objetivo crear una continuidad judía y conectar asentamientos aislados con bloques de asentamientos, de acuerdo a evitar una futura evacuación. Incluso aunque algunos de estos puestos de avanzada son la casa de tan sólo unas cuantas docenas de familias, los puestos de avanzada pueden controlar completamente la tierra y las carreteras que los rodean. La violencia contra los palestinos y sus propiedades proveniente de los puestos de avanzada también ha sido bien documentada. Después de que un palestino asesinara a un colono israelí a comienzos de este mes cerca de Nablus, el grupo palestino pro DDHH Al-Haq ha documentado 13 ataques de  colonos contra palestinos en una sola semana en la zona. Munir Jibreel Qaddous, un granjero de 38 años del pueblo cisjordano de Burin, fue atacado cruelmente por colonos israelíes en 2011, mientras que el ejército y la policía israelíes miraban, sin hacer nada. Las caravanas del puesto de avanzada Bracha B, una extensión del asentamiento de Bracha, vigilan una gran parte de las tierras agrícolas de Burin, y los colonos atacan regularmente propiedades palestinas y  las casas del pueblo, explica Qaddous. Los datos recogidos por Yesh Din muestran que entre 2005 y 2012, más del 91% de las quejas interpuestas por palestinos contra los actos de violencia de los colonos israelíes fueron sobreseídos sin condena. De estos, el 84% fueron cerrados debido a la negligencia de la policía israelí en la investigación adecuada de los crímenes. “Todos son iguales”, dice Qaddous, referiéndose a los colonos israelíes que viven en los asentamientos, y a los puestos de avanzada no autorizados. Él ha sido testigo de la construcción del puesto de avanzada Bracha B y su gradual expansión. “En 1999, se estableció una torre de vigilancia, y se trajeron varias caravanas. Se levantaron 15 casas de cemento. Antes de que los colonos llegaran, ya se había construido una carretera, y se había traído agua y electricidad”. “Es una zona muy estratégica de Cisjordania. Dentro de 5 o 10 años, quizás tu verás colonos en cada colina”.

El consejero de Derechos Humanos de NNUU urge a Israel a entablar una acción judicial contra los ataques violentos que los colonos están llevando a cabo contra los palestinos, mientras llama a las fuerzas gubernamentales a abstenerse de usar excesiva violencia y garantizar un trato adecuado a los menores arrestados, tras los informes de numerosos casos de malos tratos. “Por parte israelí, la violencia de los colonos continúa perpetrándose con impunidad”, reportó al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra la Alto Comisionada por los DDHH Navi Pillay. “Israel necesita mantener a los perpetradores sin identificar. Mientras que no se han abierto investigaciones en la mayoría de los incidentes de violencia por parte de los colonos entre 2005 y 2011, sólo el 9% de las investigaciones abiertas acabaron en acusación”. En la presentación de su informe sobre la situación de los DDHH en los TPO, aportó que durante dicho período, 383 actos de violencia resultaron en 169 palestinos heridos, más de 8.000 olivos dañados, que son una parte vital de su sustento, y destrozos a otras propiedades como iglesias y mezquitas. También apuntó el excesivo uso de la fuerza por las fuerzas de seguridad israelíes que operan en Cisjordania, que han provocado la muerte a 7 palestinos, cuatro de los cuales tuvieron lugar durante manifestaciones. Además, expresó su preocupación por la situación de cientos de palestinos que han sido detenidos y encarcelados en Israel. “Durante el año pasado, las huelgas de hambre, masivas e individuales, han buscado llamar la atención del mundo sobre las circunstancias a las que se enfrentan, especialmente los palestinos mantenidos bajo detenciones administrativas”, añadiendo que las investigaciones sobre las muertes de los prisioneros deben ser hechas públicas. Un reciente informe de UNICEF llamó la atención sobre el maltrato de los menores detenidos, corroborando las hallazgos previos de las investigaciones llevadas a cabo de manera independiente por expertos y organizaciones pro-DDHH. En este sentido, urgió al gobierno israelí ha llevar a cabo rápidamente las recomendaciones de UNICEF sobre asegurar que sus políticas y prácticas son coherentes con sus obligaciones respecto a la Convención de los Derechos del Niños y otros estándares internacionales. También en el Consejo, el director de la misión de reconocimiento de los asentamientos israelíes Christine Chanet, presentó las investigaciones de más de 50 entrevistas realizadas en Jordania con testigos, víctimas y ONG’s, que testificaron sobre tierras confiscadas, destrozos de olivos, y la violencia de los colonos. “Los colonos parecen disfrutar de todos los derechos, mientras que les son denegados a los palestinos. Están sujetos a un complejo sistema legal civil y a los procedimientos penales militares, que no les protegen frente a las detenciones arbitrarias ni les garantizan un juicio justo. Incluso los niños entre 12 y  17 años están sujetos a este régimen”. Mirando en el mapa, es posible medir la extensión y expansión de los asentamientos, la mayoría de los cuales están comunicados. Desde el punto de vista de los miembros de la misión, están creciendo y anexionándose de manera progresiva. Llama a la retirada inmediata de los colonos y enfatiza que su actividad está repercutiendo negativamente en la vida diaria de cientos de hombres y mujeres que viven con temor a la violencia, y a ver sus casas demolidas.

