Posts etiquetados ‘colonos’

Día 8: ocupación y humillación en Hebrón

Publicado: 20 agosto, 2016 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , ,

Impotencia, rabia y ganas de alzar nuestra voz por el pueblo palestino. Así nos hemos sentido hoy en nuestra visita a Hebrón, donde hemos podido ver, vivir y sentir en nuestras propias carnes el lado más oscuro de la ocupación israelí. Los primeros colonos en esta ciudad, la segunda más antigua de Palestina después de Jericho (se calcula que fue fundada hace más de 5.000 años), llegaron en 1968 con la misión ‘divina’ de limpiar la ciudad de personas no judías. La justificación de esta limpieza étnica era que en Hebrón se encuentra la tumba de la mujer del patriarca Abraham, padre de las tres religiones monoteístas.

Actualmente en el distrito de Hebrón hay hasta 20 asentamientos  (seis dentro de la ciudad) donde viven 45.000 colonos . En virtud del acuerdo de la ciudad de Hebrón de 1997 se divide en dos zonas: H1 y H2. La primera está dirigida por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y rodea la ciudad antigua, mientras que la segunda está controlada por el ejército israelí y abarca todo el centro histórico de la ciudad. Pese a que Israel dice que sólo quiere hacerse con el 20% de Hebrón, este porcentaje corresponde al centro económico, social, cultural y religioso de la ciudad, donde viven 35000 palestinas y 400 colonos.

En la ‘old city’  nos hemos encontrado con Walid Halawa, un guía palestino nacido en Hebrón. Lo primero que nos ha hecho ver es el gran contraste entre las zonas H1 y H2 y también entre los asentamientos y los núcleos de resistencia palestina dentro de H2. Frente a la vida, el bullicio y el comercio de la H1 nos encontramos con un H2 muerto y olvidado, en el que muchos comercios ( más de 1600) se han visto obligados a cerrar, ya sea por orden militar o por ataque por parte de los colonos. Hoy en día a los que resisten, les cuesta mucho subsistir a causa de la falta de turismo ( a nadie le gusta ver una ciudad con presencia militar constante) y por el acoso continuo de los colonos. Uno de sus métodos es arrojarles basura, excrementos, piedras e incluso ácido, por lo que tienen que instalar rejas en la parte superior de las zonas comerciales. Otra cosa que nos ha sorprendido es el gran número  de checkpoints que podemos encontrar dentro de la ciudad y las más de 160 cámaras que controlan cada movimiento de las palestinas.

Nuestra primera visita ha sido a la mezquita Ibrahim. Para acceder a ella hemos tenido que pasar un checkpoint (la única manera de acceder al templo para la población palestina), en el que nos han comprobado los pasaportes y donde una compañera, que estaba grabando un vídeo de lo que estábamos presenciando, una militar de unos 18 años le ha obligado a borrar las imágenes, incluso las previas al checkpoint, a pesar de que la ley permite usar cámaras en estos puntos de control. Las restricciones de acceso a la mezquita tiene su origen en la masacre que se produjo en su interior el 25 de Febrero de 1994, en pleno Ramadán, en la que un médico judío de Nueva York entró en el templo con un arma semiautomática y mató a 34 personas por detrás mientras estaban rezando. Dos palestinos lo abatieron y como castigo, el estado Israelí, además de matar a estos dos hombres, clausuró la mezquita durante casi un año y al reabrirla, ellos se quedaron con un 65% del templo, que lo convirtieron en sinagoga, y el otro 35% sigue siendo mezquita. En esta misma se encuentran las tumbas de los patriarcas, Abraham y Sara e Isaac y Rebeca y así hemos podido comprobar las dos historias de esta ciudad: la cultural y la de ocupación.

Hemos vivido un momento de gran tensión cuando tres soldados han salido corriendo y gritando hacia una palestina, a la que han parado de forma violenta al ‘sospechar’, según nos han intentado justificar después, que llevaba un cuchillo en el bolso y podía atacar a unos colonos que estaban pasaban a su lado. En la acción han llegado incluso a apuntar a la mujer con metralletas. “En dos segundos, esa mujer podría haber perdido la vida por la sospecha de un soldado, por una sospecha”, se ha lamentado Walid.

Acto seguido, hemos visto como un niño de uno de los asentamientos que se encuentran dentro de la ciudad, entre risas, ha hecho que unos soldados nos pidieran los pasaportes en un punto que ni si quiera era zona de control. “¿Estás contento ahora?”, le ha preguntado uno de los militares después de comprobar nuestra documentación. Estupefactos por la situación, hemos continuado con el tour, pero otra escena nos ha llamado la atención. El niño colono ha empezado a burlarse de un grupo de criaturas palestinas cerca del punto de control y les ha hecho un corte de manga bajo la sonrisa cómplice de los dos soldados, que no lo han frenado hasta que nuestro guía ha intervenido indignado para acabar con este acto de humillación.

Encuentro con Youth Against Settlements

Este tipo de acciones pasan cada día. La asociación con la que nos hemos reunido después de la comida, Youth Against Settlements (juventud contra los asentamientos) trata de grabar las detenciones, agresiones y asesinatos extrajudiciales del ejército contra las palestinas. Un portavoz de la organización nos ha recordado dos casos recientes de jóvenes que han perdido la vida después de ser disparados en dos de los checkpoints de la ciudad. Después de dar una vuelta por Tel Rumedia, una zona donde sólo pueden entrar las palestinas que viven ahí (entre ellas, el activista con el que nos hemos reunido), hemos ido a la sede de Youth Against Settlements, donde hemos podido conocer algunos de sus proyectos. Algunos de ellos son la campaña para la reapertura de la calle Shunada (una antígua arteria comercial cerrada por el ejército), la sensibilización dentro y fuera de Palestina y el acompañamiento de familias que viven bajo la ocupación. El proyecto más importante es el de la formación en medios audiovisuales y grabación, con el objetivo de filmar los abusos cometidos por soldados y colonos para proteger a la población palestina de la ley militar, que establece que se es culpable de cualquier acusación hasta que se demuestre lo contrario.

Hemos tenido la oportunidad de ver algunos de los vídeos grabados por las voluntarias de la asociación, algunos de ellos especialmente impactantes. En alguna ocasión, ha asegurado el portavoz, las palestinas implicadas hubieran muerto de no ser por la presencia de cámaras. Antes de despedirnos nos ha hecho una reflexión para recordar: “Es igual si los soldados son simpáticos, si nos tratan bien o no. No queremos ocupación”.

Visita a la comunidad beduina de Susiya

Tras comprar algunos recuerdos en las tiendas de la ciudad antigua de Hebrón, hemos subido al bus dirección Susiya. Los habitantes de este pueblo son una tribu beduina procedente del desierto del Negev, en el que antes de 1948 vivían más de 100.000 beduinos. Desde entonces, El Estado de Israel ha expulsado al 90% de ellos y ha intentado concentrarlos en 7 pueblos que se encuentran en la zona de Siab. El objetivo es conseguir un mayor control del territorio, ya que son los mayores propietarios de tierras, y por otra parte para intentar quitarles su identidad, cultura y costumbres, ya que los beduinos son un pueblo nómada. Además, dentro de lo que consideran Israel, quedan más de 80 comunidades beduinas que este Estado no reconoce, por lo que no tienen acceso a la electricidad, agua, carreteras o cualquier derecho que tiene alguien por el hecho ser ciudadano.

Allí nos hemos encontrado con Abu Jihad, un beduino de 70 años. “El problema en Susiya es el mismo que en Belén, Hebrón, Nablus… Quieren robar la tierra sin las personas”, nos ha dicho después de presentarse. Su comunidad fue expulsada de su territorio en 1948 y 1986, y ahora Israel pretende  hacerlo de nuevo. En Susiya viven unas 400 personas desde principios de los años 90. En este momento empezaron a construir pequeños refugios de contrachapado, aluminio y lonas. Israel declaró estas construcciones ilegales y empezaron con las demoliciones. Para evitarlas el pueblo presentó un plan de urbanismo pero el gobierno israelí lo rechazó.

A la izquierda Abu Jihad, a la derecha Baha Hilo

A partir del 2011, el pueblo de Susiya tiene que lidiar con una nueva organización judía que defiende los intereses de los colonos frente a los derechos del pueblo palestino. Una de las acciones que han llevado a cabo fue darles 60 órdenes de demolición con un período de 3 días para presentar un recurso. Este caso sigue abierto a día de hoy.  A pesar del trato al que habían llegado de no demoler, por parte de los israelís, y de no construir, por parte de los palestinos, el acuerdo se ha anulado. Israel alega que los beduinos lo han incumplido al hacer nuevas construcciones (que en realidad eran reparaciones de sus casas), por lo que en cualquier momento el ejército podría llevar a cabo las demoliciones. La comunidad está recibiendo el apoyo de varios países, así como de instituciones como la Unión Europea o la ONU, que están presionando para que Susiya siga en pie. Abu Jihad no se rinde, pero tampoco es optimista: “Puede que las demoliciones no se lleven a cabo ahora pero tarde o temprano lo harán, ellos siempre juegan con el tiempo a favor”. A parte del peligro sobre sus casas, los beduinos, que son un pueblo autosuficiente, en estos últimos años, debido al efecto de la colonia que tienen al lado, han visto disminuidos un 20% sus tierras para el cultivo y pastoreo respecto a antes de la ocupación. “El asentamiento sólo ha traído destrucción”, se lamenta.

Con las sabias reflexiones de este beduino hemos descubierto un hombre lleno de dignidad y fuerza, la cual pretende trasladar a las nuevas generaciones palestinas. “Las nuevas generaciones resisten por Palestina y tienen un compromiso mucho más grande que el nuestro. Tengo más fe en esta generación que en la nuestra”.

Anuncios

Día 1. Hebrón: la ocupación desde dentro

Publicado: 17 agosto, 2014 de otroviajeapalestina en Sin categoría
Etiquetas:, , ,

DSC00236

 

¡Preparados para marchar de Brigadistas a Palestina! El viaje fue bastante largo… los dos vuelos que tuvimos que coger salieron con retraso por lo que pasamos varias horas esperando y aprovechamos para acabar de cohesionar el grupo. Los nervios estaban a flor de piel. No es fácil entrar en Israel, pueden caerte miles de preguntas por parte de las autoridades en el aeropuerto de Tel Aviv, a un compañero brigadista que llegó unos días antes le interrogaron durante dos horas. Por suerte para nosotros fue todo bordado: el retraso de los vuelos nos hizo llegar a la capital de Israel a las cuatro de la madrugada, por lo que seguramente los responsables de proporcionarte el visado no estaban para historias y fue coser y cantar.

