Posts etiquetados ‘Demoliciones’

Mientras en Gaza se apuran las negociaciones en torno a otro alto fuego, tras la masacre más sangrienta en los últimos años, la vida continúa en Cisjordania. Cómo continuará, es otro asunto.

Para los activistas de Acción en Red Madrid y Pau Sempre, esta calurosa mañana en la provincia de Belén, parece otra más, de cualquier mes de agosto, en sus campos de trabajo solidario. Sólo que esta vez, en la iglesia de la Natividad no hay largas colas de turistas y las conversaciones respiran otro aire. Gaza está en el ambiente. Un grito sordo se repite en las conversaciones de los cafés y los puestos de bocadillos de falafel, en la ciudad que vio nacer a Jesucristo: imposible ignorar, aunque algunos quieran, este conflicto que golpea desde hace ya demasiados años.

DSC_0052

En Belén aún huele a las aguas químicas fecales, que el ejército israelí lanzó desde el otro lado del muro, para disolver las últimas manifestaciones en protesta por la situación en Gaza. Un muro, que con el paso del tiempo, se ha convertido en una muestra artística que denuncia la represión y algunos comerciantes aprovechan como reclamo turístico.

Visitamos Deheiseh, uno de los tres campos de refugiados de Belén, donde aún se respiran las consecuencias de los últimos días. Hace dos semanas, mil soldados de las fuerzas israelíes entraron para arrestar a varios vecinos de Deheiseh, nos cuenta Aysar Alsafi, integrante de la organización comunitaria Ibda de Deheiseh. Y antes de ayer volvieron a entrar para arrestar a otro adolescente.

Grafiti en el muro de Belen

Estos hechos recuerdan a lo sucedido hace dos meses en Hebrón, cuando el secuestro y asesinato de tres adolescentes colonos desató el inicio de un castigo colectivo, primero en Cisjordania con cerca de 600 detenidos y 15 asesinados, y luego en Gaza, con unos dos mil muertos por el momento. Entonces, en Deheiseh, Belén, “los soldados entraron al centro comunitario y se llevaron ordenadores, rompieron cristales y amedrentaron a la poblacion”, denuncia Said.

El centro comunitario Ibda de Belén, bulle de una actividad que busca contagiar la alegria y conquistar un espacio del que carecen las trece mil personas que viven en apenas un kilómetro cuadrado de este campo de refugiados. Estos voluntarios palestinos quieren cambiar mentalidades dentro del campo y sembrar semillas de una nueva conciencia politica. Algo que resume Aysar Alsafi con la misma satisfacción que comparte con su hermana Kiam Alsafi. Ella describe con una gran sonrisa que, “cantar, bailar o actuar, es otra manera de luchar contra la ocupación.” Y cómo, gracias a la cooperación internacional, pudo estudiar teatro en California para volver y devolver ese beneficio a su comunidad. Como mujer también busca empoderar a otras mujeres, en un ambiente que describe como “muy conservador, algo que no sólo sucede en esta parte del mundo”.

DSC_0142

Enterrados bajo el manto de la ocupación israelí de los últimos cuarenta y siete años se encuentra la política de hechos consumados de la administración israelí. En contra del juego de declaraciones entre Estados Unidos e Israel sobre el fin de la colonización, la segregación se sucede a diario en los 14 asentamientos y puestos avanzados de las futuras colonias que planea Israel en Belén.

Baha, del centro de estudios y difusión Badil, describe cómo el avance de los asentamientos de Israel, el muro y la política de segregación están estrangulando la vida de la ciudad de Belén. Cargado con un conjunto de mapas, conduce al grupo de activistas a diferentes lugares donde se evidencia todo lo que explica.

Las colonias israelíes de Har Homa, Gilo y Efrata, que hay en Belén, se asientan en las laderas cercanas, y se entremezclan con el muro y las vallas que separan a los palestinos de sus tierras.

“Los israelies dicen que rodear completamente la tumba de Raquel para anexionarla dentro del muro es sólo por motivos religiosos, no porque quieran destruir la economia de Belen y quedarse con sus tierras” asegura irónicamente Baha, para explicar cómo tres cuartas partes de este lugar sagrado quedan fuera del muro.

Desde un punto elevado de la ciudad de Beit Jala, muestra como será el siguiente paso para aumentar la colonia de Gilo. De momento está comunicada por una carretera de uso exclusivo para colonos, algo habitual en Cisjordania. En estas vías sólo pueden circular vehículos con una determinada matrícula, amarilla frente a las verdes o blancas de la mayoría de los palestinos, y además hay controles a lo largo de la carretera

También explica a los activistas cómo en el cercano pueblo de Al Khader se proyecta una terminal checkpoint, que acabará por encerrar otras tres poblaciones dentro del muro abiertas sólo por una puerta de control israelí. Entre ellas está la ciudad de Battir, pueblo declarado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco.

DSC_0122

“Los colonos siempre actuan con el mismo patrón”, cuenta Baha. Los puestos avanzados de los colonos están dentro del plan urbanístico del asentamiento para ganar mas terreno, y amenazan con demoliciones de las viviendas palestinas cercanas. El gobierno israelí provee a los colonos de servicios, seguridad y subvenciona tanto sus actividades que hacen muy ventajoso vivir alli.

La ocupación israelí en palestina muestra lo confuso que puede ser algunas veces el lenguaje. Decir “valla” podría parecer una simple reja, y no una extensión de entre 15 y 50 metros para anexionar tierras. “Ocupación” podría significar una mera presencia de soldados en una hipotética frontera, y no un complejo sistema de políticas orientadas a la segregación, el aparheid y un exilio silencioso… pero forzado.

David Perejil/Chris Muckraker

Anuncios

10447179_872894369391615_848428791_nEl 12 de junio, tres adolescentes israelíes fueron secuestrados al norte de la ciudad de Hebrón. Sus nombres eran Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar, de 16, y Naftali Fraenkel, de 16. Volvían a sus hogares haciendo autostop desde la yeshiva en la que estudiaban, un asentamiento cerca de Hebrón. Los colonos israelíes de esta ciudad son los más fanáticos de Cisjordania, de hecho fueron los primeros en establecer un asentamiento en 1967 y la ciudad esta dividida a raíz de una matanza en 1994. Cada semana, se contabilizan hechos de acoso a palestinos (quema de coches, olivos, hostigamiento a escolares…), sobre todo en la ciudad vieja de Hebrón. Ningún grupo se ha responsabilizado del secuestro.