Breve introducción histórico-teórica, implicaciones y consecuencias legales y algunos debates que se plantean.

Picture1

En 1945 se funda la Organización de Naciones Unidas, estando en ese momento Palestina bajo mandato de Gran Bretaña, que en 1947 plantea la cuestión de Palestina en la ONU, la cual crea el UNSCOP. Este comité, cuyo papel no será vinculante sino únicamente de recomendación, plantea dos direcciones. La minoritaria es la creación de una estructura federal (Palestina) en la que convivan dos Estados federados (Estado árabe y Estado judío). La segunda opción, mayoritaria e impulsora de la resolución 181 de la ONU, propondrá la delimitación de un Estado judío, un Estado palestino, y la permanencia de Jerusalén bajo jurisdicción internacional. En este contexto, en 1974 Palestina adquiere el status de entidad observadora de la ONU.

En cuanto al tema al que este artículo alude, esto es, las consecuencias e implicaciones legales del reconocimiento de Palestina como Estado observador No-Miembro de la ONU, es interesante antes de nada echar un ojo a la Convención de Montevideo, tratado acordado por la Séptima Conferencia  Internacional de Estados Americanos en 1933, que es reconocida como una afirmación certera en el Derecho internacional consuetudinario. En ella se establecieron cuatro criterios fundamentales que un territorio debe poseer para poder afirmarse como Estado:

-Una población permanente.

-Capacidad de entablar relaciones con otros Estados.

-Territorio determinado.

-Gobierno.

Si bien existe amplio consenso en torno a los dos primeros, no ocurre lo mismo en cuanto a los criterios de territorio determinado y gobierno, siendo estos dos argumentos algunos de los utilizados para negar el reconocimiento de Palestina como Estado o como Miembro de pleno derecho de la Comunidad Internacional.

De este modo, en resumen, las objeciones a la estrategia de Palestina de recurrir a la ONU son que 1) el territorio reclamado por Palestina está actualmente en disputa y que necesita ser resuelto antes del reconocimiento; 2) que la ANP no tiene suficiente control sobre el territorio palestino.

Frente a estas discrepancias, parece evidente que a pesar de no alcanzarse un consenso total, ambos criterios se cumplen: por un lado, las resoluciones 242 y 338 de la ONU establecen claramente los límites en torno a los cuales se dirime el conflicto, delimitando la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. Además, aun en caso de no estar delimitado por fronteras estables y claras, parece que lo que la estatalidad requiere es el control exclusivo sobre algún territorio, y no la clara delimitación con fronteras de un territorio en cuestión. En referencia a esto, EEUU en 1949 afirmaba que por cuestiones de razón e historia, era evidente que Israel representaba un Estado, quedando en evidencia la doble vara de medir de potencias como EEUU en cuanto a este conflicto se refiere ya que Israel no tiene Constitución ni ningún Documento legal donde describa sus propias fronteras y delimitación de su territorio, lo cual le permite seguir expandiéndose indefinidamente hacia Cisjordania, Gaza, el desierto del Neguev o los altos del Golam.

Por otro lado, informes de la ONU apoyados por el FMI o el BM establecen que las funciones gubernamentales ejercidas por la Autoridad Palestina son suficientes como para poder afirmar el funcionamiento de un Estado o gobierno.