En la llegada a Hebrón hacia las once de la mañana del 16 de agosto nos esperaba un sol derrotador que sólo conseguíamos salvar, como bien nos indicó nuestro guía palestino Walid Abu Al-Halawah, enganchándonos a las pequeñas sombras que ofrecían los edificios de piedra del casco antiguo de la ciudad. Walid, un hombre de aproximadamente unos 35 años y autóctono de la zona, estaba a punto de ofrecernos un tour que probablemente ninguno de los Brigadistas olvidaremos jamás. Os puede sonar a guiri esto de tour, pero no estoy hablando de esos paseos a los que estamos acostumbrados cuando consumimos turismo occidental, éste viene acompañado de un claro componente emocional y transgresor que nos ha ayudado de manera exponencial a iniciarnos en la causa palestina.

La ruta empieza en la puerta a la Ciudad Vieja.  Hebrón se caracteriza por ser una ciudad construida en círculos a partir del núcleo central. Rodeada de cuatro montañas, la cadena de edificios no sólo crece entre los cuatro montes sino que también los ocupa. Esta extraordinaria ciudad se diferencia del resto de ciudades palestinas por ser la única en la que la frontera entre territorio israelí y territorio palestino es invisible a los ojos, es decir, no hay ningún muro que delimite los dos mundos y por la convivencia in situ de colonos israelitas y ciudadanos palestinos en las mismas calles. Walid nos indica que miremos al suelo para entender la antigüedad de este casco viejo y sepamos ver donde estamos en cada momento: el suelo de piedra pertenece a la zona vieja, el suelo de asfalto o de piedra negra a la zona nueva. Referencia útil para el que se perdiera, pero también para saber en qué sitio opera el Comité de Reconstrucción del Casco Viejo Palestino de la ciudad de Hebrón.

Por fin nos adentramos en el casco antiguo… y tardamos bien poco en experimentar esa sensación de panóptico en el que todo queda registrado. Las cámaras están por todos lados, no hay rastro de puntos muertos que salvaguarden tu imagen, ¡qué horror! Fue en ese momento donde entendimos que Hebrón posee dos historias: una cultural y una política. No existe piedra, reja o comercio que no tenga una doble historia. Con el inicio de la ocupación por parte del gobierno de Israel la población palestina fue abandonando las zonas de mayor control militar para poder continuar con una tranquila y estable cotidianidad, pero por suerte hay palestinos que todavía resisten a ser ahuyentados. El bloqueo consiguió un descenso escandaloso de los comercios de la zona, alrededor de unos quinientos. Muchos comercios familiares eran traspasados de generación en generación, teniendo en cuenta que es una ciudad que cuenta con aproximadamente cinco mil quinientos años de historia, permanecen cerrados… Sólo en esta zona del casco viejo existen mil quinientos soldados y tan sólo cuatrocientos colonos. Es decir, hay tres soldados por cada ciudadano judío. Pero la vida de barrio y la hermandad entre el colectivo palestino no permite marchitar la alegría típica del carácter de esta población.

Tan sólo llevamos cuatro calles y no podemos parar de sorprendernos. Los niños, que hablan muy bien el inglés, nos rodean constantemente intentando encasquetarnos alguna pulsera a módicos precios de maneras muy astutas y hasta sutiles… estos niños saben mucho y ni siquiera han llegado a los diez años de edad, son pequeños hombrecitos que se han tenido que despojar de su inocencia pura para poder sobrevivir y colaborar con la situación familiar totalmente socavada a través de la segregación espacial impuesta en su propia tierra. Los más necesitados corretean en manada con ollas, barreños o cualquier objeto que pueda contener sopa caliente que les ofrece una de las asociaciones que trabaja en el mismo barrio para abastecerles de comida.

Vamos trampeando el calor con pequeños trucos que nos ofrece nuestro guía Walid: las callejuelas están construidas de manera que existan corrientes de aire fresquito en verano y de temperaturas calientes en invierno, ¡es una gozada!

DSC00276

Llegamos a la Mezquita Ibrahim, cuna de las religiones monoteístas, pues en ella están los sepulcros de Abraham, Isaac, Jacob y sus respectivas mujeres Sara, Rebeca y Lea. La masacre de 1994 en manos de un colono israelí, asesinó cerca de veinticinco palestinos a bocajarro justo en el momento en que todos se encontraban de espaldas cuando rezaban, y unas doscientas personas más fueron heridas. La mezquita permaneció cerrada durante un año. En el momento de su reapertura los palestinos habían perdido un sesenta y cinco por ciento de su lugar de culto, éste había sido adaptado para una sinagoga. En su inicio la mezquita contaba con ocho entradas por distintos lugares, actualmente sólo se puede acceder por una. Para acceder a la mezquita debes pasar por un punto de control, un checkpoint. Éste se caracteriza por unas puertas giratorias de barrotes de hierro en los que al otro lado te espera un jovencísimo o jovencísima militar altamente uniformado y muy armado/a. Pasamos tranquilamente, nosotros, los internacionales. Al resto, los palestinos, les espera un duro control cada vez que quieren acceder a esa zona de la ciudad. La presión a la que se exponen es muy elevada. Les hacen enseñar su “pasaporte”, vaciar los bolsillos, quitarse el cinturón y un sinfín de estupideces que agotan a la población con tal de que se harten y desistan…

A la salida de la mezquita nos paramos en una tiendecita a los pocos metros en la que nos invitan a té a todxs los brigadistas, es la tiendecita de “el loco”. Le llaman así porque no aceptó cien millones de dólares, que le ofrecían los colonos para que abandonara los quinientos metros cuadrados que tiene su casa junto con la tienda para convertirlo en territorio ocupado. Su respuesta hacía nuestra sorpresa es sencilla: EXISTIR ES RESISTIR.

Mientras tomamos el té pasan, por delante nuestro, distintos grupos de judíos que se dirigen a la antigua mezquita hoy sinagoga. Las ropas que visten saltan la vista: camisas blancas impecables, pantalones oscuros, zapatos brillantes, etc. No sé si ha quedado suficientemente reflejado con lo escrito hasta aquí que el deterioro que sufre este barrio es muy importante, a parte de la suciedad y de la falta de cuidados físicos de los palestinos, será cuestión de estratos sociales… Pues estos judíos que se dirigen a la sinagoga llevan pistola, y la llevan a la vista. Muchos de ellos atada a la hebilla del cinturón, pero sólo los hombres. Me pregunto sobre la incomodidad de vivir con esa psicosis permanente que debe llenar sus mentes y les insiste en que se tienen que proteger de los desprotegidos. Cosas totalmente incongruentes. Pero es que la convivencia entre judíos y palestinos es totalmente irreconciliable en este momento, a parte de injusta, extraña y fatídica. La mayoría de las casas de los palestinos tienen las ventanas protegidas con rejas metálicas para evitar que entren las piedras y demás artefactos que les lanzan los judíos a las viviendas de los palestinos. Al igual que en la Golden Street, antigua calle comercial del casco antiguo, se trata de una calle con techo, techo de rejas, maderas o cualquier material que frene los objetos que les lanzan. Cuentan que incluso desde los pisos de arriba han llegado a mearse los judíos salpicando la callejuela y los comercios que habitan en ella. Es una lucha por el espacio público, por las calles, por las casas, por los campos… una lucha que hasta ahora parece totalmente masculina, de hombre judío a hombre palestino. Recorriendo las calles puedes tener la sensación de flashback constante, las casas de los judíos están señaladas y deben mantener sus puertas abiertas en todo momento, de lo contrario el riesgo el asedio por parte de los militares está asegurado y acompañado de una extrema violencia.

Fue muy grato encontrarse en la Golden Street, que por cierto las calles reciben el nombre del material con el que se han construido, una tiendecita que pertenece a la Cooperativa Women in Hebron. Esta cooperativa, formada por ciento cincuenta mujeres se dedica a la artesanía (www.womeninhebron.com), primer paso para romper el estereotipo de género asignado al mundo árabe, de aquí a unos días iremos viendo más…

Cambiamos de zona, pasamos al barrio nuevo. Las diferencias son insondables: calles repletas de gente, muchas mujeres arriba y abajo, tiendas y puestos de comida por todos lados, coches en vez de burros estirando un carro, ¡y muchos colores! Comemos allí, en un restaurante de comida típica que nos tratan con muchísima simpatía y nos preguntan si somos del Barça.

Nuestro paseo por Hebrón termina en un edificio en lo alto de una colina, en la que tienes toda la panorámica de la ciudad, que actualmente pertenece al grupo “Jóvenes contra el muro”. La historia que nos contaron fue que en esa casita vivía una familia palestina, la cual, como muchas otras, fue desalojada. Gracias a la presión palestina y al soporte visual les reconocieron la pertenencia del hogar y les permitieron volver. Casualidades que durante esa falta de recogimiento en la vivienda que les pertenecía consiguieron los visados para poder residir en Jerusalén, fue muy duro rechazar su hogar pero la oportunidad de vivir en esa otra ciudad pesaba más. De esta manera, un grupo de jóvenes decidió ocupar este espacio para convertirlo en un centro social de intercambio de ideas y de soporte emocional y político para el contexto en el que se encuentran. Es muy importante para los ciudadanos palestinos de Hebrón conservar la posesión de esta casa dado que ésta y otra más son las únicas que han resistido a la invasión en esta zona de la ciudad. Como vecinos más próximos, es decir, puerta con puerta, tienen a un grupo de militares israelitas, que no tienen por qué ser de Israel. El gobierno de Israel recluta a gente muy joven proveniente de muchas partes del mundo que son de condición judía. Pudimos hablar, no en este momento, con un joven montrealense y otro argentino. Tuvimos una charla con uno de los chicos de la asociación “Jóvenes contra el muro”, además le acompañaba una camarada española que estaba haciendo un voluntariado, nos explicaron que necesitan vivir en paz y sobre todo poder decidir en su día a día. La falta de movilidad es una de las carencias que más resaltan los palestinos, hay veces que ni siquiera pueden ir a visitar a familiar debido a que éstos viven en zonas en las cuales los militares no les dejan acceder. Acabamos en una de las aulas de la casa viendo un mini reportaje editado por ellos mismos (https://www.youtube.com/user/Human1Rights1Press) que a más de uno nos dejó encastados en el asiento.

