Posts etiquetados ‘David Perejil’

bilin3Durante los pasados 7 y 9 de marzo, el grupo internacional de Acción en Red Madrid organizó las jornadas ¿Qué está pasando en el mundo árabe? Alzamientos por la dignidad y la contestación social para seguir conociendo la actualidad de los alzamientos, revueltas y revoluciones de los países árabes, abrir un espacio de debate para jóvenes activistas de uno y otro lado del Mediterráneo y posibilidades de involucración. Aquí tienes un reportaje en un vídeo de tres minutos de duración realizado por Celia Hernández, con la colaboración de David Perejil, Lucía Miret y Olmo Couto, con imágenes y voces de cuatro protagonistas de las jornadas.

El Jueves 7 de Marzo se realizó una proyección de cortos palestinos One Minute Project e introducción de la campaña BDS con Borja de Sodepaz. Además, proyectamos una entrevista con Marc Almodovar, director del documental Erhal, realizada desde Alejandría. Durante el sábado 9 de marzo el programa fue:

  • 12:00h Presentación y bienvenida
  • 12:30h Conferencia de Ignacio Gutiérrez de Terán. Arabista y profesor titular de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid. El profesor realizó un repaso de los dos últimos años en las revueltas árabes, sus inicios, causas y distintas evoluciones. Esta actividad, que se realizó en las instalaciones del Chaminade, se sumó a #launienlacalle, actividad reivindicativa a la que se han sumado más de 600 clases, casi 450 profesores, 7 universidades públicas y centros adscritos en Madrid. Esta actividad defendía una universidad pública y accesible sin discriminación alguna.
  • 14:00h Comida intercultural y Mercadillo Solidario
  • 16:00h .”La revolución a través de la expresión gráfica”. Mohamed Tayeb, Rami Abbas y Husseim Khzam. A través de vídeos y grafitis los artistas nos contaron cómo la expresión gráfica puede ser vehículo e inspiración de una revolución, recuperando el espacio público robado por las dictaduras y como símbolo y mensaje para los pueblos.
  • 17:00h Taller Musical: Hames Bitar (laúd). El virtuosos Hames repasó la historia de la música en el mundo desde España, África del Norte, península arábiga, imperios otomano, persa…explicando los diferentes estilos, las escalas, formas de ejecución etc y realizó una pequeña actuación como muestra de la misma.
  • 18:00h Visita guiada por la exposición fotográfica: “Brigadas de reconstrucción de casas en Palestina”. Maria Jesus Sastre y David Perejil contaron la ocupación a través de unos paneles con imágenes de nuestro proyecto de reconstrucción de casas en Palestina
  • 19:00h Mesa redonda de activistas árabes en España: Los ponentes explicaron la situación y origen de los activismos actuales en sus países y establecieron un debate con los asistentes sobre vías de lucha social y resistencia, el papel de las mujeres árabes, los métodos no-violentos compartiendo su experiencia vital en estos temas.
    • Siria: Ussama Jandali
    • Egipto: Basel Ramsis
    • Palestina: Maysa A. Hajjaj Makan
    • Sahara.

Más información en la crónica de la web de Acción en Red Madrid.

Anuncios

Incluso aunque sea “solamente” con estatus de observador, similar al del Vaticano. Incluso aunque vote la Asamblea General de la ONU, en que se decide por mayoría simple, y no pueda haber bloqueos, como en el Consejo de Seguridad.

Este jueves 29 de noviembre, en coincidencia con el día internacional de pueblo palestino, la ANP eleva a votación su reconocimiento como estado  observador. Desde que en septiembre de 2011 hiciera su petición formal para convertirse en el estado miembro 194 sobre las fronteras de 1967 han pasado muchas cosas.  Algunas son conocidas. Como la nueva matanza en Gaza. Otras no tanto. Como las amenazas de algunos políticos israelíes que expresaban que los palestinos se arrepentirán por su decisión. Algo que para algunos, situados en el gobierno, era más peligroso que la “guerra” que llegaba desde Gaza. Y la amenaza de de derribar a la ANP si finalmente sometía el asunto a votación, como sucederá este jueves 29 de noviembre. Nada nuevo si tiene en cuenta sólo la historia de este último año. Presiones y campaña en contra dentro del Consejo de Seguridad, “congelación” de fondos a los palestinos por su propuesta “unilateral” y retirada de los mismos de agencias, como la UNESCO, que si han reconocido a Palestina derechos como estado. Según recoge un reportaje de Ana Carbajosa para El País, el día 27 de noviembre, “El abanico de represalias va desde derrocar a Abbas hasta retener los impuestos que recauda Israel, acelerar la expansión de los asentamientos, o suprimir los permisos que tienen algunos políticos palestinos para cruzar los controles y salir de su territorio”.

Un aspecto muy importante será ver qué vota cada país. En principio, la propuesta palestina goza de un amplío apoyo en todo el mundo, sobre todo tras la adhesión de muchos países sudamericanos el año pasado. Resta por ver qué votarán los países de la UE, que lo harán en separado en tres posturas: a favor, en contra y abstención. En las últimas votaciones sobre asuntos palestinos ha sucedido así y esta vez, ya se anuncia que será así. Los partidos políticos palestinos reclaman que España haga efectivo su compromiso con los problemas en la zona con su voto positivo. La votación favorable al ingreso en la UNESCO contó con el apoyo tanto de PSOE, entonces en el gobierno, como de PP. A día de hoy, no se ha avanzado que hará el gobierno Rajoy, que parece contar en su partido con dos tendencias muy distintas respecto a Palestina e Israel.

