Posts etiquetados ‘derechos humanos’

Al haq (el derecho)

Publicado: 21 octubre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

Otra de las organizaciones que hemos conocido este verano se llama Al haq (el derecho).

Al-Haq es una ONG palestina con base en Ramala establecida en 1979 para promover y proteger los derechos humanos (DDHH) y la aplicación de la ley en los Territorios Ocupados (OPT). La organización cuenta con el status de consultora en el Consejo económico  y social de las Naciones Unidas .

Al-Haq está afiliado como miembro en Cisjordania de la Comisión Internacional de Juristas de Ginebra, y es miembro de la red Euro-Mediterranea de DDHH (EMHRN), la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT), la Federación Internacional para los DDHH (FIDH), y la red de ONGs Palestinas(PNGO).

Ha sido una de las primeras organizaciones de DDHH establecidas en el mundo árabe.

Documentan las violaciones de derechos individuales y colectivos, independientemente de la identidad de quien las perpetra, y busca terminar con dichas violaciones mediante la defensa legal mediante organismos nacionales e internacionales, manteniendo el contador de violaciones y violadores .

La organización investiga, documenta, realiza informes, estudios en las violaciones de DDHH y toma la defensa de los mismos frente a organismos locales, regionales e internacionales. Al-Haq también coopera con las organizaciones civiles palestinas y las instituciones gubernamentales àra asegurar que los estándares en derechos humanos internacionales se reflejan en la legislación palestina y sus políticas.

Tienen 3 departamentos básicos:

1)      Unidad de investigación legal: Se encargan de la monitorización y documentación de los crímenes de guerra, violaciones de DDHH con unidades por ciudades. Tienen unidades desde Jenín hasta Gaza.

2)      Unidad de Abogacía internacional: Se dedican a aconsejas las políticas locales de la Autoridad Nacional Palestina, y a nivel internacional trabajan con otras organizaciones como Amnistía Internacional

3)      El centro de Legislación Internacional trabaja enviando información a otras organizaciones locales e internacionales y mantiene amplia biblioteca sobre legislación internacional humanitaria para consulta de sus propios miembros y de las organizaciones con las que trabaja.

Tras la segunda intifada empezaron a registrar y denunciar los crímenes de guerra junto con otras ONG, como el caso contra una compañía holandesa que fabricaba máquinas para construir el muro. La compañía llegó a un acuerdo antes de que llegara a la corte para entregar una compensación económica

Seguro que también habéis oído hablar de algunos generales israelíes que no han podido bajar del avión en el aeropuerto de Londres porque activistas habían presentado denuncias contra ellos y tuvieron que volverse a Israel. Saben que al final no los llevarían a la cárcel pero al menos se lo ponen más difícil.

También conectaron el Ministerio Británico de Comercio con el muro.

4)      Otro departamento sería el de trabajo de campo: Intentan aprender de lo que está ocurriendo en otros países árabes e intercambiar experiencias. Se traen personas de otros países, les entrenan en defensa de DDHH, realizan investigaciones conjuntas con otros universitari@s y académic@s.

En su web se pueden encontrar herramientas muy interesantes como:

–          Visitas virtuales de campo: Mediante imágenes por satélite crean tours por violaciones de DDHH cometidas en los OPT. Cada tour está diseñado para recrear la experiencia de una visita de campo, para dar a cada persona la experiencia de ver la realidad de la ocupación sobre el terreno.

–          Mapas interactivos: Permiten situar y describir las situaciones en un mapa relativas a el agua, el muro, la zona tampón en Gaza, la violencia de los asentamientos, la violencia contra las manifestaciones semanales…

–          También poseen su propio canal de Vimeo y de Youtube, en el que podéis encontrar el documental “La memoria del cactus”. Llamada así por la antigua costumbre de rodear los hogares palestinos con chumberas, para protegerlos de animales salvajes. Dichos cactus hoy quedan a lo largo del territorio como recuerdo de donde antes habitaban familas palestinas que durante la Naqba, Naksa o la continua expulsión huyeron de las mismas sin poder regresar.

Esperamos que lo disfrutéis

Anuncios

Como siempre la semana viene cargada de buenas y malas noticias, os dejamos las tres que más nos han impactado:

1)      Samer Issawi deja su huelga de hambre tras un acuerdo para su liberación

«Samer Issawi ha dejado su huelga de hambre después de haber firmado este martes un acuerdo con el fiscal militar de la ocupación que prevé su liberación en ocho meses, el 23 de diciembre de 2013», informó en un comunicado el Club de Prisioneros Palestinos, que cita al abogado de Issawi, Jawad Boulos.

Hospitalizado cerca de Tel Aviv en un estado crítico, Issawi, de 33 años, ha comenzado a ingerir vitaminas tras el anuncio del acuerdo –lo que tuvo lugar la noche del lunes–, según ha confirmado Boulos a la agencia AFP.

