Posts etiquetados ‘Israel’

Día 8: ocupación y humillación en Hebrón

Publicado: 20 agosto, 2016 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , ,

Impotencia, rabia y ganas de alzar nuestra voz por el pueblo palestino. Así nos hemos sentido hoy en nuestra visita a Hebrón, donde hemos podido ver, vivir y sentir en nuestras propias carnes el lado más oscuro de la ocupación israelí. Los primeros colonos en esta ciudad, la segunda más antigua de Palestina después de Jericho (se calcula que fue fundada hace más de 5.000 años), llegaron en 1968 con la misión ‘divina’ de limpiar la ciudad de personas no judías. La justificación de esta limpieza étnica era que en Hebrón se encuentra la tumba de la mujer del patriarca Abraham, padre de las tres religiones monoteístas.

Actualmente en el distrito de Hebrón hay hasta 20 asentamientos  (seis dentro de la ciudad) donde viven 45.000 colonos . En virtud del acuerdo de la ciudad de Hebrón de 1997 se divide en dos zonas: H1 y H2. La primera está dirigida por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y rodea la ciudad antigua, mientras que la segunda está controlada por el ejército israelí y abarca todo el centro histórico de la ciudad. Pese a que Israel dice que sólo quiere hacerse con el 20% de Hebrón, este porcentaje corresponde al centro económico, social, cultural y religioso de la ciudad, donde viven 35000 palestinas y 400 colonos.

En la ‘old city’  nos hemos encontrado con Walid Halawa, un guía palestino nacido en Hebrón. Lo primero que nos ha hecho ver es el gran contraste entre las zonas H1 y H2 y también entre los asentamientos y los núcleos de resistencia palestina dentro de H2. Frente a la vida, el bullicio y el comercio de la H1 nos encontramos con un H2 muerto y olvidado, en el que muchos comercios ( más de 1600) se han visto obligados a cerrar, ya sea por orden militar o por ataque por parte de los colonos. Hoy en día a los que resisten, les cuesta mucho subsistir a causa de la falta de turismo ( a nadie le gusta ver una ciudad con presencia militar constante) y por el acoso continuo de los colonos. Uno de sus métodos es arrojarles basura, excrementos, piedras e incluso ácido, por lo que tienen que instalar rejas en la parte superior de las zonas comerciales. Otra cosa que nos ha sorprendido es el gran número  de checkpoints que podemos encontrar dentro de la ciudad y las más de 160 cámaras que controlan cada movimiento de las palestinas.

Nuestra primera visita ha sido a la mezquita Ibrahim. Para acceder a ella hemos tenido que pasar un checkpoint (la única manera de acceder al templo para la población palestina), en el que nos han comprobado los pasaportes y donde una compañera, que estaba grabando un vídeo de lo que estábamos presenciando, una militar de unos 18 años le ha obligado a borrar las imágenes, incluso las previas al checkpoint, a pesar de que la ley permite usar cámaras en estos puntos de control. Las restricciones de acceso a la mezquita tiene su origen en la masacre que se produjo en su interior el 25 de Febrero de 1994, en pleno Ramadán, en la que un médico judío de Nueva York entró en el templo con un arma semiautomática y mató a 34 personas por detrás mientras estaban rezando. Dos palestinos lo abatieron y como castigo, el estado Israelí, además de matar a estos dos hombres, clausuró la mezquita durante casi un año y al reabrirla, ellos se quedaron con un 65% del templo, que lo convirtieron en sinagoga, y el otro 35% sigue siendo mezquita. En esta misma se encuentran las tumbas de los patriarcas, Abraham y Sara e Isaac y Rebeca y así hemos podido comprobar las dos historias de esta ciudad: la cultural y la de ocupación.

Hemos vivido un momento de gran tensión cuando tres soldados han salido corriendo y gritando hacia una palestina, a la que han parado de forma violenta al ‘sospechar’, según nos han intentado justificar después, que llevaba un cuchillo en el bolso y podía atacar a unos colonos que estaban pasaban a su lado. En la acción han llegado incluso a apuntar a la mujer con metralletas. “En dos segundos, esa mujer podría haber perdido la vida por la sospecha de un soldado, por una sospecha”, se ha lamentado Walid.

Acto seguido, hemos visto como un niño de uno de los asentamientos que se encuentran dentro de la ciudad, entre risas, ha hecho que unos soldados nos pidieran los pasaportes en un punto que ni si quiera era zona de control. “¿Estás contento ahora?”, le ha preguntado uno de los militares después de comprobar nuestra documentación. Estupefactos por la situación, hemos continuado con el tour, pero otra escena nos ha llamado la atención. El niño colono ha empezado a burlarse de un grupo de criaturas palestinas cerca del punto de control y les ha hecho un corte de manga bajo la sonrisa cómplice de los dos soldados, que no lo han frenado hasta que nuestro guía ha intervenido indignado para acabar con este acto de humillación.

Encuentro con Youth Against Settlements

Este tipo de acciones pasan cada día. La asociación con la que nos hemos reunido después de la comida, Youth Against Settlements (juventud contra los asentamientos) trata de grabar las detenciones, agresiones y asesinatos extrajudiciales del ejército contra las palestinas. Un portavoz de la organización nos ha recordado dos casos recientes de jóvenes que han perdido la vida después de ser disparados en dos de los checkpoints de la ciudad. Después de dar una vuelta por Tel Rumedia, una zona donde sólo pueden entrar las palestinas que viven ahí (entre ellas, el activista con el que nos hemos reunido), hemos ido a la sede de Youth Against Settlements, donde hemos podido conocer algunos de sus proyectos. Algunos de ellos son la campaña para la reapertura de la calle Shunada (una antígua arteria comercial cerrada por el ejército), la sensibilización dentro y fuera de Palestina y el acompañamiento de familias que viven bajo la ocupación. El proyecto más importante es el de la formación en medios audiovisuales y grabación, con el objetivo de filmar los abusos cometidos por soldados y colonos para proteger a la población palestina de la ley militar, que establece que se es culpable de cualquier acusación hasta que se demuestre lo contrario.

Hemos tenido la oportunidad de ver algunos de los vídeos grabados por las voluntarias de la asociación, algunos de ellos especialmente impactantes. En alguna ocasión, ha asegurado el portavoz, las palestinas implicadas hubieran muerto de no ser por la presencia de cámaras. Antes de despedirnos nos ha hecho una reflexión para recordar: “Es igual si los soldados son simpáticos, si nos tratan bien o no. No queremos ocupación”.

Visita a la comunidad beduina de Susiya

Tras comprar algunos recuerdos en las tiendas de la ciudad antigua de Hebrón, hemos subido al bus dirección Susiya. Los habitantes de este pueblo son una tribu beduina procedente del desierto del Negev, en el que antes de 1948 vivían más de 100.000 beduinos. Desde entonces, El Estado de Israel ha expulsado al 90% de ellos y ha intentado concentrarlos en 7 pueblos que se encuentran en la zona de Siab. El objetivo es conseguir un mayor control del territorio, ya que son los mayores propietarios de tierras, y por otra parte para intentar quitarles su identidad, cultura y costumbres, ya que los beduinos son un pueblo nómada. Además, dentro de lo que consideran Israel, quedan más de 80 comunidades beduinas que este Estado no reconoce, por lo que no tienen acceso a la electricidad, agua, carreteras o cualquier derecho que tiene alguien por el hecho ser ciudadano.