Nada más conocerse la noticia, Israel atribuyó la autoría del atentado a Hamas e inició una campaña de hostigamiento hacia la población palestina. Según Peter Lerner, portavoz del ejército israelí : We have two efforts ongoing in parallel. First is to bring back the boys, and the second is to take a toll on Hamas for its actions.(Estamos llevando a cabo dos campañas a la vez. La primera es traer de vuelta a los chicos, y la segunda es hacer pagar a Hamas por sus acciones).

La campaña se ha concretado en un cerco sobre los 300.000 habitantes de Hebrón, el registro de más de 800 casas (en algunos de los registros se destrozó el mobiliario), el cierre de 125 carreteras de Cisjordania y la instalación de 26 puntos de control móviles aparte de los habituales.

Según el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, más de 600 palestinos han sido arrestados desde que se lanzó la campaña. Muchos de ellos están en detención administrativa, es decir, han sido detenidos sin que se les comunique cuáles son los cargos contra ellos y sin la posibilidad de comunicarse con su abogado.

Más de una decena de palestinos, hasta 14 según diversas fuentes, han muerto durante las incursiones del ejército israelí estos días en Cisjordania, Jerusalén y Gaza. Estos son los nombres de algunos de ellos, Mustafa Aslan (25-06-14), Ahmed Said Soud Khaled (del campo de refugiados de al-Ein en Nablús, 27 años, 22-06-14).

El 30 de junio fueron descubiertos los cadáveres de los tres adolescentes israelíes. Durante esas tres semanas hubo una gran movilización en Israel para pedir la liberación de los adolescentes con el eslogaN #bringbackourboys. En los días sucesivos, varias informaciones han puesto en cuestión desde cuando conocía el gobierno israelí las muertes. El gabinete de seguridad de Israel se reunió y prometió venganza contra Hamás. A partir de ahí se han sucedido bombardeos aéreos en la franja de Gaza y derribaron los apartamentos de las familias de los dos hombres sospechosos del secuestro. Por su parte, grupos radicales de Gaza han lanzado cohetes de fabricación artesanal sobre la ciudad de Sderot. En Jerusalén, grupos de jóvenes ultranacionalistas recorrieron las calles al grito de “Muerte a los árabes”. Durante los días siguientes, han perseguido y atacado a palestinos mientras la policía israelí no intervenía. Una página de Facebook en hebreo, Somos Israel y exigimos venganza, consiguió 35.000 seguidores hasta que fue cerrada.

El miércoles 2 de julio fue secuestrado el adolescente palestino Mohammed Abu Khdair (17 años) cuando iba a rezar de madrugada a la mezquita. Horas después se encontró su cadáver en un bosque en los alrededores de Jerusalén. 10510182_872894336058285_1197476674_nDesde el primer momento, la familia sospechaba que los responsables del secuestro eran colonos ultranacionalistas. El domingo 6 de julio, la policia israelí ha detenido a seis personas, una de las cuales ha confesado el crimen. Mohammed Abu Khdair murió al ser quemado vivo, según los restos de hollín que se encontraron en su garganta en la autopsia. En Jerusalén Este (ocupada desde junio de 1967), se han sucedido disturbios entre el ejército israelí y grupos de jóvenes que les tiran piedras. También el domingo 6, la policía israelí liberó, bajo custodia, a Tariq Abu Jadair, de 15 años, primo palestino-estadounidense de Mohammed, al que se ve en un vídeo como la policia le propina una paliza tras estar esposado.

Hasta aquí un resumen de los hechos.

Condenamos los asesinatos de israelíes y palestinos. Para nosotros, todas las vidas tienen igual valor, algo que no comparte el gobierno israelí. Como han expresado muchos activistas palestinos, los palestinos son ciudadanos de segunda clase, y sus muertos valen mucho menos que los muertos judíos. En palabras de Issa Amro, activista de Youth against settlements (Jóvenes contra las colonias): “¿Por qué las fuerzas de ocupación israelíes no impiden a todos los colonos viajar al extranjero? ¿Por que no les impiden salir de Jerusalén? El ejército israelí debería estar entrando en las casas de los colonos, todos los colonos deberían estar en la cárcel…  Eso es lo que nos hicieron después de que tres colonos desaparecieran, ¿van a hacer lo mismo ahora que un chico palestino ha sido secuestrado por los colonos terroristas?”

No pretendemos ser equidistantes, el gobierno de Israel es el principal responsable de esta situación, y por tanto, es el que tiene mayor capacidad para cambiarla.

Por último queremos expresar nuestra solidaridad tanto con la población palestina como con los activistas israelíes que se están oponiendo a la política de su gobierno.

Por esa razón, te animamos a sumarte a las diversas actividades que se realizarán esta semana en Madrid

–  Martes 8 de Julio, a las 10:00 horas, sala Clara Campoamor,Congreso de los Diputados, Carrera de San Jerónimo, 36.  Jornada por el 10 º aniversario del dictámen de la Corte Internacional de Justicia declarando ilegal el muro construido por Israel   en los Territorios Ocupados, con la participación de diputados y eurodiputados.  Entrada Libre.

–  Miércoles 9 de julio, a las 19:00 horas , Concentración “El Muro debe caer”, en la Plaza de Callao.

El 9 de julio se cumplen 10 años de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que declara ilegal el muro de anexión y apartheid construido por Israel en territorio palestino. El Tribunal ordenó a Israel desmantelar el muro así como las colonias construidas ilegalmente, restituir las tierras anexionadas y reparar a los palestinos y palestinas por los daños causados.

En el actual contexto de castigo colectivo contra el pueblo palestino, que se originó a raíz del anuncio por la Autoridad Palestina de su intención de constituir un gobierno de unidad nacional con Hamas y que tiene como objetivo evidente socavar la reconciliación intrapalestina y la reunificación política de Gaza y Cisjordania, se hace más necesario que nunca exigir el cumplimiento de la sentencia del TIJ, el desmantelamiento del muro y las colonias, así como la suspensión del acuerdo de asociación entre la UE e Israel y la cancelación de todo tipo de cooperación militar, económica y policial.

-Jueves 10 de julio, a las 19 horas en Enclave de Libros, charla “Gaza entre alambradas”

 

Las Brigadas por la Paz es un proyecto en el que colaboran varias asociaciones, ONG e Instituciones españolas con organizaciones sobre el terreno. Este año volvemos a lanzar una campaña de crowdfunding en la web www.lanzanos para seguir con este proyecto autogestionado por la paz y la justicia en Palestina, que trabaja el aspecto concreto de las demoliciones de hogares por parte de las administraciones israelíes.

En años anteriores y hasta hoy en este proyecto han estado implicadas entre otras:

-Acción en Red

-AECID (Agencia Española para la Cooperación y Desarrollo)

-Fundación Socialismo Sin Fronteras

-Pau Sempre

-Ayuntamiento de Gavá

-Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs

-Colegio Mayor Chaminade

– Jordan Valley Solidarity

– ICADH

El ICAHD es el Comité Israelí contra las demoliciones de casas (por sus siglas en inglés).