DSC00157

Acaba el día sin palabras para poder expresarlo de manera adecuada. Nos reunimos con el diputado palestino Fayez A. saqqa, perteneciente al partido político Al Fatah y casado con una burgalesa. La situación en Palestina en su juventud y la persecución que sufría le “permitió” ir a estudiar geología a la Complutense de Madrid, ningún país árabe aceptaba refugiar a políticos palestinos, de manera que pasó varios años en España. Su familia, perteneciente des de épocas ancestrales a la ciudad de Belén, sufrieron arduamente la invasión y la permanente ocupación del estado de Israel, esto le empujó a formar parte de la guerrilla palestina durante los años setenta. En 1995 vuelve a Palestina con el empoderamiento de Al Fatah para recuperar lo perdido. Des de entonces ha estado implicado políticamente en su país y es actualmente parlamentario de la provincia de Belén. Su sólido discurso se articulaba a través del engaño constante de los compromisos internacionales hacia una reacción positiva que ayudara a resolver el ya histórico conflicto árabe-israelí. La situación de desastre nacional, la reducción del pueblo palestino, la segregación geográfica, la ocupación y toma de tierras ilegales crean un escenario insostenible para los milenarios habitantes de estas tierras. Según el diputado Fayez Israel supone un ahorro de soldados americanos en la frontera entre el mundo occidental y el árabe. Con la creación de este Estado las relaciones históricas entre las diferentes culturas dejan de ser viables para pasar a ser injustas para un segmento de los habitantes. Israel hace con Palestina lo que nuestro querido Sampedro narra en su relatoEl reloj, el gato y Madagascar: “la libertad de elegir del pobre es como la del niñito que acudió llorando a su madre porque el hermano mayor le había dado la más pequeña de las dos manzanas. “¿No te dije que le dieras a elegir”, -recriminó la madre. “Sí, mamá, y lo hice –repuso el mayor-. Le di a elegir entre la pequeña o nada”. Pero aunque muriesen en el último exterminio en Gaza 1893 personas, en el mismo período nadcieron 4000. La historia de Palestina es como la gran cita de Túpac Amarú, “volveré y seré millones”.

Issa y Guillermo

10447179_872894369391615_848428791_nEl 12 de junio, tres adolescentes israelíes fueron secuestrados al norte de la ciudad de Hebrón. Sus nombres eran Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar, de 16, y Naftali Fraenkel, de 16. Volvían a sus hogares haciendo autostop desde la yeshiva en la que estudiaban, un asentamiento cerca de Hebrón. Los colonos israelíes de esta ciudad son los más fanáticos de Cisjordania, de hecho fueron los primeros en establecer un asentamiento en 1967 y la ciudad esta dividida a raíz de una matanza en 1994. Cada semana, se contabilizan hechos de acoso a palestinos (quema de coches, olivos, hostigamiento a escolares…), sobre todo en la ciudad vieja de Hebrón. Ningún grupo se ha responsabilizado del secuestro.

Nada más conocerse la noticia, Israel atribuyó la autoría del atentado a Hamas e inició una campaña de hostigamiento hacia la población palestina. Según Peter Lerner, portavoz del ejército israelí : We have two efforts ongoing in parallel. First is to bring back the boys, and the second is to take a toll on Hamas for its actions.(Estamos llevando a cabo dos campañas a la vez. La primera es traer de vuelta a los chicos, y la segunda es hacer pagar a Hamas por sus acciones).

La campaña se ha concretado en un cerco sobre los 300.000 habitantes de Hebrón, el registro de más de 800 casas (en algunos de los registros se destrozó el mobiliario), el cierre de 125 carreteras de Cisjordania y la instalación de 26 puntos de control móviles aparte de los habituales.

Según el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, más de 600 palestinos han sido arrestados desde que se lanzó la campaña. Muchos de ellos están en detención administrativa, es decir, han sido detenidos sin que se les comunique cuáles son los cargos contra ellos y sin la posibilidad de comunicarse con su abogado.

Más de una decena de palestinos, hasta 14 según diversas fuentes, han muerto durante las incursiones del ejército israelí estos días en Cisjordania, Jerusalén y Gaza. Estos son los nombres de algunos de ellos, Mustafa Aslan (25-06-14), Ahmed Said Soud Khaled (del campo de refugiados de al-Ein en Nablús, 27 años, 22-06-14).

El 30 de junio fueron descubiertos los cadáveres de los tres adolescentes israelíes. Durante esas tres semanas hubo una gran movilización en Israel para pedir la liberación de los adolescentes con el eslogaN #bringbackourboys. En los días sucesivos, varias informaciones han puesto en cuestión desde cuando conocía el gobierno israelí las muertes. El gabinete de seguridad de Israel se reunió y prometió venganza contra Hamás. A partir de ahí se han sucedido bombardeos aéreos en la franja de Gaza y derribaron los apartamentos de las familias de los dos hombres sospechosos del secuestro. Por su parte, grupos radicales de Gaza han lanzado cohetes de fabricación artesanal sobre la ciudad de Sderot. En Jerusalén, grupos de jóvenes ultranacionalistas recorrieron las calles al grito de “Muerte a los árabes”. Durante los días siguientes, han perseguido y atacado a palestinos mientras la policía israelí no intervenía. Una página de Facebook en hebreo, Somos Israel y exigimos venganza, consiguió 35.000 seguidores hasta que fue cerrada.

El miércoles 2 de julio fue secuestrado el adolescente palestino Mohammed Abu Khdair (17 años) cuando iba a rezar de madrugada a la mezquita. Horas después se encontró su cadáver en un bosque en los alrededores de Jerusalén. 10510182_872894336058285_1197476674_nDesde el primer momento, la familia sospechaba que los responsables del secuestro eran colonos ultranacionalistas. El domingo 6 de julio, la policia israelí ha detenido a seis personas, una de las cuales ha confesado el crimen. Mohammed Abu Khdair murió al ser quemado vivo, según los restos de hollín que se encontraron en su garganta en la autopsia. En Jerusalén Este (ocupada desde junio de 1967), se han sucedido disturbios entre el ejército israelí y grupos de jóvenes que les tiran piedras. También el domingo 6, la policía israelí liberó, bajo custodia, a Tariq Abu Jadair, de 15 años, primo palestino-estadounidense de Mohammed, al que se ve en un vídeo como la policia le propina una paliza tras estar esposado.

Hasta aquí un resumen de los hechos.

Condenamos los asesinatos de israelíes y palestinos. Para nosotros, todas las vidas tienen igual valor, algo que no comparte el gobierno israelí. Como han expresado muchos activistas palestinos, los palestinos son ciudadanos de segunda clase, y sus muertos valen mucho menos que los muertos judíos. En palabras de Issa Amro, activista de Youth against settlements (Jóvenes contra las colonias): “¿Por qué las fuerzas de ocupación israelíes no impiden a todos los colonos viajar al extranjero? ¿Por que no les impiden salir de Jerusalén? El ejército israelí debería estar entrando en las casas de los colonos, todos los colonos deberían estar en la cárcel…  Eso es lo que nos hicieron después de que tres colonos desaparecieran, ¿van a hacer lo mismo ahora que un chico palestino ha sido secuestrado por los colonos terroristas?”

No pretendemos ser equidistantes, el gobierno de Israel es el principal responsable de esta situación, y por tanto, es el que tiene mayor capacidad para cambiarla.

Por último queremos expresar nuestra solidaridad tanto con la población palestina como con los activistas israelíes que se están oponiendo a la política de su gobierno.

Por esa razón, te animamos a sumarte a las diversas actividades que se realizarán esta semana en Madrid

–  Martes 8 de Julio, a las 10:00 horas, sala Clara Campoamor,Congreso de los Diputados, Carrera de San Jerónimo, 36.  Jornada por el 10 º aniversario del dictámen de la Corte Internacional de Justicia declarando ilegal el muro construido por Israel   en los Territorios Ocupados, con la participación de diputados y eurodiputados.  Entrada Libre.

–  Miércoles 9 de julio, a las 19:00 horas , Concentración “El Muro debe caer”, en la Plaza de Callao.

El 9 de julio se cumplen 10 años de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que declara ilegal el muro de anexión y apartheid construido por Israel en territorio palestino. El Tribunal ordenó a Israel desmantelar el muro así como las colonias construidas ilegalmente, restituir las tierras anexionadas y reparar a los palestinos y palestinas por los daños causados.

En el actual contexto de castigo colectivo contra el pueblo palestino, que se originó a raíz del anuncio por la Autoridad Palestina de su intención de constituir un gobierno de unidad nacional con Hamas y que tiene como objetivo evidente socavar la reconciliación intrapalestina y la reunificación política de Gaza y Cisjordania, se hace más necesario que nunca exigir el cumplimiento de la sentencia del TIJ, el desmantelamiento del muro y las colonias, así como la suspensión del acuerdo de asociación entre la UE e Israel y la cancelación de todo tipo de cooperación militar, económica y policial.

-Jueves 10 de julio, a las 19 horas en Enclave de Libros, charla “Gaza entre alambradas”

Una de las organizaciones con la que nos encontramos este año fue con el Sindicato Agrícola Palestino (1993).

Consiste en un grupo de 16 asociaciones de agricultores de todos los distritos palestinos con 9831 agricultores. El PFU trabaja con 73 cooperativas de 3040 miembros.

Trabaja organizando y representando a los agricultores para que sean capaces de defender sus beneficios y derechos sociales, económicos y políticos, es una organización nacional que actúa de paraguas creando una red entre las organizaciones locales y/o sectoriales. Crenado una red de representación, permite a su vez asociarse con otras organizaciones dentro y fuera del mundo árabe para dar continuidad al desarrollo agrícola, mejorar las capacidades recolectivas, desarrollo y mantenimiento del medio ambiente

Desde que en  1987 se cerraran los accesos a Israel desde Gaza y Cisjordania, el movimiento de l@s trabajadores/as palestin@s se ha visto limitado por los permisos en el caso de Cisjordania, y completamente bloqueado en el caso de Gaza. Es por ello que mucha gente volvió a trabajas la tierra, renovando las luchas entre agricultores y soldados israelíes.

Les cortaban los árboles, les robaban la tierra, echaban sal a los cultivos, productos químicos a las semillas, les robaban los olivos y cultivaban las tierras palestinas. En Naalin les envenenaron el pozo, dejando 500 dunams de tierra inutilizados.

Este mismo verano una organización sionista denominada Green woman compuesta por colonos robó tierras de cultivo con financiación de US Aid.

También utilizan piscinas naturales para bañarse y las ensucian.  Como por ejemplo en las piscinas naturales de Soleiman, al sur de Hebrón, un territorio que aunque gobernado por la Autoridad palestina los colonos utilizan como zona de baño.