Allí nos hemos encontrado con Abu Jihad, un beduino de 70 años. “El problema en Susiya es el mismo que en Belén, Hebrón, Nablus… Quieren robar la tierra sin las personas”, nos ha dicho después de presentarse. Su comunidad fue expulsada de su territorio en 1948 y 1986, y ahora Israel pretende  hacerlo de nuevo. En Susiya viven unas 400 personas desde principios de los años 90. En este momento empezaron a construir pequeños refugios de contrachapado, aluminio y lonas. Israel declaró estas construcciones ilegales y empezaron con las demoliciones. Para evitarlas el pueblo presentó un plan de urbanismo pero el gobierno israelí lo rechazó.

A la izquierda Abu Jihad, a la derecha Baha Hilo

A partir del 2011, el pueblo de Susiya tiene que lidiar con una nueva organización judía que defiende los intereses de los colonos frente a los derechos del pueblo palestino. Una de las acciones que han llevado a cabo fue darles 60 órdenes de demolición con un período de 3 días para presentar un recurso. Este caso sigue abierto a día de hoy.  A pesar del trato al que habían llegado de no demoler, por parte de los israelís, y de no construir, por parte de los palestinos, el acuerdo se ha anulado. Israel alega que los beduinos lo han incumplido al hacer nuevas construcciones (que en realidad eran reparaciones de sus casas), por lo que en cualquier momento el ejército podría llevar a cabo las demoliciones. La comunidad está recibiendo el apoyo de varios países, así como de instituciones como la Unión Europea o la ONU, que están presionando para que Susiya siga en pie. Abu Jihad no se rinde, pero tampoco es optimista: “Puede que las demoliciones no se lleven a cabo ahora pero tarde o temprano lo harán, ellos siempre juegan con el tiempo a favor”. A parte del peligro sobre sus casas, los beduinos, que son un pueblo autosuficiente, en estos últimos años, debido al efecto de la colonia que tienen al lado, han visto disminuidos un 20% sus tierras para el cultivo y pastoreo respecto a antes de la ocupación. “El asentamiento sólo ha traído destrucción”, se lamenta.

Con las sabias reflexiones de este beduino hemos descubierto un hombre lleno de dignidad y fuerza, la cual pretende trasladar a las nuevas generaciones palestinas. “Las nuevas generaciones resisten por Palestina y tienen un compromiso mucho más grande que el nuestro. Tengo más fe en esta generación que en la nuestra”.

Anuncios

Día 4: Reconstruyendo casas en el Valle del Jordán

Publicado: 16 agosto, 2016 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , ,

Hoy nos hemos levantado a las seis de la mañana para comenzar a trabajar antes de que el calor fuera más fuerte y sudáramos la gota gorda. Entonces, después de un frugal desayuno nos hemos puesto manos la obra. Nos hemos dividido en 3 grupos con diferente labor: unos hemos hecho ladrillos, otro equipo se ha centrado en la reconstrucción y el último ha estado pintando uno de los techos de la casa donde hemos dormido.

En esta zona del Valle del jordan, controlada militarmente por el ejército de Israel, se producen demoliciones continuamente tando de casas como de escuelas, centros comunitarios…cualquier construcción palestina. Todos ellos son objetivo de la estrategia destructura del gobierno israelí.

Parte de nuestro trabajo ha consistido en fabricar el mayor número de ladrillos posibles para poder construir posteriormente. La técnica empleada consiste en elaborar primero el adobe, a base de arena, paja y agua que permite reutilizarse en caso de demolición. Una vez hecha la mezcla rellenábamos los moldes rectangulares manualmente hasta arriba y retirábamos el molde para dejarlos secar al sol. Hemos llegado a hacer 180 ladrillos que se emplearán para la construcción de una biblioteca.

Jordan Valley Reconstruction

El equipo de construcción se ha dedicado primeramente al mantenimiento del centro comunitario que levantó la brigada el año pasado, acabando los últimos detalles. Por otro lado hemos comenzado a hacer los cimientos para un futuro lavabo al lado del centro. Hemos cavado la zanja para poder echar el material con el que fijar los ladrillos, y preparar la tubería de desagüe. El equipo de pintores ha dado mientras tanto varias capas de pintura al techo.

Communitary Center Jordan Valley

Antes de cenar, hemos caminado durante 5 kilómetros por el medio de las montañas, que por desgracia, ahora están prácticamente desérticas como consecuencia de la restricción de agua que impone el estado de Israel. Seguimos la tubería que lleva el agua a la comunidad que nos ha acogido y a lo largo del camino nos encontramos con alguna fuga, comprobando que allí donde caían unas pocas gotas de agua la tierra estaba verde, denotando la fertilidad de esta tierra, que estaría toda florecida si no fuera por la ocupación. A la vuelta, nos encontramos algunas partes de la tubería destruída por el paso de los tanques de Israel.

Nuestra tarea consistió en desbrozar y limpiar el nacimiento del río que surte a la comunidad, lo cual fue complicado por la falta de herramientas, ya que el ejército las confisca. Con esta agua alimenta al ganado y es de uso doméstico y la única compañía que distribuye el agua para toda la zona es israelí y sólo abastece agua dos días a la semana durante 12 horas a las palestinas, mientras que los colonos disfrutan de ella 24 horas todos los días. Queremos señalar que un colono consume de media 450 litros al día, mientras que un palestino sólo disponen de 60 litros diarios. Para más información podéis consultar la web de la organización B’Tselem.

Una de las estrategias que usa para evitar que las palestinas puedan reconstruir las casas es declarar la zona parque natural. Sin embargo no preservan el ecosistema sino que sus acciones están dañando el habitat natural: se han perdido algunas especies de plantas medicinales, la población de animales salvajes como la de gacelas y zorros se han reducido a consecuencia de la desertización.

Por la noche aprovechamos la ausencia de sol para continuar con las tareas de la mañana: hacer más ladrillos, terminar de pintar y continuar con la estructura del lavabo. Estuvimos trabajando hasta las 2 de la mañana, como ellos acostumbran a hacer debido a las condiciones meteorológicas de la zona.

En el Valle del Jordán la presencia militar es constante y muy visible. Resulta muy frecuente que aviones de combate sobrevuelen las poblaciones palestinas a baja altura. También por la noche escuchamos ruidos de tiros y pequeñas explosiones procedentes de sus entrenamientos.

Esta experiencia nos ha permitido vivir en primera persona el día a día que se encuentran las palestinas. Aún así, somos conscientes de que nuestra tarea no tiene una gran incidencia material, pero nuestra voluntad es acompañarlos simbólicamente en su resistencia contra la ocupación.

Hoy hemos partido desde Beit Sahour, el barrio de Bethlehem donde nos alojamos, en dirección al Valle del Jordán para conocer la realidad de esta zona tan castigada y hacer labores de reconstrucción con la organización Jordan Valley Solidarity Movement.