Organización no-violenta israelí de acción directa, creada en 1997 para trabajar contra la ocupación israelí sobre los palestinos. El ICAHD se dedica a trabajar en contra de la política israelí de demolición de casas en los territorios ocupados palestinos. Además, ofrece servicios de consejería y representación legal para los palestinos ante el sistema judicial israelí, documenta y difunde mapas y estadísticas para explicar la situación tanto dentro de la sociedad israelí como en el plano internacional (es observadora en la ONU).

El Jordan Valley Solidarity es una organización palestina formada voluntari@s del Valle y sus apoyos internacionales. Creada en 2003, debido a las constantes demoliciones de infraestructuras y requisamiento de materiales de reconstrucción en los checkpoint, han aprendido a construir con adobe copiando la técnica de sus antepasados. Además documentan e informan de las violaciones de Derechos humanos a lo largo del Valle.

Demoliciones de casas palestinas

Se calcula que desde 1967 se han demolido unas 26.000 casas. En 2012 el ICADH ha registrado más de 600 demoliciones entre hogares y otras estructuras como depósitos de agua o refugios para ganado.

Para construir hogares en Jerusalén Este y el área C (70% de la Cisjordania ocupada por Israel, como el Valle del Jordán), l@s palestin@s deben solicitar un permiso a las autoridades israelíes. La mayoría de las órdenes de demolición se deben a que se ha construido sin este permiso. Bajo la política de zonificación israelí, l@s palestin@s sólo puede construir en el 13% de Jerusalén este y el 1% del área C. En ambos casos estas zonas ya están densamente construidas. Más del 94% de las solicitudes palestinas de permisos han sido denegadas en los últimos años. Esto significa que cuando una familia crece o una comunidad quiere construir una infraestructura para sus necesidades básicas, la elección se encuentra entre construir sin licencia o no construir. Muchos terminan construyendo para solucionar sus necesidades básicas inmediatas con la esperanza de evadir la demolición. Desafortunadamente, el número de personas afectadas por las demoliciones no deja de crecer.

Puedes donarnos dinero en en la web www.lanzanos.com desde 5 euros y también te agradecemos difusión entre tus contactos (facebook, twitter, email, whats app…).

Imagen

 

Legalidad internacional

Adicionalmente, la legislación internacional ha condenado estas políticas y prácticas israelíes en Cisjordania, que se pueden comprender dentro de la definición de “actos inhumanos” en el artículo 71d del estatuto de Roma de la Corte penal internacional, así como constituir una violación de la convención para la supresión y castigo de crimen de apartheid de las Naciones Unidas de 1973.

Las prácticas israelíes en los territorios ocupados palestinos violan el derecho a una vivienda adecuada resaltado en gran parte de los cuerpos legislativos de derechos humanos internacionales. Específicamente, está contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 25.1 de 1948, la Convención internacional de derechos económicos, sociales y culturales de 1966 art 11, la Convención internacional de derechos civiles y políticos de 1966 art 17, la convención internacional para la eliminación de todas las formas de discriminación racial de 1969 art 5eiii, la convención internacional de los derechos del niño de 1990 arts 16 y 27 y los comentarios generales 4 (1991) y 7 (1997) del comité de los derechos económicos, sociales y culturales. El derecho a una vivienda adecuada es un componente esencial del derecho a un estándar de vida decente. Cuando está garantizado, facilita la realización de otros derechos, incluyendo el derecho a la familia, el trabajo, la educación y, finalmente, al derecho de autodeterminación nacional.

Campos de trabajo de reconstrucción

Los campos de trabajo consisten en llevar 10 jóvenes españoles 15 días en verano para ayudar a la reconstrucción de las casas como peones de obra y para reunirse con distintas organizaciones tanto israelíes como palestinas no violentas para conocer la situación. Cuando vuelven a España se comprometen a ayudar a divulgar y concienciar del conflicto mediante charlas, performance, vídeos o cualquier otro medio durante los otros 355 días que dura el año.

La actividad del campo de trabajo se centra en Cisjordania, principalmente en la zona de Jerusalén Este y/o el Valle del Jordán.

Lo que sí trabajan es con arquitecto, jefe de obra-capataz y obreros palestinos que trabajan en colaboración con israelíes del ICAHD, palestin@s en el Jordan Valley e internacionales, que hacemos de peones. Nuestra presencia no sólo facilita la colaboración entre ellos sino que da cierta seguridad a la obra frente a intervenciones del ejército o peor, de los colonos. Ese papel es mucho más importante que la ayuda que algunos/as podamos aportar como peones.

Según la ONU la zona de Jerusalén Occidental es de Administración Israelí y la zona de Jerusalén Este u Oriental de Administración Palestina, con regulación internacional de la ONU. Pero en la práctica la zona de Jerusalén Este nunca ha llegado a ser autónoma e Israel se la ha anexionado, algo que ningún país ha reconocido.

En Jerusalén Este nuestro trabajo en ambos casos es desescombrar, acercar los materiales hacia la zona de construcción de la casa, hacer cemento y ayudar a los obreros a colocar las paredes. El sistema de aguas y eléctrico suele aprovechar las estructuras de la casa anterior. Son casas muy pequeñas, de unos 60m2 y con materiales baratos, ya que sólo cuesta 20.500 euros cada una.

En el valle del Jordán ayudamos a crear ladrillos de adobe que utilizan para construir viviendas, escuelas y hasta colegios.

El proyecto español se inició en 2008. Desde esa fecha se han reconstruido:

-En 2008, una casa en Jerusalén Oriental

-En 2009, dos casas en Jerusalén Oriental, una de ellas en Beit Arabiya

-En 2010, 4 casas (dos en Hebrón y dos en Jerusalén Este)

-En 2011, otras 3 (todas en Jerusalén Este) y ayudamos con un aseo exterior y la base de un hogar en el valle del Jordán.

-En 2012 1 casa en Jerusalén Este más la colaboración en el Valle del Jordán realizando ladrillos de adobe.

– En 2013 ayudamos a reconstruir las la oficina y casa de acogida de voluntari@s del Jordan Valley Solidarity.

Como muchos sabréis las subvenciones públicas como las de la AECID o ayuntamientos que conseguimos otros años prácticamente han desaparecido. Es por ello que dependemos más que nunca de la solidaridad entre personas, da igual en que tierra hayamos nacido, aquí o allí todos tenemos el mismo derecho a un hogar y una vida en paz.

La importancia de dejar las casas para entrar es que si los israelíes descubren la construcción de una casa “ilegal” cuando no está habitada la orden de derribo es inmediata, mientras que si ya está habitada implica un proceso judicial que puede llevar años.