Según los términos del acuerdo, Samer Issawi, acusado de «actividades terroristas» por Israel, debe ser liberado en un plazo de ocho meses a partir del fin de la huelga de hambre y podrá regresar al domicilio familiar en Issawiya, un barrio de Jerusalén Este.

Issawi, cuya salud se ha deteriorado notablemente, se había convertido en un símbolo en Palestina con su larga protesta por su arresto, que se produjo poco después de ser liberado en octubre de 2011 en virtud de un canje de presos con Israel por el soldado Gilad Shalit.

En 2002 había sido condenado por un tribunal militar a 26 años de cárcel por cinco casos de «intento de asesinato» y por pertenencia al Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP).

Desde el pasado agosto solo ingería de forma intermitente líquidos, vitaminas, sales y otros nutrientes, aunque no tomaba alimentos sólidos, lo que motivó su ingreso en el hospital de la prisión de Ramle, cerca de Tel Aviv.

Las autoridades israelíes, preocupadas por las consecuencias –sobre todo a nivel de movilización popular– que la muerte en prisión de Issawi podría tener, habían aceptado anteriormente la liberación «inmediata» del preso con la condición de que fijara su residencia en la franja de Gaza, algo que él había rechazado.

Posteriormente, Israel propuso a la Unión Europea expulsar a Issawi a uno de sus estados miembro, inicativa que también rechazó el preso en huelga de hambre.

Este es un triunfo para las protestas no violentas por los derechos de los presos que se vienen dando en los últimos meses.

310746_526009797441143_1744985971_n

2)      Partidos de la coalición israelí se unen para reducir la tierra beduina

Los partidos se comprometen a poner un límite de tiempo de cinco años en la evacuación de las aldeas beduinas no reconocidas. Grupos de derechos humanos advierten que si se implementa el plan de gobierno, unos 30.000 palestinos beduinos será expulsado de sus hogares y reasentados en municipios inadecuados.

Los miembros de los cuatro principales partidos de la coalición han llegado a un acuerdo que reduciría aún más el terreno designado para el reasentamiento de la población beduina en el Negev, informa el diario israelí Maariv.

Gobiernos israelíes han estado trabajando en una política que resuelva el problema de las aldeas beduinas no reconocidas en el Negev durante la última década. En el último plan – comúnmente conocido como el plan de Prawer – el gobierno pretende expulsar a la fuerza entre varios miles (según el Gobierno) y hasta 30.000 beduinos palestinos de sus aldeas actuales, mientras que varios pueblos son reconocidos y elegibles para proveerlos de servicios públicos e infraestructura.

Los beduinos que están programado para ser retirados de sus hogares recibirán una compensación monetaria y ofreció nuevas viviendas en los municipios existentes.

Hoy, sin embargo, Maariv informa que destacados miembros de Knesset de los principales partidos de la coalición acordaron limitar aún más el Plan Prawer. Diputados de Yesh Atid partido de Yair Lapid, el Likud de Netanyahu y Casa Judía de los colonos decidieron suprimir las modificaciones realizadas en el plan por el ex ministro Benny Begin, que fue designado por el gobierno anterior para ajustar el esquema inicial de las necesidades de la población en la tierra.

Mientras que los líderes beduinos y grupos de derechos no estaban satisfechos con el trabajo del señor Begin, sus negociaciones con la población local fueron examinados por la derecha, que exigió al gobierno evacuar por la fuerza a la mayoría de las aldeas no reconocidas, y se opuso a cualquier negociación con los ciudadanos beduinos locales.

Los partidos de la coalición acordaron eliminar gran parte de la tierra que el señor Begin prometió a los beduinos, y también para colocar un límite de cinco años para la eliminación de la población de sus hogares actuales y reasentarlos en las zonas designadas en el antiguo Plan de Prawer. Durante este período, los beduinos puede apelar sus casos a los tribunales, pero todos los reclamos de tierras beduinas restantes serán borrados después de cinco años.

Alrededor de 65.000 ciudadanos palestinos beduinos de Israel vive en 59 aldeas no reconocidas en el Negev, en parte debido a que Israel decidió no reconocer muchas reclamaciones de los beduinos a la tierra en los primeros años del estado israelí. Otros pueblos no reconocidos fueron creados como resultado de las transferencias de población y la migración en la guerra de 1948 y los años posteriores. Privados de servicios y de infraestructura del gobierno, los pueblos se expandieron en forma desorganizada y no planificada, por lo que afirman que los beduinos “están tomando” Negev.

En la década de 1970, el gobierno alentó a la población beduina a registrar sus reclamos de tierras, pero esas afirmaciones no fueron reconocidas. El Plan Prawer representa el esfuerzo más grande para reasentar a la población palestina en una zona bajo control israelí (incluyendo los territorios ocupados) en la actualidad. No está claro qué grado de cooperación o resistencia mostrará la población beduina a la implementación del plan al proceder del gobierno israelí. El desarrollo más reciente, sin embargo, aumenta la probabilidad de una confrontación entre los beduinos y el gobierno.