Desde el autobús pudimos ver que existen asentamientos más lejos de Jerusalem los cuales forman parte del Municipio, cuando en cambio, comunidades de palestinas son mucho más cercanas geográficamente, quedan fuera de éste. Este hecho, se trata de una estrategia para estrangular Cisjordania y a la vez, hacer que aumente la población judía de Jerusalem y reducir la palestina.

Jericho

Rodeadas por un paisaje árido, con pocos árboles a la vista, nos adentramos a los alrededores de la región de Jericho, la primera ciudad conocida del mundo. Antes de la ocupación el paisaje era más verde, pero debido a la quema intencionada de bosques de los sionistas, la construcción de grandes pozos de profundidad ilimitada, la extracción desmesurada de agua de los ríos de Israel,  así como el aumento de las temperaturas, y el aumento de la construcción de asentamientos colonos  en zonas boscosas, el desierto cada día va ganando terreno, y vivir allí resulta cada vez más duro. Existen numerosas plantaciones de dátiles que exporta ilegalmente Israel a territorios como el estado español.

El área es zona C, militarmente cerrada, excepto la ciudad, que es zona A. Desde el 1992, todas las palestinas que quieran viajar del Norte al Sur de Cisjordania han de pasar por una sola carretera llena de Checkpoints, donde los soldados pueden decidir si pasas o no. Para que nos hagamos una idea, un soldado cualquiera puede decidir que el Presidente de Palestina no puede pasar por el checkpoint.

Camino de Jericho

Si una palestina de Cisjordania quiere salir del país, solo lo puede hacer por el paso fronterizo King Hussein Bridge Border Cross, y coger un avión des de Jordania. Este trayecto, además de estar regulado por un control, el cual tiene las horas de apertura limitadísimas (12h horas al día de lunes a jueves, y 2 horas los viernes y los sábados), resulta muy caro por todas las tasas que Israel y Jordania les hacen pagar. Además los vuelos desde Aman resultan mucho más caros, recordemos que Palestina actualmente no tiene aeropuertos, y que se les niega a viajar desde Tel Aviv. Sólo en el territorio de Cisjordania hay 650 checkpoints para conectar las 227 zonas aisladas por el sionismo.

El Valle del Jordán

La mayoria del valle está habitado por comunidades beduinas que diariamente ven cómo sus campamentos son destrozados por el ejército israelí. Su principal modo de subsistencia es el pastoreo, la ganadería y la agricultura, una actividad que se ve truncada por su expulsión del territorio. Es común que se les fuerce a instalarse en tierras que previamente han sido expropiadas a otros palestinos, creando así un conflicto entre ambos grupos. Muchas beduinas viven actualmente como refugiadas internas.

Para ilustrar este proceso de limpieza étnica en el Valle del Jordán, cabe mencionar que antes de 1967 había 320.000 habitantes palestinas, mientras que ahora hay 56.000. Muchas de ellas han sido asesinadas, otras han tenido que exiliarse a otros lugares. El Valle del Jordán es una de las partes más oprimidas de Cisjordania, ya que el 95% del territorio es zona C (controlada civil y militarmente por Israel). En este caso las tierras usurpadas son mayoritariamente para uso militar, así como para asentamientos y cultivos sionistas. Desde 2010 el Estado de Israel ha ganado más de 1.025 millones de Dólares con la explotación del valle de manera ilegal. De esta manera viola las leyes internacionales al sacar un beneficio económico de la ocupación (en esta zona actúan empresas de bebida, como Soda Stream, o de cosméticos, como Ahava). Los palestinos y palestinas de la zona se sienten abandonadas, pues ni siquiera la Autoridad Nacional Palestina da la cara por ellos (muchos nos hablan de la corrupción que afecta a este poder, y que está estrechamente relacionada con el hecho de ser una autoridad también orpimida y maniatada).

 Desde 1967 el Valle del Jordán es un objetivo estratégico clave para Israel debido a su riqueza natural, a sus grandes reservas hídricas y a su localización fronteriza con Jordania. Para hacernos una idea, dos tercios del agua que se consume en Palestina Histórica (lo que ahora se considera Israel y el resto de Palestina) proceden de aquí. Además, los 10.000 colonos asentados ilegalmente en el Valle del Jordán gastan 6.6 veces más que los 56.000 palestinos que resisten.

Las comunidades palestinas que pueden utilizar pozos es porque éstos fueron construidos antes de 1967, momento en que el control pasó de manos jordanas a manos israelís. No obstante, por ley, sus pozos sólo pueden alcanzar unos 100-150 metros de profundidad, mientras que los de los colonos pueden llegar a los 750-800 metros. El acaparamiento del agua por parte de Israel supone un impacto ecológico devastador tanto para la flora como para la fauna, desembocando en una desertización imparable. Una muestra de la pérdida de biodiversidad debido a la falta de agua en el río es la desaparición de hierbas medicinales, que tradicionalmente tenían una utilidad fundamental. Otra medida que nos indigna es la confiscación de placas solares por parte, de nuevo, del Estado opresor.

Jordan Valley Solidarity Movement

Llegamos a nuestro destino: Fasayl, una comunidad asediada por las colonias y muy golpeada por la política indiscriminada de demoliciones. Allí está la sede del Jordan Valley Solidarity Movement, una organización que trabaja por la solidaridad en esta área. Entorno a ella, se organiza la lucha contra las demoliciones, y se apoya a campesinos y ganaderos. Reciben apoyos internacionales para reconstruir infrastructuras de todo tipo: escuelas, carreteras, casas, etc. También intentan intervenir cuando surge cualquier tipo de emergencia, a pesar de los pocos recursos que tienen.

La comunidad de Abu Saqr

Visitando la comunidad del un beduino, Abu Saqr, con Jordan Valley Solidarity Movement

Actualmente, uno de sus proyectos es la creación de una escuela en Tubas, ya que la que anterior fue destrozada por los bulldozers. Lamentablemente, la burocracia también afecta alas ayudas internacionales, y a veces surgen situaciones absurdas. Por ejemplo, la organización esperaba una donación internacional para comprar un autobús, pero su demolición hizo que el autobús no llegara con facilidad. Nos cuentan que necesitan ambas cosas a la vez: autobús y colegio, porque el colegio se puede construir en poco tiempo con la ayuda suficiente, pero si no hay autobús no hay niños y sin niños es más fácil que Israel tire abajo el colegio.

Los juicios del apartheid

Estando reunidas ya con Rashed, el coordinador de Jordan Valley Solidarity Movement, y con otros compañeros internacionales, hablamos de leyes y juicios. Nos explican cómo son los procesos de detención de las palestinas y cómo son los juicios contra las demoliciones. Ciertamente, las palestinas lo tienen difícil para defenderse en un juicio porque la imparcialidad afecta a todo el proceso. La ley ‘civil’ palestina tiene potestad en zonas A y B, siempre que no se adelante el ejército israelí, y se aplica para delitos cotidianos. En zona C es siempre el ejército israelí el que aplica y ejecuta las 1.600 leyes específicas para palestinos (prevaleciendo, como hemos dicho, su autoridad sobre A y B por encima de la policía palestina.