La situación en el Valle del Jordán es también muy grave. Los cortes constantes de agua y electrcidad dejan a las vulnerables comunidades de pastores/as beduin@s sin recursos para sobrevivir. EL Valle del Jordán ocupa alrededor del 28% de Cisjordania e Israel ya ha dejado claro en las negociaciones que no piensa renunciar a él, tal y como demuestra con la continua  expansión de las colonias agrícolas en la zona.

Para más información sobre la zona podéis seguirnos semanalmente en este blog:

Reconstruir Casas Palestinas   

o en la sección de internacional de la web de Acción en Red Madrid

Y aquí puedes ver el vídeo del año 2010 del proyecto: http://www.youtube.com/watch?v=J8hoPNl4KQ8 y 

2012 http://www.youtube.com/watch?v=MJbbANjFKyA&feature=youtu.be

También podéis escuchar el podcast de Ágora Sol Radio donde nos hicieron una ennuestros podcast en Agora Sol Radio 

http://www.agorasolradio.blogspot.com.es/2012/07/abrazando-culturas-11-de-julio-de-2012.html

y Radio Nacional:

http://www.rtve.es/alacarta/audios/5-minutos-para-la-cooperacion/5-minutos-para-cooperacion-reconstruccion-casas-jerusalen/2240008/

Otra opción es realizar una donación directa a la cuenta de Acción en Red con el concepto “Brigadas palestinas”: La Caixa 2100-1579-81-0200178177.

Puedes donarnos dinero en en la web www.lanzanos.com desde 5 euros y también agradecemos difusión entre tus contactos (facebook, twitter, email, whats app…).

A tod@s l@s donantes os enviaremos fotos e información del campo.

¡Muchas gracias por creer y por hacer un mundo mejor!

 

La zona C

Publicado: 24 junio, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

EL ÁREA C

No hace mucho tiempo, el Ministro de Economía Israelí Naftali Bennett, pedía a Israel imponer la soberanía unilateral al Área C y garantizar la ciudadanía a todos los Palestinos residentes en el área C, que según él eran 50,000.

Dicha proposición considera el Área C una región independiente, separada del resto de Cisjordania. Aunque la división de Cisjordania en áreas A, B y C no refleja una realidad geográfica si no una división administrativa temporal  que forma parte de los Acuerdos de Oslo. La división debía de ser temporal e ir incrementando el traspaso de poder a la Autoridad Palestina. No estaba diseñada para responder a las necesidades de un crecimiento demográfico a largo plazo. Sin embargo este acuerdo ha permanecido vigente por casi 20 años ya.

Alrededor del 60% de Cisjordania ha sido declarada Área C y se encuentra bajo control total y exclusive de Israel. El Área C alberga según estimaciones de la ONU a 180,000 Palestin@s e incluye el mayor desarrollo residencial de las reservas de tierra de Cisjordania. Israel ha prohibido la construcción y desarrollo palestino entorno al 70% del territorio con diferentes argumentos como declararlo tierra estatal o zonas de tiro.  Las políticas y construcción de Israel ignoran las necesidades de la población local: Se niegan a reconocer la mayor parte  de los pueblos en el Área C y diseñar planes para ellos, evitan la expansión y desarrollo de las comunidades palestinas, demuelen casas y no permiten la conexión de infraestructuras. Miles de habitantes viven bajo la constante amenaza de expulsión por vivir en zonas de tiro o en comunidades ilegales. Además, Israel  ha tomado el control de la mayor parte de las Fuentes de agua restringiendo el acceso a l@s Palestin@s.

En teoría Israel solo retiene el control total sobre el Área C. En la práctica este control del Área C afecta a todos los residentes de Cisjordania. Dispersos a lo largo y ancho del Área C se encuentran 165 “islas de Áreas A y B que albergan a la mayor cantidad de población de Cisjordania. Las reservas de tierra alrededor de las ciudades y pueblos de Cisjordania son habitualmente designados como Área C,  e Israel no permite la construcción o desarrollo de estas reservas. De esta forma Israel ahoga muchas comunidades del Área A y B, negándoles la oportunidad de desarrollo. Este es uno de los puntos que contribuyen a la dificultad de construcción, la escalada de precios en los pocos terrenos disponibles, y la total falta de lugares apropiados en infraestructuras y zonas industriales. Si buscando una alternativa los residentes de estas zonas construyen en la tierra cercana clasificada como C vivirán bajo la constante amenaza de demolición.

  • Hay docenas de pueblos palestinos en las Colinas al Sur de Hebrón que  la Administración Civil Israelí se niega a reconocer y para los que no prepara planes maestros. Unas 1,000 personas, residents en 8 de estos pueblos viven actualmente bajo amenaza constant de expulsion por que sus tierras se han designado de entrenamiento militar.
  • La Administración Civil planea transferir al menos 2000 beduinos de las tierras cercanas al asentamiento de Ma’ale Adumim  a las llamadas comunidades permanetes para expander las colonias consiguiendo un bloque quu ligue los asentamientos a Jerusalén. Previamente ya se desplazaron cientos de Beduínos para establecer el asentamiento  y después la expansión de Ma’ale Adumim.
  • L@s Palestin@s del Valle del Jordán son víctimas habituales de demoliciones. Ocasionalmente son evacuados para realizar ejercicios militares y deben lidiar con la consfiscación de cisternas de agua que son la fuente de su agua potable para ellos y su ganado.
  • Al-Khader, Yatma y Qibyah son ejemplos de comunidades palestinas cuya principal area de construcción está en el Área B. A pesar de ellos la mayor parte de las tierras comunitarias disponibles para construir casas, infraestructuras y servicios públicos se sitúa en el Área C. L@s palestin@s en estas comunidades que construyen en el área C igualmente se enfrentan a la constante amenaza de demolición.

Algun@s residentes del Área C víctimas de esta planificación y esta política de construcción israelí han llevado su caso a la Corte Suprema Israelí para pedir una reparación. A pesar de las docenas de casos presentados la corte no ha estimado relevante ni un solo caso para intervenir sobre las consideraciones de la Administración Civil. De este modo la corte permite continuar con la dañina y discriminadora política.

Al  mismo tiempo y teniendo en cuenta la legislación internacional el estado de Israel anima a sus propios ciudadanos a continuar colonizando Cisjordania. Israel entrega vastos terrenos y generosos aprovisionamientos de agua a estas colonias, diseña detallados planes que tienen en cuenta los requerimientos actuales y futuros y mira hacia otro lado con las violaciones de los planes y las leyes de construcción en las colonias.