En este contexto, es donde surge la nueva estrategia de Palestina en la ONU: plantear o bien la membresía de pleno derecho o bien el reconocimiento colectivo como Estado. La aceptación como membresía implica el reconocimiento de la estatalidad (art. 4 de la Carta, en la que se afirma que la membresía está solo abierta a Estados), pero no ocurre lo mismo al contrario, es decir, el reconocimiento de la estatalidad de un territorio no implica per se el ser miembro de la ONU.

La Carta de la ONU establece que la membresía está solo abierta a peace-loving states (como Israel por ejemplo…), lo que plantea cuestiones interesantes sobre todo relacionadas con Hamas, reconocido por ciertos Estados como una organización terrorista. En caso de que las conversaciones iniciadas en El Cairo el pasado verano en torno a una futura unión de todas las fuerzas palestinas se llevasen a cabo, la presencia de Hamas en el gobierno de Palestina supondría un elemento a tener en cuenta de cara al análisis. Referido a esto, la mera división actual entre Gaza y Cisjordania ya plantea interrogantes en cuanto al ejercicio del gobierno y los actores titulares en su implementación.

Otro argumento empleado para oponerse al nombramiento de Palestina como Miembro es el hecho de que, afirman algunos Estados, el sufrimiento de la ocupación israelí por parte de Palestina (reconociéndose de esta manera la ocupación), impide a Palestina cumplir sus obligaciones legales en cuanto al respeto de los derechos humanos, la legalidad internacional, etc.

Queda descartada de esta manera la opción de pedir el reconocimiento como Miembro de la ONU, para lo cual el procedimiento habría tenido que ser el siguiente:

-Presentar la candidatura al Secretario General.

-Aprobación por parte de al menos 9 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad (teniendo en cuenta el derecho de veto de los 5 miembros permanentes, fundamentalmente EEUU)

-Aprobación por 2/3 de la Asamblea General.

Siguiendo con la retahíla de argumentos utilizados en contra de cualquier tipo de reconocimiento de Palestina, la estrategia adoptada por la ANP en la ONU ha sido criticada en cuanto acto unilateral, es decir, en cuanto contradiría los acuerdos (en ningún caso acuerdos que estén afirmados oficialmente en ningún lugar) de negociación bilateral y la renuncia a llevar a cabo acciones unilaterales por cualquiera de las dos partes que puedan cambiar el status de una de ellas u obstaculizar las negociaciones.

En este marco, la ANP decide optar por la petición de reconocimiento por parte de la Asamblea General como Estado observador No-Miembro de Naciones Unidas, para lo cual se precisa únicamente la aprobación por mayoría simple de la Asamblea General. En 1974 Palestina fue aceptado como entidad observadora de la ONU, y progresivamente sus derechos de participación han sido aumentados por la Asamblea General hasta equipararse prácticamente (aunque no totalmente) a los de un Estado observador (como es el Vaticano y, desde este momento también Palestina).

Cualquier entidad perteneciente a alguna de las agencias de la ONU puede solicitar el status de Estado No-Miembro observador, que es lo que Palestina ha realizado, y lo cual tiene una serie de implicaciones que a continuación pasamos a analizar.

En primer lugar, conviene tener en cuenta que no existe figura jurídica reconocida para este status por lo que habrá que empezar a desarrollarla a partir de ahora, con el consiguiente reconocimiento de derechos y privilegios que ahora no están definidos, y que por consiguiente impiden tener una clara idea de las implicaciones de la obtención de este status.

*Por un lado, este reconocimiento permitirá el acceso a la gran mayoría de reuniones y documentación transcendente por parte de la ANP.

*No permitirá el acceso de Palestina a los principales órganos de la ONU, véase la Asamblea General, el Consejo Económico y Social o el Consejo de Seguridad.

*Podrá empezar a formar parte de agencias y organismos especializados cuyos estatutos así lo permitan (ya que no es Miembro). Algunas de las agencias que sí lo permitirían son la FAO, la UNESCO (de la que ya forma parte), la OMC o UNICEF.