La lucha de quien resiste

Después de comer, y de comprobar la calurosa acogida de la comunidad de Fasayl, visitamos a Abu Saqr, un hombre de unos 60-70 años que resiste entre colonias y zonas militares. Abu Saqr es el representante de su comunidad, y coordinador del sindicato de pastores. Desde 1967 tiene miles de duros relatos sobre la opresión. Sus casas han sido demolidas en numerosas ocasiones y actualmente el lugar donde vive tiene un aspecto más similar al de una conjunto de chabolas (con materiales muy precarios, sin agua, con poca salubridad) que a una casa. De las 350 familias que había en 1965 sólo quedan 14. Derribos de sus tanques de agua, detenciones y palizas son algunas de las historias que nos cuenta. El corazón se nos encoge cuando nos cuenta cómo tuvo que ver morir a su hijo de 8 años, que tras sufrir una caída se desangró ante sus ojos. La ambulancia no llegó a tiempo por la restricción de movimiento que impone Israel.

Abu Saqr

Abu Saqr, en el centro, mientras nuestro coordinador palestino Baha Hilo traduce sus palabras del árabe al inglés

Le preguntamos cómo pueden permanecer los palestinos unidos cuando ni siquiera les permiten estar cerca físicamente. Él nos explica que lo que les conecta es precisamente saber qué es lo que pasa cuando se les desconecta de la tierra. “¿Qué es lo más difícil?” preguntamos, “¿hay algo fácil?” nos contesta. Y es que, suela con el día en que pueda dedicar su trabajo y su esfuerzo a hacer de su tierra un lugar más sostenible, de sus cultivos algo mejor, de su tiempo algo que no sea luchar contra la opresión.

Sus ojos son serenos, su mirada firme. “Tu honor es la tierra” nos dice, “esta tierra recoge la historia de mi pueblo”. Una tierra manchada de sangre, de trabajo y de dignidad que, él dice, jamás le arrebatarán.

Último día.

Publicado: 31 agosto, 2014 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , ,

Empezamos el día con un madrugón, a las seis y media en pie después de llegar tarde a la fiesta en el desierto. Está claro que Palestina y ocho horas seguidas de sueño no es algo posible para nosotros. Hoy estaremos en Tel Aviv y en Jaffa, donde se quedarán los compañeros de Pau Sempre a dormir en un albergue. El grupo de Madrid salimos de madrugada, así que pasaremos la noche en el aeropuerto.

A las nueve más o menos nos encontramos con nuestra guía israelí, Ifat, que habla un perfecto castellano aprendido en Granada. Viene acompañada de Judith, una mujer israelí que reside en Jaffa desde hace muchos años. Es fotógrafa y colabora con el Comité Popular contra las Demoliciones de Casas en Jaffa. Nos va a hacer un tour por Jaffa que complementa al del día anterior. Judith tiene un conocimiento enciclopédico de la historia de la ciudad, y una auténtica devoción por la objetividad. Lo primero que nos dice es que existen varias narrativas de la historia de Jaffa y que tomemos la suya con espíritu crítico. A veces ha hecho el experimento junto a un compañero palestino de realizar un tour conjunto en el que ella daba la versión sionista de la historia: no coincidían en nada. Su compromiso con la causa palestina no le hace embellecer la historia, por ejemplo, nos estuvo hablando de los enfrentamientos entre palestinos y judíos en los meses previos al comienzo de la guerra de 1948, o descartó la explicación que da la versión palestina del abandono del puerto de Jaffa: no se debe a una conspiración sionista sino a que el suelo del puerto es rocoso y no era posible excavar para hacerlo más profundo.

Entre otras muchas cosas, nos ha hablado sobre el proyecto de gentrificación que está llevando a cabo el ayuntamiento. Consiste en convertir en Jaffa en un centro turístico para clases acomodadas desplazando a las clases populares que viven allí. Principalmente afecta a familias palestinas aunque también hay alguna familia de judíos mizrajíes (de origen árabe) que han sido expulsados. Todos ellos viven en casas alquiladas por el ayuntamiento que pertenecieron a palestinos expulsados en 1948. Tienen prohibido hacer cualquier tipo de reforma por lo que ha sido muy fácil echarles por incumplimiento de contrato. Las consecuencias de perder la casa varían según seas palestino o judío. Para estos últimos siempre está la posibilidad de trasladarse a algún barrio judío pobre de Tel Aviv, en el caso de los palestinos ésta opción supone perder la vida comunitaria, suponiendo que puedas permitirtelo. La mayoría deciden irse a otra ciudad en la que haya una comunidad palestina. El Comité Popular contra las Demoliciones de Casas se encarga de dar asistencia legal a estas familias, y de proponer planes alternativos al ayuntamiento que permitan el acceso a la vivienda.

Por la tarde, Ifat nos ha preparado un encuentro con activistas de diferentes organizaciones israelíes y palestinas. Nos reunimos con ellos en la sede de la Coalición de Mujeres por la Paz quienes nos recibieron con un surtido exquisito de tartas y dulces.

El primero en hablar fue Ramis, periodista que trabaja en la revista digital +972, quien nos habló de la lucha que desarrolla en su ciudad natal, al-Ludd (en hebreo, Lod). Nos impresionó especialmente una anécdota que le ocurrió cuando habló por primera vez sobre la Nakba a unos estudiantes palestinos en su instituto. Era un día festivo y los estudiantes no tenían clase (en un día normal de clase no hubieran podido hacerlo). Cuando comenzó a hablar de la Nakba se dio cuenta de las caras de pánico que ponían sus alumnos: desde siempre habían interiorizado que no podían hablar de la Nakba, que era un tema tabú que les podía poner en peligro.

Nurit es una activista en el Neguev que trabaja con familias beduinas a las que se quiere expulsar de sus tierras. El año pasado estuvieron haciendo campaña contra el plan Prawer que pretendía reagrupar en ciudades a las familias beduinas. Consiguieron pararlo aunque ella lo achaca más a los miembros de extrema derecha del gobierno que prefirieron abortar el plan antes de concederle una mínima porción de tierra a los beduinos.

Sebastián es un judío de origen argentino que trabaja con Ramis en la misma revista. Nos ha hablado del aumento del racismo anti árabe en la sociedad israelí desde el comienzo de la masacre en Gaza. Nos cuenta de numerosos casos en los que miembros destacados de los partidos de ultraderecha han hecho declaraciones públicas en las que pedían atrocidades como que se matara a las madres de los terroristas o la expulsión de todos los árabes. En ningún caso han sido perseguidos judicialmente. Hace unas semanas un grupo de supervivientes y de descendientes de supervivientes del Holocausto hicieron pública una carta en la que condenaban la masacre de Gaza. La reacción ha sido virulenta, llegando a escribir frases como esta “necesitáis que os den otra ducha de gas”.

La última charla de la tarde ha sido la de Naomi, miembro de la Coalición de Mujeres por la Paz. Nos ha hablado de las agresiones sufridas por los manifestantes izquierdistas en Israel ante la mirada impasible de la policía. De hecho, han tenido que organizarse para protegerse de los ataques. Esta es una situación más propia de una dictadura que de la “única democracia de Oriente Medio”. Hasta ahora era una democracia solo para los judíos, a partir de este verano, parece ser que solo será una democracia para los “buenos judíos”.