La política de Israel en el Área C está anclada en una percepción de la misma como un territorio para servir a todas las necesidades israelíes. Y en consecuencia toma acciones que refuerzan el mantenimiento del área C y el desplazamiento de la presencia palestina, explotan los recursos del área para beneficio israelí llevando a cabo una situación en la que las colonias  se desarrollan y la presencia Palestina se vuelve nimia. Las acciones de Israel han provocado la anexión de facto del área C y creado circunstancias que influenciaran el estatus final de la zona.

La política de Israel en el Área C viola todas las obligaciones básicas de la legislación humanitaria internacional: Salvaguardar el territorio de modo temporal; no alterar el área o explotar sus recursos para beneficiar a la potencia ocupante; y, lo más importante de todo hacerse cargo de las necesidades de l@s residentes locales y respetar sus derechos. En vez de ello, a través de la Administración Civil, Israel sigue una política diseñada para conseguir justo lo opuesto: La administración Civil se niega a desarrollar planes maestros para el Área C y arguye dicha falta de planes para prohibir la construcción y desarrollo de infraestructuras. En los casos en que ante la falta de alternativas los residentes construyen en el Área C a pesar de la prohibición la Administración Civil demuele las casas. Israel ignora completamente el hecho de que es su política la que no deja alternativa real para que los residentes construyan sus casas.

jpg

Mientras Israel controle Cisjordania, incluyendo el Área C, debe cumplir con sus obligaciones como fuerza ocupante bajo la legislación humanitaria internacional y de derechos humanos. Primero, Israel debe revocar la cesión de vastas extensiones de “tierra estatal” a los distritos y municipalidades de las colonias  Cuya propia existencia contraviene la legislación internacional– y también retractarse en la clasificación de zonas de entrenamiento militar.

Segundo, Israel debe designar zonas en el área C para la construcción de viviendas palestinas, infraestructuras y zonas industriales, y y segur un proceso de planificación cuya prioridad principal sean las necesidades de l@s palestin@s en Cisjordania. De acuerdo con la legislación jordana que era efectiva en Cisjordania antes de quie Israel la cambiara, l@s representantes de la población palestina local deben ser incluid@s en este proceso. El proceso también incluirá el reconocimiento de las comunidades existentes en Cisjordania y tod@s l@s residentes palestin@s de Cisjordania deben de ser proveíd@s rápidamente de agua y electricidad. Israel debe trabajar junto con la Autoridad Nacional Palestina para promover un plan general en Cisjordania que se dirija a las necesidades de l@s residentes de Cisjordania.

Mientras Israel mantenga la autoridad en el Área C y no permita a l@s palestin@s cosntruir legalmente, debe desistir de demoler casas y estructuras relacionadas con la economía como edificios usados para la agricultura o el comercio, cisternas de recogida de agua de lluvia etc. Además Israel no debe expulsar a la población de sus hogares sin una razón militar clara, básica e inmediata.

Algunas familias beduinas están siendo forzadas a abandonar el Valle del Jordán por la privación de agua después de que las autoridades israelíes drenaran los manantiales de la zona según denunciaron la semana pasada.

A una persona le lleva un día entero traer 3 metros cúbicos de agua desde Tammun y otros lugares del Valle del Jordán, según informó el alcalde Arif Daraghmeh.

Por ello docenas de familias de al-Malih han abandonado el lugar para vivir más cerca de recursos acuícolas.

Daraghmeh se dió cuenta de que las tuberías que pertenecen a la compañía nacional de agua israelí Mekorot pasan por al-Malih para abastecer a l@s colon@s israelíes y las bases militares pero l@s dueñ@s de las tierras palestinas no pueden acceder a un metro cúbico de agua para sus hij@s.

La zona de al-Malih consite en docenas de aldeas y pueblos destruídos en 1967 por las fuerzas armadas israelíes. Desde entoncesl@s residents palestin@s han sufrido la oppression de Israel incluyendo la confiscation de tierras y la demolición de casas y otras estructuras.

Otro ejemplo de lo que supone la vida en el Área C lo da un artículo sobre el poblado de Yanún

Yanun está ubicada al Sur de Nablus. La Ocupación ha confiscado el 80% de sus 16,450 dunums. La gente de Yanun solo puede acceder al 10% de su tierra agrícola a través de la coordinación y de los permisos de la Ocupación. La tierra está ubicada cerca de asentamientos, y acceder a ella es de una gran dificultad ya que los procedimientos israelíes van encaminados a impedir que la gente obtenga permisos. Así que en el 10% restante en donde puede trabajar la gente.

Después de Oslo, la tierra de Yanun se rompió en dos partes. Una parte fue llamada Zona B y permance bajo control parcial palestino. Lo que ahora es llamado Kherbet Yanun estáen la Zona C y está completamente bajo control israelí. La construcción y la expansión están prohibidas.

Alrededor de 40 familias viven en la parte de Yanun que ahora se considera Zona B. Seis familias, unas 36 personas en total, viven en la Zona C. Los asaltos continuados de la Ocupación y las dificultades que eso crea en el día a día han empujado a 18 familias fuera de la aldea. En un principio, había 300 personas en ella.

Los asentamientos

Los asentamientos rodean Kherbet Yanun, con ramificaciones saliendo del gran asentamiento de Itatmar; Jefat Olam Efri Aaron alOeste, Khadainim al Norte, y 777 al Este. Recientemente, los colonos han comenzado a trabajar en dos nuevas ramificaciones en el Noroeste y en el Sudeste.

Situación actual en la aldea

En el pasado, los ingresos de la aldea dependían de la agricultura y de los animales. Sin embargo, con el 80% de la tierra de la aldea confiscada, con los ataques y otras prácticas de la Ocupación, la producción agrícola se ha visto severamente restringida. Esta situación a su vez ha afectado la capacidad de los vecinos para criar animales, obligándolos a comprar forraje todo el año para alimentarlos. Antes, el forraje solo se compraba en épocas determinadas del año, y ahora el sistema actual encarece los costos y hace de la cría de animales una empresa insostenible.

Las fuerzas de Ocupación distribuyeron unas disposiciones para que los residentes de la aldea quiten la tubería de agua potable de Kherbet Yanun.”

El tiempo que se les garantiza a los granjeros para accede a su tierra es extremadamente corto, y a menudo son aviesamente otorgados en momentos inadecuados, que van de dos a cuatro días al año. Este corto período de acceso efectivamente hace imposible el cuidado de la tierra, por no decir para recoger completamente la cosecha de aceitunas durante la temporada.

Los colonos asaltan a los vecinos casi diariamente; matan ovejas, atacan a los granjeros y a los niños y contaminan el pozo que los vecinos usan para regar. También han arrojado piedras a los vehículos, y amenazaron con asesinar a los residentes si se quedan en la aldea. En total, loscolonos han asesinado 120 animales y abatido 800 árboles.