Pero la “solución de los dos estados” es cada vez más díficil tras los agonizantes procesos bilaterales de paz, con el apoyo de la comunidad internacional. Como escribió David Perejil en el reportaje “La solución de los dos estados, a punto de desaparecer” para Frontera Digital “no son pocas las voces que pronostican que la solución de dos estados en la zona está cercana a su fin.

En primer lugar, se cita el menguante territorio sobre el que podría asentarse el hipotético estado palestino. Lejos del 45% de la tierra otorgada por el plan de partición de la ONU de 1945 e incluso del 22% que quedó tras la guerra de 1967, actualmente los asentamientos dejarían entre un 10% y 14% de territorio con siete grandes ciudades en Cisjordania desconectadas entre sí y con la franja de Gaza, bajo asedio israelí desde 2007. Fuera de ese dibujo quedarían las fronteras con otros estados, como Jordania, que Israel se afana en preservar. Todo ello sin entrar en la viabilidad económica de un territorio sobre el que el estado israelí busca mantener y acaparar todas las fuentes de agua, así como independencia o relaciones con otros países. Y dejando de lado la justicia de la solución, algo que para Nozizwe Madlala-Routledge, antigua ministra de Defensa surafricana durante los primeros gobiernos de Nelson Mandela, “suena como apartheid” si compara la situación actual de Gaza y Cisjordania y la de su país en la década de los ochenta.

Para la analista palestina Ghada Karmi es un hecho evidente que los dos estados no son ya posibles. Cita tres importantes razones. La primera, el control israelí del 62% de las tierras de Cisjordania, incluyendo el fértil valle del Jordán. Segundo, el proceso de colonización continúa y hasta la fecha Israel ha evitado siquiera pararlo para hacer posible la solución de dos estados. Por último, la doctora palestina afirma que Occidente ha sido reticente a presionar a Israel. “Hoy Israel-Palestina es un estado demostrable, imposible de dividir. Pero es un estado discriminatorio que opera al estilo de un sistema de apartheid contra los palestinos con impunidad”. En el reportaje algunas voces son muy pesimistas como el analista israelí Dahlia Scheindlin que explica “que “el debate ya no es si un estado debe ser considerado o si un estado gobierna dos pueblos. La cuestión es qué tipo de estado será: la versión de derechas o izquierdas”. Para él, pese a que todos los líderes israelíes desde Isaac Rabin al actual primer ministro Benjamin Netanyahu han reconocido su preferencia por dos estados, en realidad, no lo han permitido. Eso ha llevado a que algunos analistas y políticos israelíes comiencen a hablar de la realidad de “un estado”. Para él, la versión de derechas de esta realidad pasaría por unos palestinos con derechos y representación inferiores, incluso aunque los palestinos fueran la mayoría de la población. Un relato corroborado por la encuesta publicada por el diario israelí Haaretz a finales de octubre en la que la mayoría de la población israelí afirma que apoyaría el establecimiento de un régimen de apartheid, que el 58% de la población admite que ya existe. En esa investigación, el 59% de los israelíes afirmaba estar de acuerdo en que los judíos israelíes deberían tener preferencia sobre los árabes en los trabajos públicos, el 69% no deseaba que tuvieran derecho a voto y el 74% se manifestaba a favor de la existencia de carreteras separadas en Cisjordania.”

El debate sobre la solución política entre palestinos e israelíes es tan viejo como el propio conflicto. Alfonso Bolado  hizo un repaso histórico en su artículo Israel-Palestina. Por un Estado binacional,
laico y democrático” para la revista Página Abierta, justo hace un año cuando se hizo el primer intento en la ONU.  En su texto no sólo hace genealogía de la idea desde los albores del siglo XX, las visiones de los protagonistas en la zona, algunos intelectuales… sino que también aborda los principales problemas, que agrupa en tres. No existe “ningún movimiento social que la secunde políticamente, ni por parte israelí ni por la palestina” dice. “La falta de soluciones alienta la radicalización de las posturas”, es la segunda. Y, por último, concluye “las bases ideológicas de ambas comunidades, como inspiradoras de la acción política, de la cual se retroalimentan,  han tendido a hacerse más dogmáticas y menos matizadas. En este aspecto es particularmente peligrosa la posición del sionismo, por tratarse de un nacionalismo fuertemente etnificado y, por tanto, exclusivista y agresivo”. Su texto acaba intentando perfilar que forma tendría ese estado binacional por el que aboga.

Similar visión expresó la arabista Luz Gómez un artículo de opinión titulado, de manera muy contundente, “Se acaba el tiempo de los dos Estados”, publicado también hace un año, en este caso en El País. Escribe “Han pasado más de 20 años y los avances en la construcción estatal no solo no han traído el tan ansiado Estado palestino, sino que han propiciado sobre el terreno una administración indígena de la Ocupación: en Cisjordania se llama Autoridad Nacional Palestina; en Gaza, Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). El macabro juego del proceso de paz ha llegado tan lejos que ya es indistinguible de la Ocupación misma”. Reconoce que la idea de un único estado suena a “ingenería social”, pero no cree que sea viable ni posible otra propuesta. “El único discurso de paz a largo plazo es el de compartir la tierra y la historia”. Para Luz Gómez el germen de esta “campaña” política son tanto la resistencia civil a la ocupación como la campaña BDS, desde el lado palestinos, como los indignados, para el israelí.