Aquí llega el final de nuestro viaje por Palestina. Han sido dos semanas muy intensas. Ahora queda volver y contar lo que hemos visto, algo que nos han pedido prácticamente en cada encuentro. Nos llevamos de allí el recuerdo de los amigos que hemos hecho allí, y también la preocupación por ellos. Será difícil leer las noticias de allí sin sobresaltarse. Para terminar me gustaría recordar una cita de un rabino estadounidense que luchó por los derechos civiles de los afroamericanos. La cita no es exacta pero viene a decir lo siguiente: en una sociedad democrática cuando se comete una injusticia, algunos son culpables de haberla cometido, pero todos somos responsables de dejar que se cometiera.

Carlos H.

Contabilidad de pres@s polít@s palestin@s actuales:

Statistics

Type of Prisoner Number of Prisoners
Total Number of Political Prisoners 5033
Administrative Detainees 145 (10 PLC members)
Female prisoners 16
Child prisoners 173 (16 under 16)
Palestinian Legislative Council members 14
East Jerusalem prisoners 169
1948 Territories prisoners 216
Gaza prisoners 395
Prisoners serving life sentences 494
Prisoners serving a sentence above 20 years 445
Prisoners serving more than 25 years 16
Prisoners serving more than 20 years 48
Prisoners before Oslo (1995) 53

 

Israel suele argumentar que la legislación sobre derechos humanos no aplica en los territorios ocupados.

Sin embargo, el Artículo 21 de la Convención internacional sobre Derechos Civiles y Políticos reconoce el derecho de Asamblea sin restricciones salvo amenazas a la seguridad nacional, pública, orden público, salud pública o la protección de los derechos de otros.

La libertad de expresión y de asamblea no son derechos absolutos y pueden ser restringidos, pero sólo en casos excepcionales.

EL MURO Y SUS CONSECUENCIAS, UNA HISTORIA DE RESISTENCIA PACÍFICA Y VIOLENTA REPRESIÓN

El pueblo palestino en Cisjordania está controlado geográficamente por un complejo sistema de permisos, puestos de control, seguridad, controles y vigilancia que existen para servir a la infraestructura del Muro ilegal y las colonias.

Las comunidades cercanas al muro, localizadas en la zona C principalmente 8contorl complete israelí se ven seriamente afectadas por estas restricciones.

Desde el inicio de la construcción del muro en 2002, l@s palestin@s que viven en dichos pueblos, junto con l@s activistas israelíes e internacionales se han enfrentado aserias violaciones de estos derechos humanos.

La población palestina ha adoptado 3 estrategias básicas para oponerse a la construcción del muro y la apropiación de tierras israelí

1)      Formación de Comités Populares contra el Muro para mobilizar un movimiento de solidaridad a través de la resistencia pacífica y manifestaciones semanales, a menudo involucrando a l@s jóvenes y niñ@s.

2)      Desafiando el diseño del muro mediante denuncias ante la Corte Suprema Israelí

3)      Y finalmente, buscando el apoyo internacional mediante tours de l@s activistas, mediante instrumentos de las Naciones Unidas y enviando protestas a sus instituciones con testimonios y defendiendo el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones.

REPRESIÓN DE L@S DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS

1)      Violencia: Presiones físicas, acoso, toques de queda, bloqueos, disparos que dan lugar a numeros@s herid@s e incluso muert@s, mediante el uso de gas lacrimógeno, balas recubiertas de goma y munición frente a l@s manifestantes.

2)      Restricción de movimientos:

  1. Confiscando o denegando el acceso a sus tierras al otro lado del muro. Mediante la fragmentación de la tierra y restringiendo el acceso a sus cosechas.
  2. La resistencia se paga a menudo con el castigo colectivo del pueblo con la destrucción y confiscación de tierras y recursos acuícolas.
  3. Reforzando zonas militares cerradas alrededor de las aldeas, sobre todo los viernes, cuando se dan las manifestaciones.

3)      Redadas nocturnas: Dirigidas a familias enteras, incluyen la destrucción y confiscación de propiedades dentro de sus hogares, acoso y arresto de miembros de la familia. L@s soldados entran a media noche y sacan a l@s residentes para realizar “ejercicios de mapeado”, en lo que podría verse como una campaña para identificar nuevos objetivos para el arresto. Normalmente las acusaciones son participar en manifestaciones y lanzar piedra, con poca o ninguna evidencia.

4)       Detenciones de l@ defensores de derechos Humanos. Contra activistas (alcaldes/as, maestr@s, miembros de Comités populares), pero también contra cámaras y fotógraf@s. también jóvenes y niñ@s de hasta 12 años durante/tras manifestaciones o en las redadas nocturnas.

Addameer ha documentado al menos 292 casos confirmados de Defensores/as de Derechos Humanos entre 2003 y Agosto de 2009, incluyendo niñ@s desde 12 años. En 2010, se documentaron al menos 233 arrestos de activistas, para 2011, Addameer documentado al menos 295, 58 menores de edad y 6 menosres de 14 años.

PRESUNCIÓN DE CULPABILIDAD—UNA INTRODUCCIÓN AL SISTEMA JUDICIAL MILITAR

Cargos exagerados y sin verificar

Si se acusa de tirar una piedra a un tanque puede  tomarse como intento de asesinato, el acusado debe demonstrar que su acto no podía haber herido a un soldado.

El abogado Limor Goldste lo ejemplifica así:

En Al Masara cualquier activista que toca un micrófono es acusado de incitación a la violencia, sin tener en cuenta lo que hallan dicho.

Muchas de las fotos que l@s soldados toman en las manifestaciones se usan en la corte y a menudo solo muestran a la gente en la manifestación o caminando por su pueblo, pero se utilizan como purebas de ataques. L@s arrestados pueden ser liberad@s o puestos en detención administrativa, pero l@s acusad@s serán condenad@s en un 99,7%. En 2010 de 8516 acusaciones  sólo 82 agotaron los procedimientos legales ( el resto se declararon culpables de un delito menor `para no ser acusados de uno mayor), y de esos 82 sólo 25 fueron exonerados de toda culpa.  Muchas confesiones se toman bajo coerción y/o lo que deja poco margen a un/a abogad@ defensor@

Por rutina, la mayoría de abogad@s aconseja aceptar confesar el delito menor en vez de probar su inocencia, ya que serán encontrad@s culpables invariablemente y la sentencia será entonces el doble.

La dificultad de exoneración- Incluso sin evidencias contra l@s activistas

Para reforzar los casos se reactivan también antiguos casos contra l@s activistas cuyos cargos se mezclan y unen con los nuevos.

CAMBIO DE ESTRATEGIA: ORDEN MILITAR 101 E INCREMENTO DE LOS ARRESTOS Y DETENCIONES DE DEFENSORES/AS DE DERECHOS HUMANOS Y NIÑ@S

Órden militar 101

La legalidad de las manifestaciones en Cisjordania se regulan por la orden 101 de 1967” Orden acerca de la prohibición de la incitación y las acciones de propaganda hostil”

La orden prohibe cualquier asamblea, vigilia, procession o publicación relacionada con cualquier asunto politico o interpretable como político, sin definir más el concepto.

Cualquier asamblea, vigilia o procession de más de 10 personas necesita el permiso del/la comandante de las fuerzas militares si tiene un objetivo político, incluyendo lugares públicos o privados (como una casa). La orden también permite que ésta potestad se delegue en cualquier otro miembro de las fuerzas de seguridad.