Rashdi Fahmi Murar, un residente de Kherbet Yanun dice, “Yanun era un paraíso, pero lo han transformado en un infierno. Pero a pesar de todo, no abandonaré mi hogar,solo por la tumba.”

Es por ello que resulta tan importante la siguiente noticia:

La Autoridad Palestina firma un acuerdo de cooperación con el PNUD para el Desarrollo de la Infraestructura en Jerusalén oriental y las zonas “C”

El Estado de Palestina firmó el miércoles un acuerdo de cooperación con el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) para poner en marcha el proyecto “FAIR” con el fin de facilitar el acceso a los servicios de infraestructura en las denominadas zonas “C” y en Jerusalén Este, en las cuales el desarrollo de la infraestructura representa una prioridad nacional, y allana el camino para lograr el desarrollo sostenible, dijo la oficina de prensa del gobierno palestino-Primer Ministro en un comunicado de prensa.

El acuerdo fue firmado por el primer ministro Dr. Rami Al-Hamdallah en nombre de los palestinos y el Director General del PNUD Sr. Frode Moring.

Al-Hamdallah dijo que este acuerdo se produce dentro de los planes y estrategias que se desarrollan por el gobierno palestino en su búsqueda hacia “el logro de nuestros objetivos al tener un estado plenamente soberano con las fronteras de junio de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital.” Señaló que este proyecto busca “promover y facilitar la capacidad de las instituciones nacionales para la planificación y ejecución de la infraestructura social y pública en las denominadas “zonas C” en Jerusalén Este, para llegar a una infraestructura sostenible, con énfasis en la sectores vitales como la salud, la educación, la vivienda, la energía, el transporte, el agua y el drenaje.”

El primer ministro agradeció a todas las partes que han contribuido a hacer posible la firma de este acuerdo, al decir “nuestro trabajo sostenible ayudó a avanzar hacia la consecución de dos objetivos nacionales clave, que son el acceso a una infraestructura capaz de responder a las necesidades de los ciudadanos y que es una piedra angular para el crecimiento espacial; y colaborar en el fortalecimiento de la firmeza de nuestro pueblo, especialmente en las comunidades desatendidas, como uno de los requisitos básicos para la protección de la tierra”.

Según el acuerdo, que será implementado por el Ministerio de Gobierno Local en el lado palestino en las llamadas zonas “C” y Jerusalén Este, el PNUD prestará apoyo técnico e internacional para el ministerio, así como la emisión de permisos de construcción cuando sea necesaria, en plena coordinación con nuestros socios internacionales.

El programa se ejecutará en un periodo de tres años con un presupuesto inicial de $ 51 millones a través de un fondo monetario internacional.

Finalmente queremos dejaros un video que enseña cómo se vive la desposesión, con el informe en la página adjunta.

Pocas o ninguna vez aparecen en los grandes medios de comunicación. Si acaso, en pequeños breves de algún periódico, como nota de agencia en las ediciones digitales y muy raramente en los informativos de televión. Para las televisiones, lo que sucede entre Palestina e Israel es un conflicto ya sabido, que aburre a la audiencia… salvo que haya mucha violencia cuando la mirada de uno se suma a la de otro para informar e informar. Pocas veces cuentan las raíces de lo que pasa y es díficil ver más haya de sangre e historias de desesperación. Por desgracia, como el propio conflicto en sí, el seguimiento está desequilibrado. Hacen falta muchos muertos palestinos para merecer el tratamiento de un muerto israelí. Cuantas semanas no leemos en facebook o twitter la existencia de bombardeos y muertos en la franja de Gaza. Esta semana pasada, sin ir más lejos, murieron cerca de una decena de personas por bombardeos de aviones y drones. Cosas que suceden cada día, cada semana en las tierras situadas entre el Mediterráneo y el río Jordán.

No siempre hay que lamentar pérdidas de vidas humanas, aunque siempre la suma de tensiones, humillaciones, dificultades…  Durante octubre, se recogen las cosechas de olivos, uno de los cultivos más importantes de la maltrecha agricultura palestina. Cada año, esos mismos informantes (activistas palestinos, israelíes, internacionales…) nos cuentan como los colonos impiden su recogida, como les queman o arrancan olivos, como los agricultores no pueden ir a sus tierras porque quedaron al otro del muro de separación. Por no hablar de las vejaciones que sufren aquellas familias que viven al lado de colonias como Kiryat Arba o Tel Rumeida en Hebrón com la quema de coches, lanzamientos de piedras, incluso a escolares que van al colegio.

Cada viernes, las manifestaciones no violentas de los comités populares dejan un reguero de personas con problemas por la inhalación de gases, heridos de bala o detenidos. Por no hablar de las detenciones que suceden, también muy frecuentemente, e incluso muchas veces en su vertiente más grave de las “detenciones administrativas”, sin cargos ni juicio y que se pueden extender varios años.

También están las demoliciones de casas, corrales y otras estructuras. Esta semana en Beit Hanina, sumadas a las amenazas a ocho pueblos beduinos situados al sur de Hebrón. Una zona que, ahora, el ejército quiere “limpiar” para realizar ejercicios militares.

E innumerables cosas que suceden cada día, cada semana… en los controles militares, en los checkpoints. Esperas de horas bajo la lluvia, levantarse a las cuatro desde Belén para poder llegar a trabajar a las ocho en Jerusalén, recoger agua en botellas debajo de cada mesa en Beit Sahour para cuando lleguen los cortes. Siempre los hay, apenas dos días por semana o mes habrá agua y cuando llega, hay que acumularla. O las visitas de los habitantes de pueblos como Kfr Bireim, expulsados por el ejército israelí a finales de los década de los cuarenta hacia Yish y otras poblaciones, a sus casas, en ruinas, pero claramente visibles, con casas, patios, higueras… ahora situadas como “restos” de un parque natural.  O situaciones tan cotidianas como las que contaba hace poco el cantautor palestino-catalán Navil en su facebook.

“Muy cabreado. A mi prima Noura, que vive en la Palestina del 48, ciudad de Acre, ayer casí le pegan en una oficina de correos POR HABLAR EN ÁRABE. La mujer (israelí) que estaba atrás en la cola la empujó, y el de adelante casi le pega una bofetada. Intervino un policía (evidentemente israelí también) para ponerse en medio y… ¿protegerla? No, para convencerla de que no pusiera denuncia. Cuando Netanyahu dice pomposo “Israel will always protect its minorities” en Naciones Unidas, lo que quiere decir realmente es que protegerán que siga habiendo ciudadanos de primera y de segunda clase, y entre medio, policías que se aseguren que la diferencia es permanente. Y eso tiene un nombre: APARTHEID.”.