Esto unido a la prohibición de cavar nuevos pozos o muros en el área C se convierte en un factor decisivo para expulsarl@s de sus tierras, ya que tras envenenarles pozos les niegan construir purificadoras de agua, como le pasó al propio sindicato.

Manantial natural del Valle del Jordán

Manantial natural del Valle del Jordán

El sindicato está intentando rehabilitar las tierras al norte de Hebrón (Al  Jalil), pero para ello les piden permisos que pueden alcanzar los 20.000 shekels sin garantías de que al pagarlos les den el permiso. Cuanod no consiguen el permiso, les marcan los árboles y las puertas, y los colonos van acompañados de soldados que les destruyen las vallas, muros, corrales…al no tener permisos no les dejan cambiar nada del material, así que no pueden arreglarlo.

En el pueblo de Beit Jala, los colonos arrancaron los olivos y los plantaron en su colonia. Olivos y uva son los cultivos más importantes de la zona.

IMG_0024

Casa reconstruida en 2011 por las brigadas, con su pequeño espacio para el huerto

En otros lugares como Jericó, el cultivo de dátiles es una tradición centenaria, pero igualmente los colonos les piden permisos para dichos cultivos y como la administración israelí no se los dá les roban sus tierras y palmeras.

Con todos estos impedimentos que ponen a l@s agricultores/as palestin@s  y con las subvenciones que les dan a l@s agricultores/as israelíes/as, tratan de arruinar la economía a base de precios más bajos.

Cultivar en Cisjordania es mucha más caro porque la compañía israelí de agua, Mekorot, les vende el litro mucho más cara, como ya hemos mencionado en otros post.

Otro problema es que no existe una política agrícola programada en Cisjordania, ni por parte de Israel ni por parte de la Autoridad Palestina.

Los agricultores que existen son un@s poc@s minifundistas, los jóvenes no se dedican a la tierra, si no que hoy en día por la política de transferencia indirecta l@s palestin@s tienden a agruparse en las grandes ciudades.

Por ello se están fomentando desde el PFU la organización en cooperativas para mejorar las cadenas de producción y comercialización.

También se estimula la formación de cooperativas de mujeres que, entre otras tareas, se dedican a la costura. Normalmente recogen entre todas dinero y montan su propio proyecto.

Una amenaza especialmente significativa en el área de Belén son las negociaciones en las que les quieren cambiar tierras de cultivo fértiles por zonas desérticas, como por ejemplo pasa igualmente con el Plan Prawer.

Al norte de Beit Sahour existe un terreno declarado parque natural que l@s militares israelíes expropiaron para zonas de entrenamiento, pero acabaron desmontando las estructuras militares y cediendo el terreno a Green Woman, que lo ha utilizado para construir una escuela para la Torah.

En algunos lugares l@s israeléis han cerrado los vertederos  de la Autoridad sin permitir una alternativa para los residuos generados.

Todo ello crea un desplazamiento lento pero diario de la población rural hacia las ciudades, a su vez cercadas por el muro y condenadas a crecer tan sólo a lo alto.

Como nota positiva el sindicato ha descubierto que la agricultura tradicional palestina encaja perfectamente con los criterios de cultivo ecológico de la Unión Europea, y está empezando a tejer uan red de comercialización con ayuda de otros sindicatos agrícolas italianos (Overseas), franceses y suizos para vender aceite de oliva y vegetales.

Algunos variedades vegetales específicas de la zona (calabacines, pepinos fagoa de Belén, las berenjenas de Batir…) que se encontraban en peligro de extinción se están recuperando por ser cultivos más adaptados a la tierra y a la meteorología de la zona.

Esta nueva opción comercial viene a dar una alternativa a la situación de indefensión creada por el protocolo de Paris en 1994, según el cual sólo los productos palestinos que los israelíes acepten en una lista pueden ser comercializados en Israel, lo cual atenta con cualquier discurso de libre mercado que quisieran defender.

A veces el cultivo de la tierra es no sólo un medio de vida sino un símbolo de la resistencia en sí mismo. En algunos de los pueblos agrícolas de alrededor de Jerusalén el cultivo de 1 kilo de uva se vende a 3 shekels, pero el transporte cuesta 30 shekels. Algunas mujeres, la mayoría mayores se levantan a las 5 de la mañana y transportan en capazos hasta 80 kilos para llevarlos a la puerta de Damasco. “La mujer es la espina dorsal de la agricultura” nos explican.

Durante la segunda intifada el ejército israelí colocó bloques de hormigón en las carreteras para que los pueblos no pudieran usar los vehículos, así que las mujeres se escapaban con las cestas cargadas en la cabeza por las colinas para poder vender en otros pueblos y ciudades. Muchos de esos bloques siguen hoy impidiendo el acceso a algunos pueblos.

Sin embargo poco se pudo hacer entonces por las colmenas, ya que al no poder salir de los pueblos para moverlas de zona según la estación, o tratar las enfermedades que aparecieran muchas murieron, y hoy quedan poc@s apicultores/as palestin@s. Al principio trataron de comprar las abejas reinas a Israel para repoblar pero como ya no se las venden se las compran a Italia. El sindicato está dando cursos de apicultura para recuperar esta actividad, y se han formado algunas cooperativas al sur de Cisjordania con 120 colmenas, que dan mucha miel y de mucha calidad y la venden después en Suiza.

Pequeños gestos y caminos que siguen abriendo para continuar viviendo y cuidando su tierra, su herencia, su medio de vida y su cultura.

Tierras de cultivo del pueblo de Batir

Tierras de cultivo del pueblo de Batir

Día 12: Llegada al Jordan Valley

Publicado: 22 agosto, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , ,

Salimos por la mañana temprano a conocer una de las zonas más deprimidas de Palestina, el valle del Jordán.

IMG_0023

comunidad beduina

Tras un pequeño receso para que algun@s probaran el agua y el barro del mar muerto, nos reunimos con Rasheed Jhaled, director de la Jordan Valley Campaign (2004).

Desde esta organización intentan ayudar a las comunidades beduinas de la zona recontruyendo las casas que l@s israelíes tiran, montar tuberías que provean de agua a las comunidades, escuelas, centros de salud…

En el valle del Jordán hay 2 pueblos considerados zona A (control administrativo y de seguridad palestina), algunos 6 pueblos en zona B (Administratción palestina y militar israelí) y otras 35 pequeñas comunidades y el resto del terreno es zona C (control total israelí). Aunque en la práctica l@s soldad@s israelíes pueden entrar donde les apetezca.

En la zona C l@s beduin@s no tienen permiso para usar el agua ni del río Jordán ni de los manantiales (los manantiales sólo para el ganado, nnca almacenar el agua y no todos los manantiales tienen acceso para palestin@s), así como sólo pueden comprar tanques de agua a la compañía israelí Mekorot. Mientras que l@s colon@s de esta zona reciben 64 litros por persona/día  gratis más lo todo lo que necesiten para cultivos y ganado; l@s beduín@s tienen que conformarse con 4 litros de agua/día.

La mayor parte de los pueblos no tienen acceso a la electricidad o a unas tuberías distribuidoras de agua y algun@s tienen que recorrer 15 km para comprar 3 metros cúbicos de agua por 215shekels.

En algunos pueblos los cables de la luz pasan por encima de los tejados y las tuberías bajo sus suelos, y aún así no pueden utilizarlos.

Un ejemplo de solidaridad entre vecinos lo configuran los 3 pueblos de Fasail Alfuqa (el de arriba)  Fasail Althta (el de abajo) y  Fasail aL wasta (el del medio).

Los pueblos  de arriba y de abajo tienen acceso al agua, pero no el del medio. Por lo que los pueblos de arriba y abajo no gastan todo su cupo y las familias permiten que las familias de en medio guarden en tanques parte del agua, con el riesgo consabido de que si los soldados se enteran de que algunas familias le están dando agua a otras es posible que se la corten.

Otro gran problema es que el 57% del Valle se ha denominado “zona de entrenamiento militar”. Estyo significa para las familias que si quieren los soldados hacer prácticas (algunas conjuntas con el gobierno de los Estados Unidos, les pueden sacar a 7 kilómetros de su casa, a pleno sol, y no dejarlos volver en 12 o 25 horas.

Sin embargo algunas de dichas zonas han sido cedidas por el ejército  a los colonos para actividades agrícolas.

Por la tarde visitamos a la familia Abu Najeh, cuya casa fue destruida ayer mismo por el ejército israelí por quinta vez. El padre de familia es n hombre mayor, confuso y desorientado. El abogado que contrataron preguntó las últimas veces a los soldados dónde o cómo podían evitar una nueva demolición y le dijeron que sólo le hacía falta mover unos metros la casa. La ha movido 5 veces ya sin resultado.

IMG_0007

La casa destruida

No tiene más trabajo que una veintena de cabras y ovejas, con las que hace queso para comprar comida. También tienen un pequeño huerto y algunas gallinas. Pero él agradece a Dios que no destruyeran los cercados y la comida de los animales, sólo su casa y sus tanques de agua.

Ahora duermen en una alfombra, cuatro palos y una tela de tejado en el rocoso suelo de este desierto, auque a los niños los suben a un tractor por la noche por miedo a las serpientes y escorpiones.

Rasheed termina criticando a esas ONG y organizaciones que evitan colaborar con proyectos en la zona C porque Israel no da permiso, y cuando vienen es para darles tanques llenos de agua en vez de ayudarles a montar tuberías para que puedan abastecerse por sí mismos.

En general hemos escuchado bastantes críticas de este tipo, l@s palestin@s no quieren más ayuda humanitaria que siga convirtiendo los retazos que quedan de su nación en una gran coalición de ONG.

Ell@s esperan de nosotr@s la ayuda civil y política para poder luchar por sí mism@s, sólo necesitan las herramientas y que les permitamos defender por sí mism@s sus derechos.

IMG_0017

Beatriz Piqueras

Día 3: Primera visita a Jerusalén Este

Publicado: 13 agosto, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , ,

Si todos los israelíes nos negáramos a hacer el servicio militar obligatorio, sencillamente la ocupación no existiría”. Sahar Vardi (New Profile).

Hoy hemos estado por primera vez en Jerusalén Este.

Por la mañana hemos recorrido “Mea Shearim”; el barrio ultraortodoxo.

Tapados por completo para no ofender a los habitantes de este peculiar barrio, hemos conocido sus costumbres y su forma de vida.

 IMG_6783

El barrio fue fundado en 1874 por los askanasíes haredim, que salieron de la ciudad vieja, demasiado abarrotada para satisfacer su crecimiento demográfico (suelen tener de media ocho hijos por familia).