Bajo la categoría de incitación, la orden prohíbe a cualquier persona “influenciar la opinión pública que pueda afectar el bienestar público. L@s activistas suelen ser acusad@s de incitación, lanzar piedras y participar en manifestaciones sin permiso.

Trato de l@s activistas israelíes e internacionales

En teoría cualquier persona arrestada en los Territorios Ocupados puede ser  juzgado mediante las órdenes militares, que permitirían retener al arrestad@ por periodos mayores de 90 días.

Sin embargo l@s activistas israelíes e internacionales rara vez son acusados bajo las órdenes militares en contraposición con l@s palestin@s

Normalmente se les aplica una multa entre  1,000 a 10,000 shekels, y el acuerdo de no volver a Cisjordania por un tiempo, normalmente de 1 mes. L@s ciudadan@s israelíes suelen recibir sólo un aviso.

Addameer opina que no se  juzga bajo órdenes militares a no-palestin@s porque atraería mucha atención internacional.

ARRESTOS A NIÑ@S Y JÓVENES

L@s niñ@s de 12 años o más son a menudo objetivos de los arrestos en manifestaciones. Aunque  l@s niñ@s no son tradicionalmente considerad@s defensores/as de los Derechos Humanos por la Comunidad Internacional, en los Territorios Ocupados son un grupo numeroso que participa activamente en las manifestaciones. Se cree que estos arrestos obedecen a un intento de incrementar la presión sobre las poblaciones, las familias o para que incriminen a otr@s niñ@s y activistas que toman parte en las manifestaciones, tal y como recogen numerosos testimonios.

La acusación más común es lanzar piedras y se les suele detener cerca del muro y las colonias.

L@s niñ@s palestin@s mayors de 16 pueden encarcelarse con adultos.

Las órdenes militares no reconocen el derecho de l@s menores a que su padre o madre asista al interrogatorio o a que se grabe en vídeo.

El número de niñ@s detenidos entre 12 y 15 años parece estar creciendo de modo perturbador en los últimos años.

Entre Abril de 2010 y Marzo de 2011, de 71 casos con menores  juzgados en la Corte Militar de Ofer, el 100% fueron condenad@s, la mayoría relacionados con el lanzamiento de piedras y cócteles Molotov, incluso sin pruebas del lanzamiento o de los daños causados.

Durante los arrestos y detenciones l@s niñ@s sufren duros interrogatorios y hasta torturas, y suelen ser coaccionados para firmar confesiones y revelar el nombre de participantes en las protestas así como de otr@s menores del pueblo.

L@s niñ@s tienen menos experiencia lidiando con interrogadores/as y son menos conscientes de su derecho a permanecer en silencio.

Todos estos ataques contra los derechos civiles y políticos así como contra sus paladines es un abuso en base a la legislación internacional con el objetivo único de anular el activismo social y promover una población sumisa a los atropellos contra su libertad y el resto de sus derechos básicos frente a los que la comunidad internacional no puede ser ciega, sino que debe prevenir, condenar y perseguir.

La extinción de un pueblo

Publicado: 27 enero, 2014 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , ,

La separación de los territorios palestinos con realidades diferentes, pero unidos en el sufrimiento agosta la realidad de una futura nación.

En Gaza el Ministro israelí de Defensa Moshe Ya´alon ha aprobado planes para permitir la entrada de materiales de reconstrucción de la Franja de Gaza tras las inundaciones de Diciembre, aunque no ha mencionado cuando y por otro lado siguen sufriendo la falta de combustible y electricidad.

A esto se suma la reducción de inversión y servicios por parte de la UNWRA en los campos de refugiad@s a pesar de la cada vez más difícil situación que se vive en la región. Estas protestas llegan tras 2 meses de huelgas por parte de los trabajadores de la UNWRA por sus bajos salarios y las políticas de la Agencia con l@s emplead@s que ha sido previamente detenid@s por los militares israelíes.

Esta Agencia fue creada en 1949 para atender a l@s refugiad@s expulsad@s tras la creación del estado de Israel en 1948. Actualmente  provee de servicios sanitarios, educación, servicios sociales y otras formas de ayuda a un@s 5 millones de refugiad@s palestin@s.

La situación dentro de Israel también resulta cada día más difícil para l@s palestin@s

En el barrio histórico de al-Mahatta, en la ciudad de Haifa, muchas de las casas antiguas han sido demolidas. La municipalidad israelí planea demoler muchas más para expandir las vías del tren, construir nuevas viviendas, clubs nocturnos y restaurantes. Unas 160 personas pertenecientes a 30 familias se enfrentan a la expulsión a pesar de tener la ciudadanía israelí.

El barrio se enfrenta a un proceso de gentrificación. Durante el Mandato Británico (1920-1948) habitaban la zona más de 600 familias palestinas. En los años 90 se contabilizaban unas 1500 habitantes.

Hoy solo 33 casas siguen en pie, el resto han sido demolidas. La mitad de ellas pertenecen a Amidar, una compañía estatal que acumula viviendas. En la mayoría de los casos, Amidar niega a las familias la reparación hasta que las estructuras se vuelven demasiado peligrosas para habitar y l@s residentes se van. Entonces demuelen la vivienda.

Al-Mahatta está rodeada por una larga valla entre el puerto, las vías del tren y la autopista 2, que conecta Tel Aviv con la costa Norte de Israel.

En el caso de Al-Mahatta todas las casas tienen permisos de construcción y pagan impuestos municipales y nacionales. A pesar de ello al igual que otros barrios palestinos se les ha negado durante años los servicios municipales básicos, restricciones de construcción, desarrollo, expansión y compra de tierras. Aparte de electricidad y agua no reciben ningún otro servicio municipal, desde 1948 no ha habido clínicas, escuelas o luz en las calles.

Para rematar Israel planea electrificar la vía del tren que pasa a través de al-Mahatta, lo que supone un serio riesgo para la salud debido a la radiación según el Ministerio israelí de Protección Medioambiental.

Gentrificaciones similares ocurren en todas las ciudades palestinas históricas a lo largo y ancho del estado de Israel. En Jaffa, Akka, se demuelen casas, se expulsa a sus habitantes, se destruyen los templos y se borra su historia.

El 20% de la población en Israel es de origen palestino (1.5Millones). A pesar de la ciudadanía se enfrentan a una discriminación de hecho con restricciones en sus derechos políticos, culturales y sufriendo constantes robos de tierras y destrucción de sus hogares.

Otros pueblos son asfixiados mediante el muro y sus checkpoints, como el pueblo de Nabi Samuel. Ocupado en 1967, cuatro años después sus habitantes fueron deportados a un área cercana y sus casas demolidas. La tierra del pueblo ha sido declarada parque nacional y el año pasado la Administración Civil estableció un centro arqueológico alrededor de la mezquita y cementerio.

De las casas aún en pie los familiares y amigos no pueden visitarlos por los checkpoints y muros, y hasta para plantar un árbol necesitan un permiso de la Corte.

Ésta es su historia

Las últimas semanas han estado cargadas de declaraciones políticas muy relacionadas con las posturas frente a las negociaciones de paz.