*En cuanto a las normas legales aplicables a los territorios ocupados o las obligaciones de Israel, no se verán alteradas por la nueva situación ya que Israel sigue manteniendo el control efectivo de zonas pertenecientes a Palestina, por lo que sigue siendo responsable según la legalidad internacional, del bienestar y la protección de la población palestina y, por tanto, las acciones de Israel están sometidas al derecho internacional humanitario (ley de ocupación) y al derecho internacional de derechos humanos. (Véase post anteriores en este blog sobre el reconocimiento y sus implicaciones en la legalidad internacional)

*Finalmente, uno de los aspectos más transcendentales del nuevo status de Palestina es el referido a los tratados y convenciones internacionales que a partir de ahora Palestina podrá firmar y refrendar, en cuanto dependiendo del margen de maniobra que la comunidad internacional deje a Palestina, esta podría realmente adquirir alguna capacidad de oponerse con voz firme a Israel.

Por un lado, en cuanto a un par de pactos importantes que Palestina podrá (puesto que sólo precisan de la invitación de la Asamblea General) firmar y ratificar (el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticas y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), conllevan más obligaciones que derechos. El hecho de ratificar estos tratados implica automáticamente la formalización de las obligaciones de la Autoridad Palestina en materia de derechos humanos y civiles, y la sometería a la observación y la revisión periódica de los órganos de vigilancia de los tratados. Esto por un lado podría representar una gran ventaja para Palestina en cuanto a transparencia, apertura y rendición de cuentas. Y sería un síntoma de confianza para la comunidad internacional.

En cuanto a las oportunidades que presenta la hipotética ratificación de tratados, el Estatuto de Roma se sitúa en el plano central del debate abierto en la actualidad, puesto que la ratificación de este Estatuto (que hasta ahora está abierta a cualquier Estado), conlleva el formar parte de la Corte Penal Internacional.

Parece ser, que la Unión Europea, representada por Catherine Ashton, intentó en su momento impulsar un apoyo conjunto de los 27 miembros a cambio de que Palestina se comprometiese a no intentar formar parte del Tribunal Penal Internacional. Sin embargo, ya pasada y superada la votación, la UE estaría intentando (aprovechándose de la anteriormente mencionada poca definición jurídica de la figura de Estado observador No-Miembro), impulsar la delimitación de competencias de esta figura, de tal manera que se prohibiese legalmente que los Estados con este status pudiesen acceder al TPI.

De cualquier manera, habrá que esperar a que o bien la comunidad internacional regule jurídicamente de una manera nueva las competencias de la figura de Estado observador No-Miembro o bien Palestina adopte una estrategia de acceso a este órgano.

En caso de poder acceder a la Corte Penal Internacional, Palestina podría remitir a la Corte cualquier situación. Para entenderlo gráficamente, en meses anteriores, la CPI decidió no investigar los presuntos crímenes de guerra cometidos en la guerra de Gaza (2008-2009) porque la Autoridad Palestina no era un Estado reconocido por Naciones Unidas. Luis Moreno Ocampo, fiscal jefe de la Corte, resolvió que competía a la ONU decidir si Palestina es Estado en toda regla o no. Por tanto, tras haber sido reconocida finalmente como Estado, parece posible que Palestina tenga acceso, más allá de que decida o no hacer uso de el.

El art. 4.2 dice: “la Corte podrá́ ejercer sus funciones y atribuciones de conformidad con lo dispuesto en el presente Estatuto en el territorio de cualquier Estado Parte y, por acuerdo especial, en el territorio de cualquier otro Estado.”

El dilema que se plantea en este caso es el motivado por el hecho de que Israel no reconozca al TPI. De esta manera, ¿tiene el TPI competencia/legitimidad para juzgar/exigir cumplimiento de sus juicios en lo relacionado con Estados que no le reconocen? (Ver post anteriores)

Finalmente, otro punto interesante para el debate es el de la división entre Hamas y Al Fatah. La categoría de Estado adquirida por Palestina no afectaría a Hamas (que sigue siendo un agente no estatal). Por lo tanto, si bien el territorio palestino comienza a poder ser investigado y juzgado en caso de que se hayan llevado a cabo en el actos contrarios a la legalidad internacional, se plantea el debate de quién es el gobierno legal/oficial de Palestina y cómo aplicar las decisiones judiciales adoptadas en un hipotético caso.

Esto no quiere decir que Hamas esté exento de respetar la legalidad internacional, ya que está sujeto al derecho internacional humanitario consuetudinario. En definitiva, de nuevo, el acceso de Palestina al TPI facilitaría la rendición de cuentas, pues la Corte podría investigar y enjuiciar crímenes de derecho internacional incluso cometidos por agentes no estatales.