3) Israel prorroga ley que permite detener y encarcelar sin cargo ni juicio

El Gobierno de Israel ha prorrogado por dos años más una ley que permite la detención y encarcelamiento indeterminado de ciudadanos y ciudadanas palestinas sin cargo o juicio alguno.

Esta ley, aprobada por el parlamento israelí, autoriza a los tribunales a extender la detención de los reclusos palestinos, sin cargo ni juicio, según ha informado este martes el canal libanés Al-Quds TV. El parlamento israelí aprobó esta ley hace dos años, pero le encargó al gabinete israelí de decidir sobre la prorroga de esta política.

Los activistas políticos y pro derechos humanos afirman que Israel pretende impedir la revelación de la tortura y la violencia que se aplica contra unos 5.000 presos palestinos, entre niños y mujeres, que sufren de hacinamiento, negligencia médica, malos tratos, humillación y restricciones severas de visitas de familiares.

En línea con sus políticas racistas, el pasado marzo, el ministerio de transporte de Israel puso en marcha una línea de autobuses que sólo da servicio a pasajeros palestinos que viajan desde Cisjordania hasta el centro de Tel Aviv, en un intento de evitar que los palestinos viajen en los servicios de transporte que utilizan los israelíes.

En abril, el alto negociador palestino Saeb Erekat calificó de “racista” la decisión israelí de continuar la prohibición para conceder la ciudadanía a los palestinos residentes en Cisjordania que estén casados con palestinos residentes en los territorios ocupados.

En el mismo contexto, el ministro de asuntos interiores de Israel ha anunciado que instalará dentro de un mes cámaras de seguridad inalámbricas en las mezquitas e iglesias localizadas en los territorios palestinos ocupados.

Por lo que vemos que la opresión y la ocupación siguen avanzando cada día, pero aún quedan batallas por ganar.

No estais sol@s

Publicado: 19 marzo, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

El Presidente Barack Obama ha asegurado que su visita a la zona de Palestina, Jordania e Israel es para observar y escuchar, ya que el Gobierno Israelí no está dispuesto a iniciar conversaciones de paz.

Aún con los focos puestos en la próxima visita del presidente de los Estados Unidos, el ejército israelí ha estado utilizando munición real contra la población palestina, e iniciado una campaña de hostigamiento con múltiples detenciones de periodistas y menores

Según el Alternative Information Center (AIC) el domingo 17 tres niños de 14, 15 y 16 años fueron arrestados en las colinas del sur de Hebrón, en el pueblo de At-Tuwane. La policía israelí y de fronteras les retuvo cuando pastoreaban el ganado en la colina de Khelly, en unos bosques de cerezos cercanos a la colonia de Ma´on. Sobre las 9:30 un colono condujo cerca de los jóvenes y les grabó. Tras este incidente llamó a la policía y les pidió que les arrestara acusados de dañar la valla de los cerezos. Un activista internacional que acompañaba a los chicos para minimizar las amenazas de los colonos asegura que éstos no dañaron la valla

Los menores fueron llevados a la comisaría de cercana a la colonia de Kiryat Arba, y llamaron a sus padres para interrogarlos y reclamarles una multa de  500 shekels por cada niño. Los padres se negaron a pagar ya que no existía razón para ello. Los jóvenes participan en las actividades de resistencia no violenta contra la ocupación en el Comité Popular de las colinas del sur de Hebrón

Desde inicios de 2013, los colonos de Ma´on se coordinan con el ejército persiguiendo a los pastores en hasta 17 ocasiones por las colinas y el valle de Khelly. Esta tierra es propiedad privada y la Oficina Israelí de administración Civil del Ejército ha dado permiso para su explotación a los palestinos. Es más, la valla se construyó en la tierra palestina como método de los colonos para evitar que los palestinos trabajen su tierra. La revista digital Palestina Hoy nos muestra este vídeo de 5 palestinos golpeados

El jueves 14 las tropas israelíes detuvieron 5 menores, pero el enlace militar de la autoridad palestina les convenció de liberar a dos de ellos. Tres siguen en custodia, entre ellos un chico de 10 años. Están acusados de tirar piedras a vehículos israelíes. Durante los enfrentamientos en Bab al-Zawiya los palestinos lanzaron dos cócteles molotov, uno de ellos provocó quemaduras menores a un soldado israelí.

72640_580498038629211_831984391_n

Ma´an news declara que el viernes 15 en la misma zona de las colinas del sur de Hebrón enfrentamientos del ejército con jóvenes terminaron con 6 chicos detenidos. En Al-tuwani el viernes unas redadas por las casas palestinas acabaron con otros 3 menores detenidos.