Cosas que suceden cada día, cada semana. Una ocupación que no es una mera presencia de soldados en una supuesta frontera sino una suma de acciones dedicadas a hostigar, entorpecer, dificultar, humillar a poblaciones y personas con muy diferentes derechos. Nos dejamos muchos otras vivencias por el camino, pero todas ellas han sucedido en las dos últimas semanas. Y suceden cada día, cada semana en Palestina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos sentamos en una casa de adobe muy antigua restaurada por este grupo como símbolo de resistencia ante la ocupación. Se dedican entre otras actividades precisamente a eso, a hacer ladrillos de adobe para la gente a la que destruyen casas, para construir escuelas, clínicas… Empezaron a usar el adobe porque necesitaban evitar el control de los israelíes sobre los materiales de construcción.

Además después de 17 años de trabajo ya no aceptan las donaciones de grandes ONGs ya que eso facilita la ocupación, porque ayudan a su vida pero siguen las leyes israelíes, por lo que no les ayudan a vivir en lo que es el 95% de su tierra, la zona C, como es por ejemplo todo el Jordan Valley.  Las propias ONG empezaron a vigilarlos para que el propio movimiento cumpliera las leyes israelíesy no vivieran en la zona C.

Por ello pidieron dinero a ONG para hacer escuelas o tanques de agua pero se los negaron por ser zona C.  Así que construyeron una escuela con una tienda de campaña militar de segunda mano y empezaron a hacer escuelas de adobe sin necesitar el dinero de los donantes. Sólo necesitaban la tierra, la paja y restos del ganado y comprar el agua.

Esto fue de vital importancia ya que a partir de 2006 con el secuestro del soldado Gilad Shalit Israel prohibió también la importación de cemento. La casa de adobe que ahora usan como punto de encuentro y alojamiento para activistas internacionales que vamos a visitarlos tiene más de 100 años, la han usado como ejemplo para el resto del Valle del Jordán.  Los ladrillos de adobe los van renovando según se necesita. Tras una asamblea con distintas ONGs y Agencias internacionales les permitieron construir 30 casas en una zona militar pequeña, pero no cerca de asentamientos. El resto de las casas de la zona tienen orden de demolición. La Agencia Española para la Cooperación y el Desarrollo (AECID) es la única agencia nacional que ha aceptado dar dinero para construir casas en la zona C hasta ahora. El antiguo cónsul español hizo buenas relaciones en la zona, es el único cónsul que visitaba la Corte Militar Israelí para Observar los casos contra los activistas no violentos.

Fathi Khdirat nos pide que le contemos a todo el mundo en nuestro país la situación que viven, que presionemos a nuestros políticos para que hagan algo. Nos cuenta también que es imposible que Palestina se desarrolle económicamente con600 checkpoint interrumpiendo e impidiendo el tráfico de mercancías.

Antes de 1967 Palestina tenía tren, transporte público…pero la guerra y la ocupación destruyeron la mayor parte de las infraestructuras y han evitado que se desarrollen nuevas. Fathi piensa que no se le reconocen derechos como ser humano, que se le considera un esclavo, y por eso lucha contra el régimen. Como palestino ése es su deber: Resistir o resistir, o ser esclavo. Quien se rinde, su naturaleza interna y su dignidad le acabará moviendo otra vez.

“Gracias por estar aquí y ayudarnos en la práctica, teniendo opciones de viajar, ver Latinoamérica, montañas…Os habrán avisado que esto es peligroso y aun así elegís venir, gracias”.

Los palestinos tienen muchas mezclas de sangre, hay caras africanas, asiáticas y europeas. Este lugar ha sido una diana para todas las religiones que siguen a Dios. Muchas naciones han venido a controlar Jerusalén y ahora han forman parte de esta pequeña ciudad.  No es fácil ocultar o negar la injusticia de Palestina, es fácil encontrarlo sólo buscando en internet. El muro es más largo que el muro de Berlín y más alto que la Gran Muralla China.

Además se puede ver el tipo de vida de los palestinos.

Según los judíos ellos tienen derecho a esta tierra porque se lo prometió u Dios miles de años atrás. Así que aunque los palestinos hayan vivido aquí como no son judíos no pueden volver a su casa, a Palestina. Los judíos pueden entrar a Israel desde todas partes del mundo. Los palestinos pueden viajar por todo el mundo (menos los gazauis) pero él no puede entrar en Jerusalén.

Fathy no cree que necesite dinero para grandes escuelas, Universidades y calles, él cree que necesita su libertad como ser humano para construir su país.

“Por favor, volver a vuestro país, Universidad y ciudad y hablar de la injusticia”.  Tanto él como nosotros somos gente ordinaria. Queremos hacerlo lo mejor que sepamos, ellos como palestinos no-violentos, como parte del movimiento no-violento árabe, como parte del movimiento no-violento internacional. El 26 de Octubre quieren realizar un encuentro sobre movimientos no-violentos en el mundo árabe en Irak. Es la responsabilidad de todo el mundo árabe de oponerse ante situaciones injustas.

Él eligió vivir y trabajar en el Valle del Jordán porque es un lugar olvidado desde 2004 (retirada israelí de Gaza). El Valle del Jordán es “la franja olvidada de los territorios ocupados”.  Antes era el Director del Observatorio Palestino pero lo dejó por el valle. Ahora empieza a haber cierto interés por el valle, y hay 4-5ONGs que empiezan a trabajar aquí. Se empieza a hablar del Valle del Jordán en Palestina, en Israel y en el resto de las naciones. Antes de 2004 era difícil hablar incluso con ONGs palestinas.

JICA (Agencia Japonesa de la Cooperación) es un gran colaborador. Ayudaron a construir la primera escuela en el área C (y después la segunda, tercera, cuarta, quinta…). El Jordan Valley Solidarity Movement no es una ONG, es un grupo popular de solidaridad sin cuenta bancaria. Son voluntarios.

Voluntarios

El 1 de enero de 2010 2 grupos palestinos y 2 japoneses entraron con caravanas en el área beduina para construir una escuela, les confiscaron las caravanas pero este año lo conseguirán. Consiguieron construir una escuela de Fashai de 101 estudiantes en 18 habitaciones. También lograron construir una clínica en una noche, esto es importante, pero no es el objetivo principal, sino desafiar a la ocupación y demostrar a esta gente que tienen derechos y dignidad como seres humanos. Construir si destruyen, hacer manifestaciones y escribir a las autoridades palestinas e israelíes sobre el primer derecho de un ser humano. El movimiento lo forman 100 voluntarios sin afiliaciones políticas. Están también intentando ayudar a los beduinos del Sur de Hebrón.