En los últimos días hemos leído en distintos medios de comunicación cuáles son las “respuestas” del estado israelí al reconocimiento por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, por amplia mayoría absoluta, del estado palestino, aunque sólo sea como observador. Esto ha supuesto un importante gesto diplomático mundial que aisla aún más a Israel y sus apoyos en las políticas a nivel global.

Además permite al estado palestino establecer nuevas relaciones y acciones como, por ejemplo, acudir al tan temido por Israel, Tribunal Penal Internacional. Este tribunal fue instaurado por el Tratado de Roma, el cual nunca ha sido firmado por el estado israelí. ¿Por qué intentó Israel durante los meses previos al reconocimiento establecer como condición para el mismo una cláusula que evitara que Palestina presentara su caso frente a dicho Tribunal?

Tal y como explicaba el ICADH en su relato sobre la sexta demolición de Beit Arabiya, el artículo 147 de la Convención de Ginebra establece que son violaciones graves de la misma, el trato inhumano, la destrucción extensa y apropiación de propiedad no justificada por necesidad militar y llevar a cabo ilegalmente y de forma alevosa la deportación o transferencia de personas.

De acuerdo con el artículo 8 de la Corte Penal Internacional establecido por el Estatuto de Roma, las violaciones graves como las descritas constituyen crímenes de guerra y dan lugar a responsabilidad penal individual. Incluso estados que no firmaron el Estatuto de Roma siguen estando sujetos a la obligación de cooperar con el Tribunal Penal internacional en ciertos casos. Consecuentemente, las políticas y prácticas israelíes, que realiza en los territorios ocupados, pueden constituir fácilmente crímenes de guerra bajo el artículo 8(2)(a)(iv) y el artículo 8(2)(a)(vii) del estatuto del Tribunal Penal Internacional.

Es más, las políticas y prácticas israelíes en los territorios ocupados pudieran constituir crímenes contra la humanidad bajo:

  •  el artículo 7(1)(d): Deportación o transferencia forzada de población;
  •  el artículo 7(1)(h): Persecución de cualquier grupo o colectividad identificable en términos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género;
  •  y el articulo 7(1)(j): Crimen de apartheid; así como la violación de la Convención de las Naciones Unidas en la supresión y castigo del crimen de apartheid de 1973.

El crimen de apartheid debe ser entendido como actos inhumanos cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de sistemática opresión y dominación por un grupo racial sobre otro/s grupo/s con la intención de mantener un régimen

En la resolución 177(II) de la Asamblea General de las Naciones Unidas que dirigió a la Comisión Legal Internacional a formular los principios del Tribunal Militar Internacional como principios de la legislación internacional (conocidos desde entonces como Principios de Nuremberg) como sigue:

“Cualquier persona que cometa un acto que constituya un crimen bajo legislación internacional es responsable y susceptible de procesar por tal acto. El hecho de que una persona cometiera el acto que constituye un crimen según la legislación internacional y actuara como Jefe de Estado o responsable de un gobierno oficial no lo exime de la responsabilidad bajo legislación internacional. El hecho de que una persona actuara bajo la orden de su Gobierno o superior no lo exime de la responsabilidad bajo legislación internacional, si se prueba que una elección moral fue de hecho posible para esa persona.”

Es por ello que el ICADH, algo a lo que nos sumamos, señala a las siguientes autoridades como responsables personalmente de las políticas y prácticas que pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad: el Primer Ministro Benjamin Netanyahu; el Ministro de Defensa Ehud Barak; el Ministro de Justicia Yaakov Neeman; el Comandante General del Mando Central de la Oficina General de Comandancia Nitzan Alon; el Coordinador de las Actividades del Gobierno en los Territorios General Eitan Dangot; el Jefe de la Administración Civil General de Brigada Moti Almoz.

Pero es más, según nuestra opinión, los jueces, policías, militares, o incluso conductores de bulldozer que emiten o ayudan a ejecutar de algún modo esas órdenes de demolición; los arquitectos municipales u obreros que diseñan planes de asentamientos o ayudan a construirlos, también tienen parte de responsabilidad en estos crímenes de guerra y contra la humanidad.