Empezaron con las declaraciones del Ministro de Defensa Israelí Moshe Yaalon diciendo que Kerry actuaba con una obsesión des-situada y un fervor mesiánico en su intento por llegar a un acuerdo de paz. Aunque más tarde se disculpó explicando que no pretendía resultar ofensivo, la Casa Blanca calificó el comentario de “inapropiado”.

El día 16 los embajadores de España, Reino Unido, Francia e Italia llamaban a consultas a los respectivos embajadores israelíes para expresar su oposición al anuncio de 1400 nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este.

Esta ampliación de las colonias se comunicaba para aplacar a la extrema derecha israelí tras haber liberado a 26 prisioneros del proceso de Oslo.

Al día siguiente, el 17 de Enero, los embajadores de dichos países europeos fueron llamados a consultas en Israel por “actuar con parcialidad” frente a las negociaciones de paz y su postura “pro-palestina”.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, vive él mismo en una colonia ilegal por lo que no sorprende que convocara en Jerusalén a los embajadores tras las protestas diplomáticas.

La propia Catherine Ashton calificó las colonias de un obstáculo para la paz, ya que amenazan la posible solución de 2 estados. Estas declaraciones fueron calificadas de hipócritas por el propio Benjamín Netanyahu porque según el Primer Ministro sólo pretenden culpar a Israel.

Tras dichas disputas la UNESCO ha cancelado una exposición en sus instalaciones en París que pretendía enfatizar la relación  de 3500 años del pueblo Judío con el territorio de Israel y Palestina por amenazar las negociaciones de paz. La Agencia de las Naciones unidas también quiere revisar la pertinencia de las reclamaciones históricas de dicha exposición. La embajadora de los Estados Unidos en la ONU se unió a las reclamaciones de Netanyahu para que se abriera la exposición.

Uno de los organizadores de la exposición, El Centro Simon Wiesentahl está actualmente tratando de construir un “Museo de la Tolerancia” sobre un antiguo cementerio musulmán en Jerusalén Oeste datado en unos 1000 años.

Las brigadas por la paz visitaron el pasado campo de 2013 el cementerio sobre el que se construirá el "Museo de la Tolerancia". Las obras ya han comenzado.

Las brigadas por la paz visitaron el pasado campo de 2013 el cementerio sobre el que se construirá el “Museo de la Tolerancia”. Las obras ya han comenzado.

Es habitual el argumentario israelí sobre la presencia judía ininterrumpida durante milenios para desechar las conexiones palestinas actuales y los derechos legales sobre su tierra.
Los colonos suelen señalar la existencia de antiguas ruinas judías en pueblos palestinos para desposeerlos de sus tierras y construir nuevos asentamientos.

A finales de este mes está prevista una conferencia en Aqaba (Jordania) donde se prevé que Kerry presente un primer esbozo para el plan de paz.

Sharon, Siria y ocupación

Publicado: 13 enero, 2014 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Cubierto como está por tantos medios de comunicación, no desarrollaremos la vida de Ariel Sharon esta semana. Aunque por respeto a la memoria histórica reciente si recomendamos leer sus mayores logros en el siguiente enlace. Entre los cuales destacan la matanza de Sabra y Shatila, la matanza y asedio del campo de refugiados de Jenín, la construcción del muro o la política de colonización de Cisjordania.

Pero no nos va a dar tiempo a echarle de más ya que las políticas colonizadoras continúan, tomando entre otras el maquillaje de arqueología.

Éste es el caso de la mal llamada “Ciudad de David”, construida en Jerusalén Este, en el barrio de Silwan, unos de los más hacinados y amenazados por demoliciones y colonias.

Alrededor del complejo así denominado se está construyendo ahora un “parque bíblico”, gracias a la destrucción de varias casas familiares. Las excavaciones además amenazan los edificios de viviendas colindantes, carreteras,  una mezquita, e incluso el complejo de Al Aqsa, ya que provocan movimientos en sus antiguos cimientos y con anterioridad algunos de los túneles han colapsado y provocado enormes agujeros en el suelo. El parque conectará mediante túneles bajo la explanada de las mezquitas Al Aqsa con el barrio de Silwan.

260008_345x230

Esta semana se ha aprobado además otra nueva construcción pseudo-arqueológica en Tel Rumeida, Hebrón, justo al lado de otra colonia ilegal.

Pero el pueblo palestino sigue luchando por abrir paso a la vida, y esta semana a nacido el primer bebé en Gaza gracias a inseminación artificial del semen del padre encarcelado, transportado de contrabando. Es la primera vez que se consigue en gaza aunque ya ha habido 6 casos previos con presos de Cisjordania. 

Los presos palestinos reclaman el derecho a la concepción que por ejemplo sí se le garantizó al asesino israelí del Primer Ministro Isaac Rabin.

Finalmente destacar que las desgracias continúan en Siria, también para los refugiados palestinos del campo de Yamouk, que en estado de sitio por el régimen de Al Assad están muriendo de hambre, frío y falta de medicamentos .Los últimos informes hablan de 41 muertos en los últimos 3 meses, 24 de malnutrición. El invierno y la larga guerra del país se ceba también sobre estos dobles refugiados.  la siguiente inforgrafía os dará una idea de la dramática situación:

facebook_66896

El derecho a vivir con tu pareja

Publicado: 30 diciembre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Una de las estrategias para dividir al pueblo palestino se basa en la dificultad para relacionarse que les suponen las leyes israelíes. Como por ejemplo para casarse y formar una familia, que otorga la ciudadanía a la pareja con la que te cases en la mayor parte de estados.

Pero en Mayo de 2002, durante la segunda intifada, el gobierno israelí decidió congelar este procedimiento para los residentes de las áreas gobernadas por la Autoridad Palestina, que en 2003 se hizo permanente, convirtiéndose en la Ley de Ciudadanía en 2005 y que se extendió a ciudadanos del Líbano, Siria, Irán e Irak.

Los argumentos de seguridad aplicados a esta población supondrían un claro ejemplo de castigo colectivo.

Desde entonces y tras apelar a la Corte israelí unas 25 mujeres y 35 hombres casad@s con ciudadan@s israelíes han conseguido un permiso de residencia. Se calcula sin embargo que dicha ley ha afectado a unas 20.000 parejas que al no poseer permiso de residencia no tienen acceso a la Sanidad Pública, Seguridad Social y otros servicios públicos. Otras parejas no pueden vivir en la misma ciudad, o ir a visitar a familiares. El efecto final es que parejas con distintas tarjetas identificativas (ciudadanía israelí, residente en Jerusalén, Gazaui o de la Autoridad Nacional Palestina) no puedan reunificarse con su pareja e hij@s.

An Israeli Arab young woman wears a bridal gown as she plays the part of a bride without her groom as they pass the Rose Garden on their way to the Jerusalem offices of Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu

Al mismo tiempo Israel acaba de anunciar un plan de 3 años para atraer más judi@s franceses/as para que se establezcan en Israel que comienza por  reconocer las diplomaturas que entrega el sistema de educación francés. De acuerdo con el Ministerio de Exteriores Israelí, podrían atraer potencialmente hasta 42.000 inmigrantes judi@s franceses para el año 2017.