Quieren hacer una conferencia en el Reino Unido el próximo Noviembre para discutir estrategias y cómo expandir su movimiento a otras zonas. Será del 6 al 9 de Noviembre en Brighton. Pretende unir a la comunidad beduina de Cisjordania y presentar una beca de largo plazo dentro de la organización. También quieren captar socios de todo el mundo. Van a decidir cómo hacerlo. Porque cada donación a una ONG que trabaje en Palestina se carga con un impuesto del 22% que va a los israelíes y quieren evitarlo. El objetivo principal es compartir la ocupación y llevarla a su fin, y hacer que la gente viva en esta tierra. Hacer publicidad como activistas, ONGs… Además necesitan observar y registrar las violaciones de derechos humanos y crímenes de los israelíes. Si hay un crimen, hay un criminal. Hay que llevarlo a la Corte o mandarle un mensaje “Algún día te haremos enfrentarte a la justicia”.

Algún día las cosas cambiarán

“Nadie creía que Mubarak  con 1.500 millones de dólares invertidos en seguridad caería en 2 semanas e iría a la cárcel. Nos dice. Nadie creyó que el muro de Berlín caería en una noche. Espero que algún día seamos capaces de cambiar las cosas juntos”. Esas son sus reflexiones al calor de la luz tenue de unas pocas lámparas.

Este movimiento se coordina con los comités Populares no violentos como el de Bilín. Todos son parte del Comité de Coordinación Popular del Movimiento No Violento. El Jordan Valley es el grupo que abarca más territorio y personas. Pero tienen distintas políticas, ellos no hacen manifestaciones sino que intentan crear hechos sobre el terreno. Siempre hecho no violentos.

Cuando construyen o realizan cualquier actividad siempre se aseguran de evitar verse envueltos en la violencia israelí. Empezaron hace 8 años y no han perdido ni una gota de sangre, no ha habido heridos, tan sólo un arrestado por una noche.

Le preguntamos si tienen mucho éxito en la Corte Israelí presentando casos. Dice que tienen muchos casos presentados, hace 3 años empezaron con las órdenes de demolición, pero hoy le dejan esa actividad a la ANP. En 2002 presentaron el primer caso en el Reino Unido contra una compañía israelí usando la ley internacional y ganaron, la compañía Caramel Agrisco.

¿Tenéis sistemas de tuberías? No. Todos unen con tuberías de plástico a los pozos ellos mismos sin necesidad de tanques de agua. (Los israelíes han prohibido a los palestinos captar agua del Jordán o de los acuíferos y manantiales del Valle, tienen que comprarla en tanques carísimos y entrarla). Tienen permitido comprar una cantidad de agua pero es muy limitada.

Hay 17 pozos israelíes en el Valle del Jordán, y se quedaron con todos los manantiales. Comenzaron en 1972 y el último se lo quedaron en 2006. Secaron todas las fuentes excepto el manantial a las afueras de Jericó, que es el único manantial del valle bajo control palestino (de la ANP).

Tienen un perfil de Facebook donde publican noticias de la zona: Jordan Valley Solidarity. Han publicado un vídeo sobre la compañía de agua israelí Mekorot. No pagan por la electricidad y el agua, la roban  de las instalaciones israelíes de la zona porque les cobran por ello más que a los propios colonos. En 1995 Fathi fue nombrado alcalde de su pueblo. Se encontró con todo el Valle del Jordán sin infraestructuras de tanques de agua o distribución. Se unieron a los cables de electricidad y construyeron su propia red de distribución. Sacan el agua de los 3 pozos de su pueblo y la distribuyen. Por cada vecino que plante un árbol le hacen un descuento de 5 shekel y cada vez más pueblos lo  hacen. No quieren donaciones para no pagar impuestos a los israelíes. El siguiente alcalde quiso implantar un prepago y tuvo que huir del pueblo. Si cortan el agua y la electricidad para quitársela los que no sabrán cómo vivir serán los colonos. Las tuberías y llaves pasan por sus pueblos, no pueden evitar que los tomen.

“No estoy en contra de los judíos o los israelíes, soy un secuestrado, quiero mi libertad. Quiero ver a mis niños libres, en un futuro libre. Tengo 47 años y he vivido siempre en la ocupación. Quiero enseñar a mis hijos a no ser esclavos.” Han reducido de 200 a 30 militares que vigilan a los palestinos de la zona. Sólo una persona vigila las construcciones ya que están seguros que los donantes no darán dinero para edificar. Si importan o exportan, si viajan, tienen que pagar a los israelíes. Tras Israel y Estados Unidos los palestinos son los terceros consumidores de productos israelíes.  La UNESCO les ofreció fondos y los rechazaron porque no querían pagar impuestos a los israelíes. La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) financia Vento di Terra (una ONG italiana que trabaja en Palestina).  En el Jordan Valley Solidarity Movement los voluntarios pueden pagar (o no) 20-30 shekel por comida.

Es muy importante fomentar la vida de la gente en la zona C. Las Agencias sólo ayudan a vivir en las zonas A y B y eso favorece la ocupación. Han destruido hasta las cuevas donde vivían. El 38% del área C está considerado área militar.

Antes de la ocupación había 320.000 habitantes, ahora  60.000. 8500 de ellos viven en la ciudad de Jericó, completamente rodeada por un canal y de la que sólo se puede entrar y salir por una puerta de seguridad israelí. Esto convierte a la ciudad en un verdadero gueto. Compran el agua y la electricidad obligatoriamente a los israelís. Hace 2 días entraron en el pueblo y les quitaron 3 tractores. La semana pasada entraron y les confiscaron varias vacas. Les han confiscado 17 tanques de agua y encima les pusieron 15.00shekel de multa por actividades ilegales.

Si trabajas por los derechos humanos en un territorio ocupado no necesitas pedir permiso al ocupante. Nos vuelve a decir otra de esas declaraciones que quedan en flotando en el ambiente. Los palestinos son peores porque su salario y movimientos a Jerusalén dependen de Israel. Los primeros criminales son los que se benefician de esa ocupación, los palestinos y ONGs que trabajan con Israel. “Hace 10 o 20 años la situación era mejor, y cada día empeora.  Por eso, hay que seguir luchando, sólo hay una vida, y cada día empeora.  Ganaremos, hace 20 años Israel hacía lo que quería en Siria, Líbano, Egipto. Ahora está rodeados de su propio muro y de los 5 Millones de refugiados que sueñan con volver.  Algún día se acabará la electricidad y no tendrán cámaras. Algún día marcharemos por la libertad como en la plaza Tahir, nadie puede evitar que la gente marche por su libertad”.