Pero volviendo a las supuestas respuestas de los días pasados desde el gobierno israelí cabría matizar que los planes de construcción de estos nuevos asentamientos llevan años aprobados, así como la política de adquisición de recursos económicos que deberían llegar al pueblo palestino. Por cada donación que una ONG hace al pueblo palestino los israelíes le cargan un impuesto del 22%. Los impuestos recaudados en Jerusalén Este no se reflejan en servicios municipales tales como recogida de basuras o mantenimiento del sistema de alcantarillado por parte de la municipalidad.

En el caso de los asentamientos alrededor de Jerusalén Este, aquí podéis encontrar una descripción por parte del Jerusalem Post con los nuevos asentamientos aprobados que incrementan en un 25% la población israelí que ocupa ilegalmente lo que debiera ser capital de Palestina. Incluye un mapa en el que se percibe el cinturón de asentamientos que están completando alrededor de Jerusalén Este y que lo separan de manera efectiva del resto de Cisjordania al unirse con la colonia de Maale Adumim.

Esta situación se reproduce a lo largo y ancho de todo el territorio palestino, esta misma semana desde la agencia palestina de noticias Maan News nos llegaban noticias de la segunda demolición de una mezquita cerca de Hebrón. La demolición no sólo atenta contra la libertad de culto de los habitantes de la zona sino que forma parte de un plan para evacuar 8 pueblos en las colinas del sur de Hebrón para crear una zona de entrenamiento militar. Un grave problema que afecta a los derechos y convivencia en todo el sur de Hebrón. Y que golpea también a una población ya golpeada por otros problemas, los beduinos.

Así que congelar los fondos a la Autoridad Nacional Palestina, como muchos esperaban, o anunciar la creación de 4.700 viviendas en los Territorios Palestinos Ocupados: 3.000 en la zona E-1 (para la cual será necesaria la expulsión de 11.000 beduinos) y otros 1.700 en la colonia de Ramat Shlomo no es una respuesta a nada, tan solo la continuidad de unas políticas que se llevan aplicando desde la creación del estado sionista. Así, lo escribió Ana Carbajosa en el diario El País: “Israel ha decidido confiscar cerca de 92 millones de euros, correspondientes a la cuota mensual que transfiere a los palestinos en concepto de impuestos recaudados y que el Gobierno de Ramala utiliza para pagar salarios de los funcionarios. Esta suma resulta crucial para el funcionamiento de la débil economía palestina”

¿Y cuál es la respuesta de la comunidad internacional ante estas acciones?

 “Desde los Acuerdos de Oslo de 1993, el número de colonos no ha dejado de crecer pasando de los 215.000 a los 550.000 actuales (a los que habrá que sumar otros 20.000 más que se alojarán en las nuevas colonias). Este espectacular aumento no hubiera sido posible sin el consenso de las principales formaciones sionistas (Likud, Partido Laborista y Kadima) y la pasividad de la comunidad internacional, que ha permitido la sistemática vulneración del Derecho Internacional (el artículo 6 de la Cuarta Convención de Ginebra señala que “la Potencia ocupante no deportará o transferirá parte de su propia población a los territorios que ocupe”).

[…]

Habrá que ver cómo reacciona la comunidad internacional ante este desafío: ¿se contentará con la tibieza habitual o adoptará medidas más contundentes? En su célebre discurso de El Cairo de 2009, el presidente Barack Obama advirtió: “Los israelíes deben reconocer que del mismo modo que no puede negarse el derecho de Israel a existir, tampoco puede negarse el de Palestina. EE UU no aceptará la legitimidad del mantenimiento de los asentamientos israelíes. Esta construcción viola los acuerdos anteriores y mina los esfuerzos para alcanzar la paz”.

Desde entonces se han construido miles de nuevas viviendas en los asentamientos sin que estas graves violaciones del Derecho Internacional hayan pasado ninguna factura a Israel. Lo que está en juego es la estabilidad de Oriente Medio en las próximas décadas.”

 colonias en Jerusalén Este

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/12/03/actualidad/1354561170_008878.html

Es cierto que esta semana varios países europeos (entre ellos España) convocaron a sus embajadores y que la propia secretaria de estado de los Estados Unidos lo valoró negativamente, pero estas reacciones son cuando menos tibias ante tamañas vulneraciones de los derechos humanos perpetradas a lo largo ya de más de 60 años.