Hay otra campaña de acoso. En este caso, contra los periodistas palestinos que son detenidos de modo arbitrario en particular desde inicios de 2013 tal y como denuncia Addameer. Por ahora llevan documentados 13 casos de detenciones de periodistas, 6 durante los 3 primeros meses de este año. Además un periodista ha sido puesto bajo arresto domiciliario en su casa de Jerusalén y se le ha prohibido volver a entrar en Cisjordania. Los nombres y detalles de los detenidos los podéis encontrar en la página de Addameer

A esto se les une que los periodistas son la diana constante durante la cobertura de eventos en los Territorios Palestinos Ocupados‪. Por poner algún ejemplo, el fotógrafo Atta Eweesat y el reporter Mahfouz Abu Turk‪, fueron disparados directamente con bombas de gas y balas de goma el pasado 8 de marzo en Jerusalén‪. O el fotógrafo Haythem Al‪-Khateeb que fue herido en  Bil‪’in‪, o el fotógrafo Al‪-Khateeb disparado con balas en el estómago en el Checkpoint de Ofer‪.

Pero no están solos, a pesar de la connivencia del Gobierno estadounidense dentro de su población las voces discordantes con esta política van creciendo en número e intensidad. El movimiento de desinversiones por ejemplo está ganando terreno dentro del campus universitario en California. Los representantes estudiantiles de las tres universidades de California realizaron una declaración pidiendo al sistema estatal de educación pública superior la desinversión en el estado de Israel.

No es un campus especialmente active en política, sino que sus estudiantes se centran en conseguir un hogar o un trabajo tras las clases. Es por ello que la resolución “La ocupación-apartheid de los palestinos” ha sorprendido a muchos. Entre ellos, a los propios judíos del campus.

Amal Ali, el president de Estudiantes por la justicia en Palestina en la Universidad de Riverside dice que esto solo permite igualar el terreno de juego en relación a las organizaciones pro-israelíes con grandes aportaciones a sus fondos. “Somos conscientes de que el lobby judío es muy poderoso y la campaña de BDS es algo que permite luchar contra ellos” dice Ali, hija de refugiados palestinos provenientes de Cisjordania. “Sabemos que las figuras a nivel nacional vendrán… y que los estudiantes se convertirán en miembros del Congreso o el AIPAC, queremos centrarnos en el impacto sobre el estudiante”. Esta declaración, algo más conservador, se repitió una semana más tarde en la Universidad de San Diego tras un debate público de 21 horas y una votación entre los estudiantes.

En total 3 universidades californianas y 10 estadounidenses se han unido votando a favor de la campaña de desinversión, pilar del movimiento BDS. Las resoluciones son meramente simbólicas, ya que no traen más que una recomendación a la junta de universidades.

Tal y como afirma Ali, de la Universidad de Riverdale, “La Universidad de California ha sido siempre la vanguardia de los movimientos de protesta social, así que cuando el campus realiza una declaración, el resto del país escucha.

map_settlements-thumbEsta semana queremos destacar un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas llamado “La situación de los Derechos Humanos en Palestina y otros territorios árabes ocupados”. 

El Comité se creó el 6 de Julio de 2012 para investigar las implicaciones de las colonias israelíes sobre los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de los paelstinos en los territorios ocupados, incluyendo Jerusalén Este. La misión pidió informes a Gobiernos, organizaciones supranacionales, ONGs, Académicos, medios de comunicación, testigos, víctimas. El gobierno Israelí no respondió a las solicitudes para visitar Israel y los territorios ocupados y colaborar con dicha misión, así que ésta se llevó a cabo a través de encuentros realizados en Jordania.

Además, hay que destacar que el pasado 30 de enero de 2013, Israel boicoteó la reunión del  Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en la que se iba a evaluar el informe de la organización internacional sobre la situación en este país, según recogieron varios medios. Se trata de una reacción sin precedentes a la hora de evaluar la situación de derechos humanos de un país.  Israel ya suspendió sus relaciones con el UNHCR en mayo de 2012 con el argumento de que había un «sesgo inherente» contra el país después de que el organismo anunciara el envío de una misión de investigación sobre los asentamientos israelíes, de la que te informamos.

Por su parte, quince organizaciones pro derechos humanos israelíes y palestinas han advertido sobre las consecuencias «a largo plazo» de la negativa de Israel a cooperar totalmente con la ONU. “E

sta falta de transparencia no solo implica que Israel quiere evitar críticas a sus violaciones del Derecho Internacional, sino que el sistema de Revisión Universal Periódica se verá dañado por la pérdida de dos de sus principios fundamentales: la igualdad y la universalidad». A estas críticas, se ha sumado Amnistía Internacional.

El informe no es muy largo, pero os traducimos resumidas las conclusiones y recomendaciones y os dejamos el link por si alguien quiere ampliar la información.