Los judíos ultraortodoxos pueden dividirse según su origen étnico en askenazi (procedentes de Europa) y sefardíes (de España y el Mundo Árabe). A su vez, existen dos comunidades diferentes, en base a su interpretación religiosa; los haredim, defienden el respeto estricto a las leyes reflejadas en La Torá y los hasedim, le dan un enfoque más místico.

Todos ellos viven dedicados al estudio de los textos sagrados. La mayoría no trabaja, sino que vive de las subvenciones (directas e indirectas) que reciben del estado de Israel y de ortodoxos americanos y cristianos evangélicos.

Sin embargo, algunos de ellos rechazan el apoyo del estado israelí porque no están de acuerdo con la ocupación, sino que defienden que sólo Dios puede volver a construir el tercer templo y con ello, el estado de Israel. La mayoría tampoco va al servicio militar obligatorio, aunque éste sigue siendo uno de los grandes debates de la sociedad israelí.

Más tarde, continuamos nuestra visita accediendo a La Ciudad Vieja de Jerusalén por la famosa Puerta de Damasco (conocida entre los palestinos como “la puerta de la columna”, en honor a la columna dedicada al emperador romano Adriano de la que aún quedan restos).

Lea, nuestra guía alemana, nos explica desde la azotea del hospicio austriaco que la ciudad está rodeada por una muralla del siglo XVI, y a grandes rasgos, se divide en cuatro barrios: musulmán, judío, cristiano y armenio.

El lugar reúne a las tres religiones monoteístas. Por un lado, encontramos el Muro de las Lamentaciones, lugar sagrado de los judíos por creer que es parte del muro del segundo templo de Salomón y que a su vez, sirve de muro de contención de la Explanada de las Mezquitas, que contiene Al Aqsa y la Cúpula de la Roca. Esta última es el lugar en el que de acuerdo con la tradición musulmana, Mahoma ascendió a los cielos.

A pocos metros de allí, también podemos encontrar la Iglesia del Santo Sepulcro, considerada por los cristianos la tumba de Jesús.

Después, durante la comida, hemos conocido a Daoud, un activista palestino que trabaja con los comités populares que dan servicios sanitarios y colaboran en el desarrollo de la población, especialmente con jóvenes.

Con él, nos hemos adentrado por el laberinto de callejuelas con edificios de viviendas de 4 metros cuadrados que habita cada familia.

Nos encontramos con Malak (6 años), Sha (7 años) y Ashlam (11 años) que nos han enseñado su casa y la de sus familiares y vecinos. Nos han relatado lo que supone la lucha diaria para evitar que los colonos israelíes te expulsen de tu hogar, y la frustación de vivir puerta con puerta con aquel que robó la casa de tu vecino.

Mientras las niñas nos regalaban algunos de sus peluches, un guarda de seguridad israelí nos seguía con su rifle a la espalda.

No deja de emocionarnos escuchar la historia de una vecina mayor, a la que los colonos trataron de arrebatar la casa mientras estaba ingresada en el hospital, y que acabó incendiada durante el enfrentamiento entre vecinos palestinos y colonos.

Cuando terminamos nuestro tour por la ciudad vieja, fuimos a encontrarnos con Sahar Vardi, activista de New Profile de 23 años.

Sahar Vadir comenzó como activista con 15 años

Sahar Vadir comenzó como activista con 15 años

New Profle es una organización feminista por la desmilitarización de la sociedad israelí.

Los 4 puntos básicos en los que se refleja la militarización son:

1) Sistema educativo: Parte de los profesores de los colegios públicos en primaria son militares y durante el instituto reciben charlas de soldados fomentando valores como el honor, la capacidad de liderazgo y la valentía en el combate. Además hay que añadir una publicidad que muestra el icono del hombre como héroe y la mujer como madre o novia que lo apoya y admira.

2) Un servicio militar obligatorio para hombres y mujeres desde los 18 años durante 3 y 2 años respectivamente.

3) Un sistema económico basado en el militarismo1. Su éxito se debe en parte a que es el único país que garantiza haber probado las armas desarrolladas en población humana previa venta (el pueblo palestino).2

4) Una jerarquía política que proviene en su mayoría de la carrera militar profesional.3

En este contexto social, en el que servir al ejército no es una elección voluntaria si no una

obligación, surge New Profile (1998) con los siguientes objetivos:

– Crear espacios de reflexión en los que los jóvenes puedan tomar una decisión consciente de realizar o no el Servicio Militar Obligatorio.

– Aconsejar a aquellos que se niegen a servir para convertirse en objetores de conciencia, buscar un diagnóstico de enfermedad mental, o bien realizar una declaración política e ir a la cárcel.

– Visualización y sensibilización social sobre la influencia del ejército en la sociedad.

Al terminar la charla, volvemos a Beit Sahour cruzando a pie el checkpoint de Belén-Jerusalén con las últimas palabras de Sahar aún resonando en nuestras conciencias.

Bea y María (peque)

1Israel es la cuarta potencia mundial exportadora de armas, la primera en drones

2La activista nos recomienda ver el documental “The Lab”

3Desde 1967 sólo ha habido un Ministro de Defensa que no ostentara un cargo previo de Alto Oficial dentro el ejercito israelí.

La escalada de violencia entre colonos y palestinos no ha cesado de crecer durante los últimos tres meses.

Durante el mes de abril, las manifestaciones se han sucedido en Cisjordania. Los enfrentamientos entre los manifestantes palestinos y las fuerzas israelíes se incrementaron tras la muerte el pasado 2 de abril de Maysara abu Hamdiya, un prisionero palestino de 64 años que murió de cáncer bajo custodia israelí, de especial trascendencia el pasado 17 de abril, Día de los Prisioneros Palestinos.

La violencia de los colonos judíos se ha incrementado en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO). De acuerdo con el testimonio de Saëb Erakat en la ONU, líder de las negociaciones palestinas y miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, el número total de asentamientos completados por Netanyahu desde que tomó el cargo en 2009 hasta finales del 2012 se eleva a 16.000 viviendas, al ritmo de 11 casas/día. Añadió que después de la decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas de garantizar a Palestina el estatus de Estado observador no-miembro, se han aprobado otras 11.500 viviendas. En ese mismo periodo, la violencia de los colonos ha crecido un 315%.

“Lo que quiero decir por violencia por parte de los colonos es la mayor forma de terrorismo llevada a cabo por criminales y matones que asesinan a gente inocente, queman árboles, mezquitas, iglesias, y están protegidos por el ejército israelí. Desde el nombramiento de Yaalon con el nuevo ministro de Defensa israelí, los colonos han colaborado con el ejército israelí en el bloqueo de carreteras palestinas en Cisjordania” 

El hecho que definitivamente ha prendido la mecha de la violencia entre colonos y palestinos ha sido el asalto a un colono mientras esperaba a un autobús usado por israelíes y palestinos cerca de un asentamiento israelí, en el cruce Za’tara, al sur de Nablus. Evyatar Borowski murió antes de que llegaran los servicios sanitarios, después de que Salam Zaghal, de 24 años, palestino de un pueblo cercano a Tulkarm, le apuñalara. Los testigos afirman  que Zaghal cogió la pistola de Borowki, que, siendo civil, iba armado en el momento del asalto, y comenzó a disparar a la policía fronteriza israelí. Zaghal fue herido en el tiroteo que se produjo después y arrestado.  Borowski ha sido el primer israelí muerto en Cisjordania desde 2011. “No tenía miedo de vivir en esta zona a pesar de mis esfuerzos de disuadirle”, contó su padre a la Radio del Ejército de Israel.  Horas más tarde,  soldados israelíes allanaron la casa de Zaghal, en el pueblo de Shucha. Fue puesto en libertad hace seis meses de una prisión israelí después de una sentencia a tres años de cárcel por tirar piedras. Su hermano fue encarcelado  por la ANP ayer, acusado de colaborar con Israel. La principal teoría es que él llevo a cabo el ataque para distanciar a su familia de su hermano. Las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, el ala militante de al-Fatah, mantienen que el ataque se llevó a cabo en venganza por las recientes muertes de dos palestinos prisioneros en Israel. “Con dignidad, honor, y un profundo respeto, las Brigadas de al-Aqsa en Palestina declaran su total responsabilidad por la muerte del colono en la heroica operación llevada a cabo esta mañana por el prisionero liberado, el héroe, Salam Asa’ad Zaghal”, declararon. “Las Brigadas de los Mártires han recibido luz verde para llevar a cabo una serie de operaciones contra la ocupación y dan a estas operaciones como don a todos los prisioneros retenidos en las cárceles de la ocupación”.

Durante los días siguientes, colonos de Yitzhar, donde vivía Borowski, rompieron los cristales de una mezquita en el cercano pueblo de Urif e intentaron quemarla. El parabrisas del autobús escolar que transportaba a un grupo de niñas palestinas, de 12 y 13 años, que viajaban de vuelta a Ramallah después de un día de excursión, fue roto a pedradas, hiriendo al conductor y a tres estudiantes. No se produjo ningún arresto. De acuerdo al testimonio dado por el propio conductor del autobús, la carretera fue bloqueada por un vehículo militar, aparentemente porque el ejército había anticipado que los colonos atacarían vehículos palestinos si intentaban ir más allá, pero los conductores no tenían otra opción que parar en la intersección, donde se habían reunido unos 70 colonos.

“Lamentamos todo tipo de ataques deliberados sobre civiles, incluidos los colonos. Pero este asesinato no puede ser usado como excusa para llevar más allá las violaciones de los derechos humanos de los palestinos”, dice Ann Harrison, Director General de Amnistía Internacional en Oriente Medio y Norte de África. “Las autoridades israelíes deben desmantelar urgentemente los nuevos puestos de avanzada y perseguir a todos aquellos responsables de violencia en Cisjordania”, añade. “Se ha arrestado a cuatro colonos, pero parecen hacer la vista gorda ante la violencia perpetrada contra civiles palestinos y sus propiedades. Las autoridades israelíes tienen la responsabilidad de proteger a los civiles palestinos que viven bajo la ocupación, y prevenir y castigar los ataques violentos de los colonos”.