Ante esta falta de oposición institucional no queda más que continuar por la vía de la acción civil por medio de instrumentos como el Tribunal Russell, las campañas de BDS o el apoyo a organizaciones que trabajen sobre el terreno y mediante la difusión y concienciación, bien sean palestinas (páginas de facebook de los comités populares de Bilin, Nilin, Al Masarah, Nabi Saleh, de organizaciones como Addameer, mixtas o israelíes (ICADH, AIC), o iniciativas como este  blog, en la medida de nuestras posibilidades, y tantas otras que en la red y en papel hacen un seguimiento de la realidad cotidiana de la ocupación en Cisjordania, Gaza, Jerusalén, dentro de Israel y en la diáspora de los refugiados.

Ser “meros” ciudadanos no nos convierte necesariamente en marionetas. Desde luego, existen muchos problemas en el mundo que solucionar y, sabemos que no se puede estar a todos, pero siempre existen formas de colaborar para hacer el mundo un poco más justo para tod@s.

Incluso aunque sea “solamente” con estatus de observador, similar al del Vaticano. Incluso aunque vote la Asamblea General de la ONU, en que se decide por mayoría simple, y no pueda haber bloqueos, como en el Consejo de Seguridad.

Este jueves 29 de noviembre, en coincidencia con el día internacional de pueblo palestino, la ANP eleva a votación su reconocimiento como estado  observador. Desde que en septiembre de 2011 hiciera su petición formal para convertirse en el estado miembro 194 sobre las fronteras de 1967 han pasado muchas cosas.  Algunas son conocidas. Como la nueva matanza en Gaza. Otras no tanto. Como las amenazas de algunos políticos israelíes que expresaban que los palestinos se arrepentirán por su decisión. Algo que para algunos, situados en el gobierno, era más peligroso que la “guerra” que llegaba desde Gaza. Y la amenaza de de derribar a la ANP si finalmente sometía el asunto a votación, como sucederá este jueves 29 de noviembre. Nada nuevo si tiene en cuenta sólo la historia de este último año. Presiones y campaña en contra dentro del Consejo de Seguridad, “congelación” de fondos a los palestinos por su propuesta “unilateral” y retirada de los mismos de agencias, como la UNESCO, que si han reconocido a Palestina derechos como estado. Según recoge un reportaje de Ana Carbajosa para El País, el día 27 de noviembre, “El abanico de represalias va desde derrocar a Abbas hasta retener los impuestos que recauda Israel, acelerar la expansión de los asentamientos, o suprimir los permisos que tienen algunos políticos palestinos para cruzar los controles y salir de su territorio”.

Un aspecto muy importante será ver qué vota cada país. En principio, la propuesta palestina goza de un amplío apoyo en todo el mundo, sobre todo tras la adhesión de muchos países sudamericanos el año pasado. Resta por ver qué votarán los países de la UE, que lo harán en separado en tres posturas: a favor, en contra y abstención. En las últimas votaciones sobre asuntos palestinos ha sucedido así y esta vez, ya se anuncia que será así. Los partidos políticos palestinos reclaman que España haga efectivo su compromiso con los problemas en la zona con su voto positivo. La votación favorable al ingreso en la UNESCO contó con el apoyo tanto de PSOE, entonces en el gobierno, como de PP. A día de hoy, no se ha avanzado que hará el gobierno Rajoy, que parece contar en su partido con dos tendencias muy distintas respecto a Palestina e Israel.

Pero la “solución de los dos estados” es cada vez más díficil tras los agonizantes procesos bilaterales de paz, con el apoyo de la comunidad internacional. Como escribió David Perejil en el reportaje “La solución de los dos estados, a punto de desaparecer” para Frontera Digital “no son pocas las voces que pronostican que la solución de dos estados en la zona está cercana a su fin.

En primer lugar, se cita el menguante territorio sobre el que podría asentarse el hipotético estado palestino. Lejos del 45% de la tierra otorgada por el plan de partición de la ONU de 1945 e incluso del 22% que quedó tras la guerra de 1967, actualmente los asentamientos dejarían entre un 10% y 14% de territorio con siete grandes ciudades en Cisjordania desconectadas entre sí y con la franja de Gaza, bajo asedio israelí desde 2007. Fuera de ese dibujo quedarían las fronteras con otros estados, como Jordania, que Israel se afana en preservar. Todo ello sin entrar en la viabilidad económica de un territorio sobre el que el estado israelí busca mantener y acaparar todas las fuentes de agua, así como independencia o relaciones con otros países. Y dejando de lado la justicia de la solución, algo que para Nozizwe Madlala-Routledge, antigua ministra de Defensa surafricana durante los primeros gobiernos de Nelson Mandela, “suena como apartheid” si compara la situación actual de Gaza y Cisjordania y la de su país en la década de los ochenta.