CONCLUSIONES:

  • 100.  El Estado de Israel tiene un control total de las colonias en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) desde 1967 y continúa promoviéndolos y manteniéndolos mediante infraestructuras y medidas de seguridad.  A pesar de las pertinentes resoluciones de las Naciones Unidas declarando la existencia de colonias ilegal y llamando a su cese, la planificación y crecimiento de las colonias continúa y se crean nuevas estructuras.
  • 101.  El establecimiento de colonias en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, es una red de construcciones e infraestructuras que sigilosamente llevan a la anexión y prevención del establecimiento de un estado palestino contiguo y viable debilitando el derecho del pueblo palestino a su auto-determinación.
  • 102.  Las colonias han sido establecidas y desarrolladas a expensas de la violación de derechos humanos internacionales y la Ley Humanitaria Internacional.
  • 103.  Las colonias se establecen para el beneficio exclusivos de los israelíes judíos; las colonias se mantienen y desarrollan a través de un sistema de total entre los colonos y el resto de la población que vive en los TPO. El sistema de segregación se apoya y facilita mediante un control reforzado militar y legislativo en detrimento de los derechos de la población palestina.
  • 104.  La Misión considera que en relación a las colonias Israel  está cometiendo serias infracciones de sus obligaciones bajo el derecho de autodeterminación y “ ciertas obligaciones bajo la Ley Humanitaria Internacional”, incluyendo la obligación de no transferir población a los TPO. El Estatuto de Roma establece la jurisdicción de La Corte Penal Internacional  sobre la deportación o transferencia, directa o indirecta por el poder ocupante de parte de su propia población en los territorios ocupados o la deportación de toda o parte de la población del territorio ocupado dentro o fuera de su territorio. La ratificación del Estatuto por Palestina puede llevar a la contabilidad de violaciones graves de la legislación sobre derechos humanos y serias violaciones de la legislación Humanitaria internacional y Justicia para las víctimas.
  • 105.  La existencia de colonias causa grandes estragos en los derechos de los palestinos. Su derecho a la autodeterminación, no-discriminación, libertad de movimientos, igualdad, debido procesamiento, juicio justo, no ser detenido arbitrariamente, libertad y seguridad personal, libertad de expresión, libre acceso a los lugares de culto, educación, agua, vivienda, un nivel de vida adecuado, propiedad, acceso a los recursos naturales y remedio eficaz son violados constante y diariamente.
  • 106. El volumen de información recibida sobre desahucios, desposesiones y demoliciones indica la magnitude de tales prácticas. Estas están particularmente extendidas en ciertas áreas de Jerusalén Este.
  • 107. La Misión ha notado que las identidades de los colonos responsables de violencia e intimidación son conocidas por las Autoridades Israelíes, y aun así estos actos continúan con impunidad.  La misión ha llevado a la conclusión de que hay una discriminación institucionalizada contra la población palestina cuando se trata de violencia dirigida. La Misión cree que la motivación detrás de esta violencia e intimidación contra los palestinos/as así como contra sus propiedades es llevar a las poblaciones locales lejos de sus tierras y permitir la expansión de las colonias.
  • 108.  La Misión está seriamente preocupada por el alto número de niñ@s detenidos, aprehendidos, incluso por faltas menores. Ell@s son invariablemente maltratados, y negados a un debido proceso y juicio justo. En violación de la legislación internacional son transferidos a centros de detención de Israel.
  • 109.  L@s niñ@s sufren acoso, violencia y encuentran obstáculos significativos en su atención a instituciones educativas, lo que limita su acceso a la educación. Israel, la fuerza ocupante está fallando en su deber de proteger el derecho al acceso a la educación de l@s niñ@s palestin@s y fallando en facilitar el apropiado funcionamiento de las instituciones educativas
  • 110.  La información recogida por la Misión muestra que algunas entidades privadas han sido beneficiadas mediante habilitación y facilitación de la construcción y crecimiento de las colonias, bien directa o indirectamente.
  • 111.  Las mujeres solas en sus casas, los beduinos y otros grupos vulnerables son fácil dianas de la violencia de los colonos, creando una sensación de inseguridad a lo largo de la sociedad palestina.

RECOMENDACIONES:

  • 112. Israel debe, de acuerdo con el artículo 49 de la Cuarta Convención de Ginebra, cesar toda actividad en las colonias sin condiciones previas. Además debe inmediatamente iniciar un proceso de desmantelamiento de todas las colonias de los TPO. La Misión también urge a Israel a asegurar un adecuado, efectivo y pronto remedio para todas las víctimas del daño sufrido como consecuencia de las violaciones de derechos humanos que son resultado de las colonias de acuerdo con la obligación internacional de Israel de proveer de un remedio efectivo. Donde sea necesario, se deben tomar los pasos para proveer de dicho remedio en concurrencia con los representantes del pueblo palestino y con la asistencia de la comunidad internacional.
  • 113.  Israel debe poner fin a las violaciones de derechos humanos ligadas a la presencia de colonias.
  • 114.  La Misión hace un llamamiento al Gobierno de Israel a asegurar la contabilidad de todas las violaciones, incluyendo todos los actos de violencia colona, de forma no discriminatoria y poner fin a la política de impunidad.
  • 115. la Misión urge a Israel a poner fin a los arrestos arbitrarios y la detención de l@s palestin@s, especialmente niñ@s, y señala la prohibición de transferir prisioneros de los TPO a el territorio de Israel, de acuerdo con el Artículo 76 de la Cuarta Convención de Ginebra.
  • 116.  La misión llama a todos sus estados miembros a cumplir con sus obligaciones bajo la legislación internacional y asumir sus responsabilidades en su relación con un Estado que viola perentoriamente las normas de la legislación internacional, específicamente no reconocer una situación ilegal resultado de las violaciones de Israel.
  • 117.  Las compañías privadas deben asesorarse sobre el impacto de sus actividades sobre los derechos humanos y tomar todos los pasos necesarios (incluyendo terminar con sus intereses de negocio en las colonias) para asegurar que no están impactando negativamente sobre los derechos del Pueblo Palestino de acuerdo con la legislación internacional así como las Guías de Principios en Negocios y Derecho Humanos. La Misión llama a todos los estados miembros a tomar las medidas apropiadas para asegurar que las empresas domiciliadas en su territorio y/o bajo su jurisdicción (incluyendo aquellas que poseen o controlan ellos mismos) que llevan a cabo  sus actividades en/o relacionadas con las colonias de modo respetuoso con los derechos humanos. La Misión recomienda que el Grupo de Trabajo del Consejo de Derechos Humanos sobre Negocios y Derechos Humanos sea consciente de este tema

Os dejamos un mapa de la ONG Btselem sobre las colonias que existían a Junio de 2012 y el muro de separación.

Pocas o ninguna vez aparecen en los grandes medios de comunicación. Si acaso, en pequeños breves de algún periódico, como nota de agencia en las ediciones digitales y muy raramente en los informativos de televión. Para las televisiones, lo que sucede entre Palestina e Israel es un conflicto ya sabido, que aburre a la audiencia… salvo que haya mucha violencia cuando la mirada de uno se suma a la de otro para informar e informar. Pocas veces cuentan las raíces de lo que pasa y es díficil ver más haya de sangre e historias de desesperación. Por desgracia, como el propio conflicto en sí, el seguimiento está desequilibrado. Hacen falta muchos muertos palestinos para merecer el tratamiento de un muerto israelí. Cuantas semanas no leemos en facebook o twitter la existencia de bombardeos y muertos en la franja de Gaza. Esta semana pasada, sin ir más lejos, murieron cerca de una decena de personas por bombardeos de aviones y drones. Cosas que suceden cada día, cada semana en las tierras situadas entre el Mediterráneo y el río Jordán.

No siempre hay que lamentar pérdidas de vidas humanas, aunque siempre la suma de tensiones, humillaciones, dificultades…  Durante octubre, se recogen las cosechas de olivos, uno de los cultivos más importantes de la maltrecha agricultura palestina. Cada año, esos mismos informantes (activistas palestinos, israelíes, internacionales…) nos cuentan como los colonos impiden su recogida, como les queman o arrancan olivos, como los agricultores no pueden ir a sus tierras porque quedaron al otro del muro de separación. Por no hablar de las vejaciones que sufren aquellas familias que viven al lado de colonias como Kiryat Arba o Tel Rumeida en Hebrón com la quema de coches, lanzamientos de piedras, incluso a escolares que van al colegio.

Cada viernes, las manifestaciones no violentas de los comités populares dejan un reguero de personas con problemas por la inhalación de gases, heridos de bala o detenidos. Por no hablar de las detenciones que suceden, también muy frecuentemente, e incluso muchas veces en su vertiente más grave de las “detenciones administrativas”, sin cargos ni juicio y que se pueden extender varios años.

También están las demoliciones de casas, corrales y otras estructuras. Esta semana en Beit Hanina, sumadas a las amenazas a ocho pueblos beduinos situados al sur de Hebrón. Una zona que, ahora, el ejército quiere “limpiar” para realizar ejercicios militares.

E innumerables cosas que suceden cada día, cada semana… en los controles militares, en los checkpoints. Esperas de horas bajo la lluvia, levantarse a las cuatro desde Belén para poder llegar a trabajar a las ocho en Jerusalén, recoger agua en botellas debajo de cada mesa en Beit Sahour para cuando lleguen los cortes. Siempre los hay, apenas dos días por semana o mes habrá agua y cuando llega, hay que acumularla. O las visitas de los habitantes de pueblos como Kfr Bireim, expulsados por el ejército israelí a finales de los década de los cuarenta hacia Yish y otras poblaciones, a sus casas, en ruinas, pero claramente visibles, con casas, patios, higueras… ahora situadas como “restos” de un parque natural.  O situaciones tan cotidianas como las que contaba hace poco el cantautor palestino-catalán Navil en su facebook.