Desde entonces, los bomberos israelíes han tenido que emplearse para controlar una serie de fuegos que se han venido produciendo en las tierras agrícolas de varios pueblos palestinos. Líderes colonos dicen que el ataque se produjo debido a las indulgentes políticas hacia los palestinos que tiran piedras y llamaron a los líderes israelíes para protegerles. “El ataque terrorista de Borowski es una continuación directa de la provocación dentro de la ANP y la actitud indulgente hacia los ataques con piedras” dice Avi Roech, presidente del Consejo de los Colonos Israelíes en Cisjordania de Yesha. “Todo lo que se hable de gestos de buena voluntad y la liberación de prisioneros es también motivador para los asesinos”.

¿Por qué el violento ataque de Zaghal? ¿Qué hay detrás de un gesto tan directo y sangriento contra los colonos?

Por parte de varias organizaciones pro derechos humanos, como B’Tselem y Defence for Children International Palestine, se vienen documentando, especialmente durante los últimos meses, numerosos ataques contra los palestinos y sus propiedades.

Se ha herido a adolescentes palestinos con munición real cerca de la ciudad de Gaza, o mientras se manifiestan por los nuevos puestos de avanzada cerca de Yitzhar; jóvenes palestinos de Beit Ommar atropellados por los colonos de Kiryat Arba, cerca de Hebron; al menos un par de veces al mes; destrozos en las tierras agrícolas, como el corte de olivos e incendios provocados en las tierras agrícolas de Saffa, por parte de los colonos de Bayt Ayin y Gush Eztion; ataques a granjeros mientras trabajan sus tierras en Sahel Rujeib, o mientras cuidan de su ganado, en Kafr Qalil, pueblos cercanos a Nablus; niños de 8 y 9 años que son apedreados y heridos por lluvias de cristales en sus propias casas en Hebron y en la Ciudad Vieja de Jerusalem…

En los últimos 3 meses, el personal y los voluntarios de B´Tselem han capturado en vídeo varios incidentes en los que se puede apreciar cómo los colonos atacan a los palestinos o dañan sus propiedades en presencia de las fuerzas de seguridad israelíes.

Ataque en Yasuf, 16 marzo

Colonos tirando piedras a palestinos. Los soldados permanecen junto a los colonos, mientras éstos siguen tirando piedras sin problemas. Los soldados no muestran ninguna intención de parar a los colonos o detenerles.

Ataque en Urif

Colonos enmascarados tiran piedras a la escuela del pueblo, que se encontraba vacía en ese momento, ya que el personal había evacuado a los estudiantes por miedo a un ataque por parte de los colonos.  El lenguaje corporal de los soldados indica que la mayoría pidieron a los colonos que pararan, pero no tomaron ninguna acción en firme para detenerles. No existe ningún gesto de que los soldados intentaran identificar o detener a los colonos. Un poco más tarde, los soldados empezaron a tirar granadas de gas lacrimógeno a los palestinos que llegaban al lugar. En cierto momento, se ve a un grupo de unos 20 colonos entrando con total libertad al pueblo y rompiendo los cristales de una mezquita. El propio voluntario que grabó el vídeo fue herido en la cabeza con una piedra lanzada por un colono.

Ataque en Burin

Un grupo de unos veinte colonos encapuchados lanzaron piedras sobre la casa de la familia Sufan, que vive en una ladera a las afueras del pueblo. El asentamiento de Yitzhar está sobre la misma colina. El vídeo, grabado desde dentro de la casa, muestra a los colonos aproximándose, mientras intentan quemar a su paso las tierras. Empiezan a tirar piedras a la casa con impunidad, y sólo retroceden cuando llegan un grupo de soldados y policías fronterizos. Los soldados retiran a los colonos, pero no los identifican ni los detienen. Dado que la casa de la familia Sufan es regularmente atacada por los colonos, las fuerzas de seguridad deberían haber anticipado ataques como éste.

Ataque en Asira al-Qibliya

Ataque en Deir Jarir

El portavoz de B’Tselem, Sarit Michaeli fue testigo de un incidente en el que colonos encapuchados atacaron a palestinos que protestaban por el puesto de avanzada de Netzach Binyamin cercano al pueblo de Deir Jarir. Durante el incidente, un grupo de 11 colonos vino desde el puesto de avanzada de Amona y se acercó a los palestinos que se estaban manifestando, mientras los soldados no hicieron nada para pararles. Empezaron a soltar gas lacrimógeno cuando el intercambio de piedras entre colonos y palestinos fue creciendo, ataque que podía haberse prevenido, protegiendo a ambas partes del peligro. Los soldados forzaron a los colonos a volver a Amona, y los policías que llegaron al lugar arrestaron al menor que estaba con ellos.

Número de niños asesinados como resultado de la presencia del ejército israelí y la presencia de colonos en los Territorios Ocupados Palestinos.

Número de niños asesinados como resultado de la presencia del ejército israelí y la presencia de colonos en los Territorios Ocupados Palestinos.

Fuente: http://www.dci-palestine.org/sites/default/files/april_2013_violations_bulletin_final_25may2013.pdf

La casa de Ibrahim Makhoulf es atacada al menos un par de veces a la semana por colonos israelíes y ha sido asaltada en total más de 100 veces. Todas las noches, Ibrahim atranca su puerta con dos planchas de madera “Por los colonos”. Su casa se encuentra en las afueras del pueblo cisjordano de Asira al-Qibliya, a sólo 500 metros del asentamiento ilegal de Salhevet Farm, un puesto de avanzada del también ilegal asentamiento de Yitzhar. Las ventanas de su casa están protegidas con rejas, como protección frente a las piedras de los colonos. “Cuando veo a los colonos, mando a los niños a otra casa, ¿qué puedo hacer? Tenemos miedo, no es seguro”, dice Ibrahim, que vive con su mujer y sus seis hijos. Desde que el puesto de avanzada Shalhevet Farm se estableció en 1999, dice que ha sido excluido del acceso a parte de los 16 dunums de las tierras de su familia (1 dunum = 1.000 metros cuadrados), en los que tradicionalmente cultivaban viñedos, olivos, higueras, y del que sacaban agua. “Es la tierra de mi padre y de mi abuelo, pero ahora los colonos están cultivando, y yo no puedo entrar. Quieren confiscar las tierras y las casas y controlar la zona entera para extender su asentamiento. El gobierno israelí les anima, dándoles dinero y protección del ejército. Gobierno y colonos son uno”. En las últimas semanas, Estados Unidos ha pedido a Israel que congele la construcción de asentamientos en Cisjordania, en vistas a relanzar los largamente postergadas diálogos con la ANP. El 30 de Abril, la Liga Árabe dijo que apoyaría el intercambio de tierras a lo largo de la Línea Verde de 1967,  internacionalmente reconocida como línea de armisticio entre el actual Israel y la ocupada Cisjordania, para negociar los límites definitivos entre Israel y el futuro Estado palestino. Pero el crecimiento de puestos avanzados para asentamiento israelíes en Cisjordania, como Shalhevet Farm ha sido casi totalmente omitido de la negociación. Tales puestos son a menudo precursores de asentamiento de facto. Tanto los asentamientos como los puestos de avanzada son ilegales bajo las leyes internacionales. El artículo 49 de la Convención de Ginebra también prohíbe que una fuerza ocupante transfiera población a los territorios que ocupa. Para los palestinos, los asentamientos y los puestos de avanzada tienen el mismo impacto negativo en sus vidas. Pero el gobierno israelí sólo ve los puestos de avanzada y no los propios asentamientos como ilegales, desmantelándolos a veces para ser construidos sin los permisos necesarios y realojando a sus residentes en los asentamientos vecinos. Los asentamientos son mucho más grandes que los puestos de avanzada, y reciben todos los servicios e infraestructuras, aunque el gobierno israelí también provee a los puestos de avanzada, que generalmente comienzan por unas cuantas caravanas sobre una colina, de servicios básicos como agua y electricidad. El ejército israelí protege a los residentes de estos puestos tanto como a los colonos. Los primeros puestos de avanzada fueron construidos a mediados de los noventa, durante la congelación de la construcción de asentamientos impuesta por el entonces Primer Ministro Yitzhak Rabin. Unos años más tarde, el líder israelí Ariel Sharon instó de manera pública a los colonos israelíes a establecerse en toda colina. “Todo lo que cojáis será nuestro. Todo lo que no cojáis no será nuestro”. En 2005, a instancias del gobierno israelí, la abogada Talia Sasson informó que los puestos de avanzada eran ilegales bajo las leyes israelíes. Para ser considerados legales, un asentamiento debía establecerse por decisión del gobierno, ser construido en tierras estatales, tener un plan de construcción y tener unos límites territoriales claros. Los puestos de avanzada no cumplían estos criterios, aunque a comienzos de esta semana, el gobierno israelí ha anunciado planes para examinar si podría legalizar de manera retroactiva cuatro puestos de avanzada. Hoy ha aproximadamente 100 puestos de avanzada israelíes en Cisjordania. Mientras que la mayoría se reducen, otros se están desarrollando rápidamente, con muchas casas de cemento, carreteras asfaltadas, zonas de ocio y centros de día. En el caso de Shalhevet Farm, Peace Now, una organización israelí que trabaja contra los asentamientos israelíes en Cisjordania, ha encontrado que el ministerio de vivienda israelí ha invertido 1.1 millón de shekels, más de 300.000 dólares para conectar con infraestructuras básicas los puestos de avanzada. La compañía de agua israelí Mekorot los provee. Muchos puestos de avanzada sirven también como importante objetivo geopolítico. De acuerdo con el informe sobre el grupo israelí pro DDHH Yesh Din, algunos puestos de avanzada tienen como objetivo crear una continuidad judía y conectar asentamientos aislados con bloques de asentamientos, de acuerdo a evitar una futura evacuación. Incluso aunque algunos de estos puestos de avanzada son la casa de tan sólo unas cuantas docenas de familias, los puestos de avanzada pueden controlar completamente la tierra y las carreteras que los rodean. La violencia contra los palestinos y sus propiedades proveniente de los puestos de avanzada también ha sido bien documentada. Después de que un palestino asesinara a un colono israelí a comienzos de este mes cerca de Nablus, el grupo palestino pro DDHH Al-Haq ha documentado 13 ataques de  colonos contra palestinos en una sola semana en la zona. Munir Jibreel Qaddous, un granjero de 38 años del pueblo cisjordano de Burin, fue atacado cruelmente por colonos israelíes en 2011, mientras que el ejército y la policía israelíes miraban, sin hacer nada. Las caravanas del puesto de avanzada Bracha B, una extensión del asentamiento de Bracha, vigilan una gran parte de las tierras agrícolas de Burin, y los colonos atacan regularmente propiedades palestinas y  las casas del pueblo, explica Qaddous. Los datos recogidos por Yesh Din muestran que entre 2005 y 2012, más del 91% de las quejas interpuestas por palestinos contra los actos de violencia de los colonos israelíes fueron sobreseídos sin condena. De estos, el 84% fueron cerrados debido a la negligencia de la policía israelí en la investigación adecuada de los crímenes. “Todos son iguales”, dice Qaddous, referiéndose a los colonos israelíes que viven en los asentamientos, y a los puestos de avanzada no autorizados. Él ha sido testigo de la construcción del puesto de avanzada Bracha B y su gradual expansión. “En 1999, se estableció una torre de vigilancia, y se trajeron varias caravanas. Se levantaron 15 casas de cemento. Antes de que los colonos llegaran, ya se había construido una carretera, y se había traído agua y electricidad”. “Es una zona muy estratégica de Cisjordania. Dentro de 5 o 10 años, quizás tu verás colonos en cada colina”.