Dicha fragmentación supone un suicidio nacional para Palestina mientras que cualquier judí@ del mundo puede solicitar directamente la ciudadanía israelí. Por ello las Naciones Unidas, Human Rights Watch y otras organizaciones por los derechos humanos condenan la ley como discriminatoria y enfocada en realidad a favorecer demográficamente a l@s judí@s.

Racismo institucional

Publicado: 23 diciembre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Estamos por los derechos humanos, da igual los de quién o dónde se violen.

En circunstancias como las actuales en muchos lugares se exacerba el racismo, el miedo a que nos invadan los desconocidos, tradicionalmente contra la gente con la piel más oscura o contra l@s que rezan a una deidad de distinto nombre.

Lo vemos en una Unión Europea armándose contra las barcas que se acercan a Lampedusa y abandonando a l@s miles de refugiad@s siri@s. Lo vemos aquí en España en las monstruosas concertinas, en nuestros pequeños Guantánamo conocidos como CIES. Y por desgracia lo vemos en Israel constantemente contra el pueblo palestino en su régimen colonial y de apartheid, pero también contra sus propi@s ciudadan@s según su origen y religión, y contra l@s solicitantes de asilo.

A Israel llegan cientos de refugiad@s procedentes de Sudán y Eritrea entre otros países africanos. Se los aloja en prisiones abiertas en medio del desierto de Al Naqab. En ellas tienen que registrarse 3 veces al día y no se l@s puede detener hasta 48 horas tras su último registro.

Israel es un estado que clama haberse creado para acoger y ofrecer refugio para los judíos de todo el mundo, a los que garantiza ciudadanía en cuanto “prueben” su judaísmo. Sin embargo no reconoce la ciudadanía a l@s palestin@s que han nacido allí, o no como ciudadanía de pleno derecho.

En sus 67 años de existencia el estado de Israel ha concedido el estatus de refugiad@ a menos de 200 personas. De hecho Israel lidera el ratio (de lejos) entre l@s refugiad@s reconocid@s por la ONU que viven en el país (fundamentalmente palestin@s) y l@s que solicitan asilo en el país.

Y tampoco reconoce el estatus de refugiad@ a aquell@s african@s que no prueban su judaísmo, discriminando así según religión.

De hecho a partir del 14 de Julio de 2013 empezaron a deportar a Eritrea a aquellos que habían huido del régimen represor en el que nacieron.

Estos grupos de refugiad@s llevan años protestando por la falta de acceso a servicios de salud salvo en los casos más  extremos, las condiciones de alojamiento de las prisiones, las emboscadas en los pocos centros de salud que les facilitaron alejados de las poblaciones para volver a encerrarl@s en prisiones…

refugeemarch_sel1001

Últimamente se han organizado en varias marchas recorriendo hasta 50 kilómetros de desierto desde las prisiones de Holot y Saharonim  hacia la ciudad de Be’er Sheva al sur, durmiendo en estaciones de autobús al aire libre (y gélido en esta época) para llegar a Tel Aviv a manifestarse pidiendo un trato digno.

“No vine por 3500 dólares” dice un solicitante de asilo, aludiendo a la subvención para que salgan del país que les da el Gobierno israelí.

Los oficiales de inmigración aplican para estos grupos la Ley de prevención de Infiltración, y los arrestan cuando salen de las cárceles donde los hacinan incluso cuando la policía israelí presente les recuerda que deben pasar al menos 48 horas y éste no ha sido el caso. A veces paran las manifestaciones con violencia.

Otro problema es la villanización de l@s solicitantes de asilo african@s en los medios de comunicación, acusándoles de cometer delitos como robo o secuestro de hasta 1000 mujeres judías sin prueba alguna. (Esta misma acusación también se realizó contra los beduinos en 2012)

Los altos cargos de la policía israelí refieren no haber encontrado prueba alguna de que dichos secuestros se llevarán jamás a cabo.

La misma actitud se puede ver en l@s polític@s israelíes con sus discursos y acciones racistas, como el pasado Mayo en Tel Aviv, cuando l@s inspector@s municipales entraron en diversos restaurantes african@s y vertieron lejía en los recipientes y las ollas de comida. Cuando l@s defensores de derechos humanos protestaron, el alcalde  Ron Huldai alegó que éstos eran  los procedimientos estándar en las inspecciones. La cínica excusa hubiera sido más creíble si no se hubiera producido durante la hora de la cena delante de los clientes. Es parte de la política para hacer sus vidas miserables y que se rindan y se vayan, como el cambio de política municipal en Junio para prohibirá la población de Eritrea abrir su propio negocio.

El propio exministro de interior israelí Eli Yishai públicamente acusaba a los africanos de llevar el SIDA a Israel y violar a las mujeres israelíes para propagarlo. O Miri Reguev, miembro del PArlamento israelí que en Mayo de 2012 declaró a los sudaneses “el cáncer en nuestro cuerpo” y después se disculpó con los enfermos de cáncer por compararlos con africanos.

En Enero de 2012 se tramitó una enmienda anti-infiltración a la Ley para encarcelar a tod@s l@s solicitantes de asilo para “mantener la seguridad ciudadana y la salud pública”. Este pasado Septiembre 9 Jueces del Tribunal Supremo desecharon dicha enmienda y ordenaron al Gobierno liberar a los 1750 african@s en prisión en 3 meses. A día de hoy sólo 700 han sido liberad@s y una nueva enmienda se ha presentado para permitir continuar el encarcelamiento de l@s 1000 que quedan más los miles que intentan detener.

Arnon Sofer, professor fundador de la Universidad de Haifa y uno de los promotores del muro de apartheid israelí, con declaraciones en 2004 tales como: Cuando 2,5 millones de personas vivan en una Gaza cerrada, será una catástrofe humana. Esas personas serán animales incluso mayores de lo que son ahora, con la ayuda de un Islam fundamentalista y demente.  La presión en la frontera será horrible. Será una terrible guerra. Por lo que si queremos permanecer vivos tendremos que matar, y matar y matar, todo el día, todos los días.

Su paranoia también se aplica a los african@s, solicitando la creación de un muro que mantenga también a l@s solicitantes de asilo no-judí@s fuera de Israel.  Pero no sólo se conforma con ello si no que pide también que los soldados puedan dispararlos.

Existe incluso una ley que permite a la policía preguntarte si las propiedades que llevas encima por al calle son tuyas (pongamos una bicicleta y un móvil) y si tienes los recibos que lo prueban. Si no es así (y eres de origen africano) te pueden detener y encarcelar sin juicio previo.

El actual fiscal General (Weinstein) que creó dicha ley tampoco ecausó en Mayo de 2012 al autor de un libro que publicitaba el asesinato de tod@s los no judí@s, incluyendo los bebés, porque “no especificaba que se matase palestin@s o african@s solicitantes de asilo”

Finalmente a principios de este mes se aprobó la deportación de los solicitantes de asilo africanos sin permiso de trabajo en Israel contraviniendo la legislación internacional sobre refugiados vigente.

Aunque normalmente tratamos el tema del pueblo palestino por cercanía en nuestra actividad queríamos ésta semana explicaros que no son el único grupo que sufre el racismo sistematizado del estado de Israel.