“Muy cabreado. A mi prima Noura, que vive en la Palestina del 48, ciudad de Acre, ayer casí le pegan en una oficina de correos POR HABLAR EN ÁRABE. La mujer (israelí) que estaba atrás en la cola la empujó, y el de adelante casi le pega una bofetada. Intervino un policía (evidentemente israelí también) para ponerse en medio y… ¿protegerla? No, para convencerla de que no pusiera denuncia. Cuando Netanyahu dice pomposo “Israel will always protect its minorities” en Naciones Unidas, lo que quiere decir realmente es que protegerán que siga habiendo ciudadanos de primera y de segunda clase, y entre medio, policías que se aseguren que la diferencia es permanente. Y eso tiene un nombre: APARTHEID.”.

Cosas que suceden cada día, cada semana. Una ocupación que no es una mera presencia de soldados en una supuesta frontera sino una suma de acciones dedicadas a hostigar, entorpecer, dificultar, humillar a poblaciones y personas con muy diferentes derechos. Nos dejamos muchos otras vivencias por el camino, pero todas ellas han sucedido en las dos últimas semanas. Y suceden cada día, cada semana en Palestina.

Itamar Shapira es un judío de 32 años. Su hermano Jonathan se negó a participar en el bombardeo en la Guerra del Líbano y lo echaron del ejército. Creció como niño en un mundo sionista y tras su experiencia en el ejército se hizo insumiso en la Guerra del Líbano, por lo cual le encarcelaron una semana. Ahora es activista pro-palestino.

Fue al ejército con 18 años en 1999. Él quería pertenecer a la infantería por sentido de la hombría. “Si alguien tiene que hacerlo, seré yo”. Pensaba que Israel buscaba la paz y los árabes intentaban echarlos al mar. Más tarde fue a manifestaciones de la izquierda sionista contra la ocupación del 67 y piensa que los colonos están tomando el Estado. Llegó a formar parte de una pequeña unidad de infantería denominada “La Brigada de Nahal”, encargada de demoliciones de casas palestinas. Estuvo en el Líbano desde 1999 a inicios del 2000 cuando Ehud Barack decidió salir por presiones internas ante el número de muertos en el lado israelí.

En su estancia en el Líbano estuvo en la fortaleza Beaufor al sur del país. Cada noche, para aterrorizar a la población, disparaban ametralladoras. Sabían que podían usar toda la munición que quisieran, no tenían límites económicos. No sabe si mató a alguien pero disparaban a los pueblos sin pensar mucho. Estaban lejos de la población y no vieron a la gente. Esto sucedía al final del proceso de paz. Él, de verdad, nos dice quería la paz y reconocer a la ANP.

Cuatro o cinco meses después de aquello comenzó la segunda Intifada. Entonces él no entendía por qué los palestinos, a punto de conseguir la paz, la iniciaron. Al inicio de la misma el ejército cerró y asedió muchas ciudades por medio de los checkpoints. Él estuvo en Jericó.

Cada día la tensión y la frustración con los palestinos crecían porque trataban de evitar los checkpoints, así que su unidad los encerraba durante horas en sus coches, aunque al cabo del tiempo se escapaban. Así que él los encerraba cada vez más horas asumiendo que se escaparían. Nunca llegó a dispararles, pero sí les lanzaron gas.

El 11 de Septiembre de 2001 entraron en un pequeño pueblo en una operación para detener a gente que, según sus superiores, mandaba niños suicidas. Detuvieron a una serie de personas, explotaron las casas relacionadas supuestamente con los terroristas aunque no tenían más información. Finalmente bombardearon la carretera como castigo a todo el pueblo. Todas las ordenes las siguió sin dudar.

Entraron en la zona A, podían hacerlo porque Estados Unidos no los iba a parar en ese momento. Esa operación llevaba meses, a veces se paraba para no contrariar a Estados Unidos. En cierto momento de la noche se encontraron con la policía palestina, y como iban armados, mataron a tres o cuatro de ellos.

En teoría se avisaba treinta minutos antes de cada operación por lo que si la gente estaba fuera de sus casas o armados morirían. Buscaban amedrentar a los terroristas, ir también a por sus familias: hijos, primos, abuelas, tíos… Te acostumbras a ver a todos los palestinos como sólo terroristas.”

Realizó operaciones similares ocho veces más, sacó gente de sus casas, los detuvo y demolieron sus edificios. También ocuparon casas que no eran objetivos del ejército. Querían descansar hasta la siguiente operación. A veces simplemente, porque había televisión y querían ver un partido de fútbol. Todo, nos dice, empieza a degenerar y al final, nos daba igual ensuciar la casa. Encerraban a los dueños en una habitación con dos soldados vigilándoles o los expulsaban de su casa.