El consejero de Derechos Humanos de NNUU urge a Israel a entablar una acción judicial contra los ataques violentos que los colonos están llevando a cabo contra los palestinos, mientras llama a las fuerzas gubernamentales a abstenerse de usar excesiva violencia y garantizar un trato adecuado a los menores arrestados, tras los informes de numerosos casos de malos tratos. “Por parte israelí, la violencia de los colonos continúa perpetrándose con impunidad”, reportó al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra la Alto Comisionada por los DDHH Navi Pillay. “Israel necesita mantener a los perpetradores sin identificar. Mientras que no se han abierto investigaciones en la mayoría de los incidentes de violencia por parte de los colonos entre 2005 y 2011, sólo el 9% de las investigaciones abiertas acabaron en acusación”. En la presentación de su informe sobre la situación de los DDHH en los TPO, aportó que durante dicho período, 383 actos de violencia resultaron en 169 palestinos heridos, más de 8.000 olivos dañados, que son una parte vital de su sustento, y destrozos a otras propiedades como iglesias y mezquitas. También apuntó el excesivo uso de la fuerza por las fuerzas de seguridad israelíes que operan en Cisjordania, que han provocado la muerte a 7 palestinos, cuatro de los cuales tuvieron lugar durante manifestaciones. Además, expresó su preocupación por la situación de cientos de palestinos que han sido detenidos y encarcelados en Israel. “Durante el año pasado, las huelgas de hambre, masivas e individuales, han buscado llamar la atención del mundo sobre las circunstancias a las que se enfrentan, especialmente los palestinos mantenidos bajo detenciones administrativas”, añadiendo que las investigaciones sobre las muertes de los prisioneros deben ser hechas públicas. Un reciente informe de UNICEF llamó la atención sobre el maltrato de los menores detenidos, corroborando las hallazgos previos de las investigaciones llevadas a cabo de manera independiente por expertos y organizaciones pro-DDHH. En este sentido, urgió al gobierno israelí ha llevar a cabo rápidamente las recomendaciones de UNICEF sobre asegurar que sus políticas y prácticas son coherentes con sus obligaciones respecto a la Convención de los Derechos del Niños y otros estándares internacionales. También en el Consejo, el director de la misión de reconocimiento de los asentamientos israelíes Christine Chanet, presentó las investigaciones de más de 50 entrevistas realizadas en Jordania con testigos, víctimas y ONG’s, que testificaron sobre tierras confiscadas, destrozos de olivos, y la violencia de los colonos. “Los colonos parecen disfrutar de todos los derechos, mientras que les son denegados a los palestinos. Están sujetos a un complejo sistema legal civil y a los procedimientos penales militares, que no les protegen frente a las detenciones arbitrarias ni les garantizan un juicio justo. Incluso los niños entre 12 y  17 años están sujetos a este régimen”. Mirando en el mapa, es posible medir la extensión y expansión de los asentamientos, la mayoría de los cuales están comunicados. Desde el punto de vista de los miembros de la misión, están creciendo y anexionándose de manera progresiva. Llama a la retirada inmediata de los colonos y enfatiza que su actividad está repercutiendo negativamente en la vida diaria de cientos de hombres y mujeres que viven con temor a la violencia, y a ver sus casas demolidas.

No estais sol@s

Publicado: 19 marzo, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

El Presidente Barack Obama ha asegurado que su visita a la zona de Palestina, Jordania e Israel es para observar y escuchar, ya que el Gobierno Israelí no está dispuesto a iniciar conversaciones de paz.

Aún con los focos puestos en la próxima visita del presidente de los Estados Unidos, el ejército israelí ha estado utilizando munición real contra la población palestina, e iniciado una campaña de hostigamiento con múltiples detenciones de periodistas y menores

Según el Alternative Information Center (AIC) el domingo 17 tres niños de 14, 15 y 16 años fueron arrestados en las colinas del sur de Hebrón, en el pueblo de At-Tuwane. La policía israelí y de fronteras les retuvo cuando pastoreaban el ganado en la colina de Khelly, en unos bosques de cerezos cercanos a la colonia de Ma´on. Sobre las 9:30 un colono condujo cerca de los jóvenes y les grabó. Tras este incidente llamó a la policía y les pidió que les arrestara acusados de dañar la valla de los cerezos. Un activista internacional que acompañaba a los chicos para minimizar las amenazas de los colonos asegura que éstos no dañaron la valla

Los menores fueron llevados a la comisaría de cercana a la colonia de Kiryat Arba, y llamaron a sus padres para interrogarlos y reclamarles una multa de  500 shekels por cada niño. Los padres se negaron a pagar ya que no existía razón para ello. Los jóvenes participan en las actividades de resistencia no violenta contra la ocupación en el Comité Popular de las colinas del sur de Hebrón

Desde inicios de 2013, los colonos de Ma´on se coordinan con el ejército persiguiendo a los pastores en hasta 17 ocasiones por las colinas y el valle de Khelly. Esta tierra es propiedad privada y la Oficina Israelí de administración Civil del Ejército ha dado permiso para su explotación a los palestinos. Es más, la valla se construyó en la tierra palestina como método de los colonos para evitar que los palestinos trabajen su tierra. La revista digital Palestina Hoy nos muestra este vídeo de 5 palestinos golpeados

El jueves 14 las tropas israelíes detuvieron 5 menores, pero el enlace militar de la autoridad palestina les convenció de liberar a dos de ellos. Tres siguen en custodia, entre ellos un chico de 10 años. Están acusados de tirar piedras a vehículos israelíes. Durante los enfrentamientos en Bab al-Zawiya los palestinos lanzaron dos cócteles molotov, uno de ellos provocó quemaduras menores a un soldado israelí.

72640_580498038629211_831984391_n

Ma´an news declara que el viernes 15 en la misma zona de las colinas del sur de Hebrón enfrentamientos del ejército con jóvenes terminaron con 6 chicos detenidos. En Al-tuwani el viernes unas redadas por las casas palestinas acabaron con otros 3 menores detenidos.

Hay otra campaña de acoso. En este caso, contra los periodistas palestinos que son detenidos de modo arbitrario en particular desde inicios de 2013 tal y como denuncia Addameer. Por ahora llevan documentados 13 casos de detenciones de periodistas, 6 durante los 3 primeros meses de este año. Además un periodista ha sido puesto bajo arresto domiciliario en su casa de Jerusalén y se le ha prohibido volver a entrar en Cisjordania. Los nombres y detalles de los detenidos los podéis encontrar en la página de Addameer

A esto se les une que los periodistas son la diana constante durante la cobertura de eventos en los Territorios Palestinos Ocupados‪. Por poner algún ejemplo, el fotógrafo Atta Eweesat y el reporter Mahfouz Abu Turk‪, fueron disparados directamente con bombas de gas y balas de goma el pasado 8 de marzo en Jerusalén‪. O el fotógrafo Haythem Al‪-Khateeb que fue herido en  Bil‪’in‪, o el fotógrafo Al‪-Khateeb disparado con balas en el estómago en el Checkpoint de Ofer‪.

Pero no están solos, a pesar de la connivencia del Gobierno estadounidense dentro de su población las voces discordantes con esta política van creciendo en número e intensidad. El movimiento de desinversiones por ejemplo está ganando terreno dentro del campus universitario en California. Los representantes estudiantiles de las tres universidades de California realizaron una declaración pidiendo al sistema estatal de educación pública superior la desinversión en el estado de Israel.

No es un campus especialmente active en política, sino que sus estudiantes se centran en conseguir un hogar o un trabajo tras las clases. Es por ello que la resolución “La ocupación-apartheid de los palestinos” ha sorprendido a muchos. Entre ellos, a los propios judíos del campus.

Amal Ali, el president de Estudiantes por la justicia en Palestina en la Universidad de Riverside dice que esto solo permite igualar el terreno de juego en relación a las organizaciones pro-israelíes con grandes aportaciones a sus fondos. “Somos conscientes de que el lobby judío es muy poderoso y la campaña de BDS es algo que permite luchar contra ellos” dice Ali, hija de refugiados palestinos provenientes de Cisjordania. “Sabemos que las figuras a nivel nacional vendrán… y que los estudiantes se convertirán en miembros del Congreso o el AIPAC, queremos centrarnos en el impacto sobre el estudiante”. Esta declaración, algo más conservador, se repitió una semana más tarde en la Universidad de San Diego tras un debate público de 21 horas y una votación entre los estudiantes.

En total 3 universidades californianas y 10 estadounidenses se han unido votando a favor de la campaña de desinversión, pilar del movimiento BDS. Las resoluciones son meramente simbólicas, ya que no traen más que una recomendación a la junta de universidades.

Tal y como afirma Ali, de la Universidad de Riverdale, “La Universidad de California ha sido siempre la vanguardia de los movimientos de protesta social, así que cuando el campus realiza una declaración, el resto del país escucha.

bab-al-shams-at-nighr-e1358024178460 Este viernes pasado algo que nos llenó de ilusión y esperanza: un grupo de activistas palestinos entraron en la zona E1, en propiedades privadas palestinas con permiso de sus dueños, y montaron unas tiendas de campaña para crear un nuevo pueblo Bab Al-Shams (Puerta del Sol). La zona como os contamos la semana pasada no tiene orden de expropiación porque el plan de construcción de la colonia ilegal ni siquiera ha iniciado los trámites administrativos necesarios dentro de la burocracia israelí. El propio ejército israelí ha dificultado el acceso a la prensa local para informar del tema durante los últimos días.

La importancia  es la novedad de la estrategia, copiando la política de hechos sobre el terreno que usan los colonos y el estado israelí contra la población palestina. palestinos/as.