Para la analista palestina Ghada Karmi es un hecho evidente que los dos estados no son ya posibles. Cita tres importantes razones. La primera, el control israelí del 62% de las tierras de Cisjordania, incluyendo el fértil valle del Jordán. Segundo, el proceso de colonización continúa y hasta la fecha Israel ha evitado siquiera pararlo para hacer posible la solución de dos estados. Por último, la doctora palestina afirma que Occidente ha sido reticente a presionar a Israel. “Hoy Israel-Palestina es un estado demostrable, imposible de dividir. Pero es un estado discriminatorio que opera al estilo de un sistema de apartheid contra los palestinos con impunidad”. En el reportaje algunas voces son muy pesimistas como el analista israelí Dahlia Scheindlin que explica “que “el debate ya no es si un estado debe ser considerado o si un estado gobierna dos pueblos. La cuestión es qué tipo de estado será: la versión de derechas o izquierdas”. Para él, pese a que todos los líderes israelíes desde Isaac Rabin al actual primer ministro Benjamin Netanyahu han reconocido su preferencia por dos estados, en realidad, no lo han permitido. Eso ha llevado a que algunos analistas y políticos israelíes comiencen a hablar de la realidad de “un estado”. Para él, la versión de derechas de esta realidad pasaría por unos palestinos con derechos y representación inferiores, incluso aunque los palestinos fueran la mayoría de la población. Un relato corroborado por la encuesta publicada por el diario israelí Haaretz a finales de octubre en la que la mayoría de la población israelí afirma que apoyaría el establecimiento de un régimen de apartheid, que el 58% de la población admite que ya existe. En esa investigación, el 59% de los israelíes afirmaba estar de acuerdo en que los judíos israelíes deberían tener preferencia sobre los árabes en los trabajos públicos, el 69% no deseaba que tuvieran derecho a voto y el 74% se manifestaba a favor de la existencia de carreteras separadas en Cisjordania.”

El debate sobre la solución política entre palestinos e israelíes es tan viejo como el propio conflicto. Alfonso Bolado  hizo un repaso histórico en su artículo Israel-Palestina. Por un Estado binacional,
laico y democrático” para la revista Página Abierta, justo hace un año cuando se hizo el primer intento en la ONU.  En su texto no sólo hace genealogía de la idea desde los albores del siglo XX, las visiones de los protagonistas en la zona, algunos intelectuales… sino que también aborda los principales problemas, que agrupa en tres. No existe “ningún movimiento social que la secunde políticamente, ni por parte israelí ni por la palestina” dice. “La falta de soluciones alienta la radicalización de las posturas”, es la segunda. Y, por último, concluye “las bases ideológicas de ambas comunidades, como inspiradoras de la acción política, de la cual se retroalimentan,  han tendido a hacerse más dogmáticas y menos matizadas. En este aspecto es particularmente peligrosa la posición del sionismo, por tratarse de un nacionalismo fuertemente etnificado y, por tanto, exclusivista y agresivo”. Su texto acaba intentando perfilar que forma tendría ese estado binacional por el que aboga.

Similar visión expresó la arabista Luz Gómez un artículo de opinión titulado, de manera muy contundente, “Se acaba el tiempo de los dos Estados”, publicado también hace un año, en este caso en El País. Escribe “Han pasado más de 20 años y los avances en la construcción estatal no solo no han traído el tan ansiado Estado palestino, sino que han propiciado sobre el terreno una administración indígena de la Ocupación: en Cisjordania se llama Autoridad Nacional Palestina; en Gaza, Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). El macabro juego del proceso de paz ha llegado tan lejos que ya es indistinguible de la Ocupación misma”. Reconoce que la idea de un único estado suena a “ingenería social”, pero no cree que sea viable ni posible otra propuesta. “El único discurso de paz a largo plazo es el de compartir la tierra y la historia”. Para Luz Gómez el germen de esta “campaña” política son tanto la resistencia civil a la ocupación como la campaña BDS, desde el lado palestinos, como los indignados, para el israelí.