Detenían a los varones de entre 14 a 56 años, que solían ser un 10-20% de los habitantes de los pueblos y los metían en camiones atados y con sacos en la cabeza. Los llevaban a escuelas ocupadas donde los interrogaban. Al final, Itamar nos dice que se daba cuenta que no buscaban “terroristas” sino captar colaboradores, lo que además creaba muchos más sospechosos de colaboración entre ellos. Estuvo en esas operaciones cada dos o tres semanas, al menos nueve veces. Se sentía un héroe.

Hasta que un día haciendo auto-stop le recogió un conductor israelí, que empezó a glorificar a su ejército. Itamar estalló. Empezó a gritarle “Estamos aterrorizando a la población”. “Estamos creando terroristas”. Se dio cuenta que era como el holocausto que tanto le habían inculcado. Se dio cuenta de que él era como un alemán nazi.

Nos cuenta otras acciones que su unidad hacía. Usaban escudos humanos para entrar en las casas. Les llaman desde afuera y si no salían, sacaban a un vecino y lo hacían entrar para pedir a los de la casa que salieran. Un día cogió de escudo humano a un señor de unos 70 años. Como era mayor, le dio un calientamanos. Se sintió bien consigo mismo.

Otra vez pusieron bombas en una casa y quiso parar la explosión para salvar a un perro que había dentro porque le daba mucha mucha pena. No pudo pero al salir corriendo vio a un viejo y le gritó que se alejara. Al volver a la casa tras la explosión vio que los escombros habían caído donde justo antes estaba el viejo. Mientras él seguía pensando en el perro y no en el anciano.

Itamar no piensa que en aquella época fuera él mismo, sino un monstruo creado por el ejército. Entonces no pensaba ni veía claro lo que hacía él mismo. Su hermano Jonathan fue uno de los primeros que rechazó seguir sirviendo como piloto en el ejército, lo que provocó una gran discusión en su casa. Después de un año hablando con sus hermanos y con su madre empezaron a ponerse de acuerdo. Fue un despertar de sus convicciones.

Hasta hace quince años los movimientos sionistas se veían a si mismos como ocupantes pero mejores moralmente, se veían a si mismos como buenos ocupantes, mejores que si entregaban territorios o habitantes a los libaneses, sirios o jordanos. Ahora el país se ha radicalizado, ha girado a al derecha y la izquierda sionista casi ha desaparecido.

Itamar forma parte de “Breaking the Silence”. Esta organización de soldados israelíes tiene cerca de 20 oficinas y ha recopilado 860 testimonios de soldados como él. Aunque las cámaras de televisión y las de organizaciones como la ONG de derechos humanos B’tselem hayan mostrado muchas imágenes desde hace 10 años, la población israelí no creía esos testimonios. Hoy, las versiones de los soldados de “Breaking the Silence” les han obligado a creer que existen las violaciones de derechos humanos que ellos cuentan. Aunque sigan justificando todas las acciones del ejército.

Hay algunos activistas de Breaking the Silence que se quedan en le Ejército para buscar y juzgar a los soldados que hacen barbaridades o para ayudar a las familias palestinas pero aguantan poco, nos cuenta. Sobre todo, quieren dar testimonio y no parecer muy radicales, ser israelíes medios para que en su sociedad no les escuchen.

Tras sus tres años de servicio militar obligatorio en la Operación Escudo de Defensa le llamaron como reservista y se negó a ir. Después, estuvo un tiempo trabajando en el Museo del Holocausto pero le echaron por hablar de lo que había durante su estancia en el ejército. Nos cuenta que su primera etapa activista fue hablar con todo el mundo que veía, con su entorno. En 2005 se unió también a “Combatientes por la paz”, para acercarse a los movimientos palestinos no violentos. Para dialogar con ellos.

En 2006 esta organización mixta palestino-israelí quería dejar las armas en ambos países. Realizar protestas contra el ejército en los dos Estados. Hubo tensiones por esta propuesta y poco después, Shapira dejó el grupo porque los palestinos con los que colaboraba eran demasiado cercanos a Fatah y a la ANP, lo que impedía que pudieran hacer otras acciones. Cree que la ANP existe porque está creada, financiada y recibe órdenes de los israelíes. En 2007 con la lucha entre Hamás y Fatah se dio cuenta de que no estaba en el lado correcto porque la ANP dejaba de pagar a todo el que tuviera algo en contra de su guerra con Hamas. Desde entonces colabora con Breaking the Silence en manifestaciones y charlas de manera puntual, aunque no está organizado en nada más. No sabe cómo seguir. Está muy decepcionado con los estados y con los métodos violentos. Cree que hay muchas injusticias en sus cercanías, pero que los problemas no sólo existen allí. Están por todo el mundo, ahora lo ha descubierto.