BAdVQpmCcAAt0sa El primer ministro israelí Benjamin Netanjahu, aduciendo “amenazas a la seguridad”, ordenó la evacuación de la zona a las autoridades locales. Por lo que el sábado por la noche los soldados israelíes entraron en estos terrenos privados y expulsaron a los activistas y se los llevaron hacia el checkpoint de Qalandia, algunos fueron brutalmente golpeados.

Las tiendas siguen en pie porque la Corte Israelí tiene que definir si la expulsión ha sido ilegal o no. De acuerdo con Haaretz, las tierras son de propietarios privados palestinos por lo que si tienen permiso de los mismos no se les puede expulsar. Si la corte declara que son tierras estatales la expulsión sería ilegal y los activistas podrían volver. El nuevo pueblo se quiere utilizar como atracción turística para enseñar la cultura de los beduinos que viven en la zona. La Corte israelí probablemente evaluará el lunes el caso.

Y todo esto con las elecciones israelíes a la vuelta de la esquina, en las que todos los sondeos indican un giro mayor hacia la extrema derecha, con partidos como el nuevo “Casa Judía”, una evolución del Movimiento Nacional Religioso, cuyo discurso reniega de la comunidad y la legalidad internacional y claramente propugna por anexarse la zona C de Cisjordania (el 60%) y evitar a toda costa la creación de un estado palestino.

Además medios como el Jerusalem Post, uno de los periódicos más leídos en Israel, y el Israel Democracy Institute han desarrollado una herramienta para que los electores indecisos, aproximadamente un 18% que puede ser la llave de la próxima coalición, a través de la respuesta de 30 preguntas pueden conocer a que partido deben votar.

En serio, no sé por dónde empezar con esto. ¿Asumen que sus votantes son tan simples que no saben elegir por si mismos a un partido y tan cándidos que van a votar a quien ellos les digan sin leer por sí mismos un programa o escuchar los discursos? Por otro lado si esto no es una herramienta de sondeo encubierto y manipulación no sabemos qué es.

Por supuesto, ha sido muy tentador y lo hemos realizado. Vale, es muy largo pero si tenéis tiempo no tiene desperdicio. Ojo, las respuestas no es lo que pensamos, hemos decidido fingir el perfil (minoritario) de lo que creemos sería una izquierda moderada, pero lo que en realidad nos interesa es ir viendo las preguntas y cuestiones que decantan a un votante israelí (al menos según su medio de comunicación mayoritario e instituciones políticas).

Para empezar te pregunta género, educación, edad y dónde vives (Neguev, Jerusalén, Haifa, Valle del Jordán, fuera de Israel…)

Mujer, 30 años, vivo en Jerusalén y soy universitaria.

1ª Pregunta: Bajo ninguna circunstancia han de evacuarse los asentamientos de Judea y Samaria. Respuesta (poco de acuerdo, nada, neutral, mucho…) Vamos a responder bastante de acuerdo.

2ª Pregunta: Como parte de un acuerdo de paz, los barrios árabes del Este de Jerusalén deben de darse a los palestinos. Ni de acuerdo ni en desacuerdo, vamos a decir neutral.

3ª Pregunta: Como parte de un tratado de paz, se debe aceptar el establecimiento de un estado palestino. Vamos a contestar que neutral.

4ª Pregunta: Como parte de un tratado de paz con los adecuados arreglos de seguridad, los Altos del Golam deberían devolverse a Siria. Contestamos bastante en desacuerdo.

5ª Pregunta. Israel debe hacer lo que es mejor para su seguridad, incluso si significa enfrentarse a la administración americana. Completamente de acuerdo.

6ª Pregunta: El gobierno debe vigilar que la vida pública esté de acuerdo con las tradiciones religiosas judías. Bastante en desacuerdo

7ª Pregunta: Si la ley religiosa judía entra en conflicto con valores democráticos como la igualdad y justicia, debe prevalecer la ley judía. Completamente en desacuerdo.

8ª Pregunta: Se debe instituir el matrimonio civil (además del religioso) en Israel.  Completamente de acuerdo.

9º Pregunta: En Sabbath, se debe permitir a los negocios y lugares de trabajo operar también en las áreas urbanas. Completamente de acuerdo.

10ª Pregunta: Debe haber más libre mercado en Israel y la implicación del gobierno debe ser restringida. Bastante en desacuerdo.

11ª Pregunta: El estado debe controlar estrictamente el nivel de renta pagado por los arrendatarios en pisos de propiedad privada alquilados. Bastante de acuerdo.

12ª Pregunta: Toda persona que solicite la ciudadanía israelí debe firmar previamente una declaración de lealtad al estado como condición previa a obtener dicha ciudadanía. Bastante de acuerdo.

13ª Pregunta: La gente con más ingresos debiera pagar más impuestos de los que pagan a día de hoy. Bastante de acuerdo.

14ª Pregunta: Los fondos del presupuesto de seguridad deben transferirse a elementos sociales tales como educación y salud. Neutral.

15ª Pregunta: Independientemente de la religión profesada por un ciudadano israelí, judío, musulmán, cristiano u otra, él o ella debe tener los mismos derechos ante la ley. Completamente de acuerdo.

16ª Pregunta: Un acuerdo de paz garantiza un futuro a largo plazo a Israel mejor que incrementar el poder militar.

17ª Pregunta: Los asesinatos selectivos en áreas urbanas palestinas deben evitarse. Bastante de acuerdo.

18ª Pregunta: Si los esfuerzos diplomáticos fallan, Israel debe atacar las instalaciones nucleares iraníes. Neutral.

19ª Pregunta: Para prevenir fuego de cohetes en el sur, las Fuerzas de Defensa Israelíes deben ocupar secciones clave en la franja de Gaza y mantenerlas en el tiempo. Bastante de acuerdo.

20ª Pregunta: La autoridad de la policía debe aumentarse para garantizar el orden público. Bastante en desacuerdo.

21ª pregunta: El sistema electoral israelí debe modificarse para reforzar a los grandes partidos a expensas de los pequeños. Completamente en desacuerdo.

22ª Pregunta: Se debe garantizar la libertad de expresión, incluso a las personas que hablan en contra del estado. Completamente de acuerdo.

23ª Pregunta: La Corte Suprema debe tener la autoridad de anular una ley promulgada por la Knesset (brazo legislativo del Gobierno). Bastante de acuerdo.

24ª Pregunta: Israel debe ser definido como un estado para todos sus ciudadanos, y no un estado judío. Completamente de acuerdo.

25ª Pregunta: Trabajadores extranjeros sin permiso de trabajo, aí como sus hijos deben ser deportados. Bastante en desacuerdo.

26ª pregunta: Todos los ciudadanos israelíes deben servir en las Fuerzas de Seguridad Israelíes. Neutral

27ª Pregunta: Aquellos que rechacen las ofertas de empleo de la Agencia de empleo debe de retirárseles sus prestaciones al desempleo. Neutral.

28ª Pregunta: Se debería garantizar más autoridad al primer ministro a expensas de la Knesset. Completamente en desacuerdo.

29º Pregunta: La segregación entre hombres y mujeres en las líneas de transporte público que sobre todo sirven a los ultraortodoxos deben permitirse. Neutral.

30ª Pregunta: los edificios construidos por colonos en Judea y Samaria (Cisjordania) en tierras privadas palestinas deben demolerse. Neutral.

Ahora nos manda a valorar a cada uno de los 15 candidatos. Ponemos poco a los de derechas y medio a los de izquierdas y nos llevan al resultado: un mapa de dos coordenadas donde sitúan a los partidos y te permiten re calcular tu posición:

Eje vertical: Contesta si te parece importante o no: 1) Paz y  territorios, 2) Seguridad y terror y 3) religión y estado.

Eje horizontal: 1) Economía y estado de bienestar, 2) Derechos civiles y humanos, 3) Ley y Gobernabilidad. Contestando te dice que preguntas se relacionan con los tres elementos de cada eje.

Al final te lleva a una encuesta sobre que has votado anteriormente, dónde has nacido, cuál es tu religión…

Y esto es lo que l@s electores/as de la autodenominada “única democracia de oriente medio” valorarán para votar el 22 de enero. Es difícil no comentar cada una de las preguntas, que cada lector/a saque sus conclusiones.

Mientras os dejamos el link por si alguien quiere probar.

Muchos oímos o vemos noticias eventualmente sobre los ataque militares sobre Gaza y pensamos que es la única violencia existente en la zona. La realidad es que toda la población palestina (refugiados, gazauis, palestinos del 48 con ciudadanía israelí o los cisjordanos y jerosolimitanos) sufre distintos grados y versiones de violencia en su vida diaria. Sin ir más lejos, queremos resaltar un par de hechos sucedidos durante la pasada semana que ejemplifican lo que sucede en Cisjordania.

El martes 11 de Diciembre el ejército israelí entró Ramala, ciudad bajo gobierno de la ANP, para asaltar tres ONG palestinas de derechos humanos en la madrugada. Se incautaron de material informático, documentos e incluso dinero en efectivo de cajas de las oficinas. Las tres organizaciones son Addameer (Organización de Derechos Humanos de apoyo a los presos políticos) UPWC (unión de comités de las mujeres palestinas) y PNGO (red de ong ́s por Palestina). Es irónico que se produjera tan cerca del día día 10 de de diciembre, en el que se celeebró el 64 aniversario por la Declaración de los Derechos Humanos, algo que fue ampliamente recogido por los medios de comunicación españoles pero no su coincidencia con el asalto. 

imagen 2

imagen 3

Oficina de Addameer en Ramallah

Oficina de Addameer en Ramallah

Según el comunicado de Addameer tras este suceso “Addameer cree que estos ataques se dirigen a destruir la legitimidad de organizaciones no gubernamentales. Despreciando nuestro status como defensores de los derechos humanos, asaltando y saqueando nuestros recursos y arrestando los miembros de nuestra plantilla, ellos deslegitiman el trabajo por los derechos humanos y normalizan los ataques en nuestras oficinas. Vemos un patrón similar en los ataques en la franja de Gaza en Noviembre de 2012, donde fue negada la protección internacional e inmunidad de los periodistas y se convirtieron en objetivos legitimados de las fuerzas ocupantes israelíes”. Tenéis más información en este enlace.

El segundo hecho sucedió el miércoles 12 de Diciembre.  Muhammad Ziad Awad Salaymah, un adolescente de Hebrón que ese día cumplía 17 años, murió abatido por varios disparos de una joven soldado Israelí.

Muhammad Ziad Awad Salaymah celebrando su cumpleaños el 12 de Diciembre y la soldado que lo asesinó esa misma tarde

Muhammad Ziad Awad Salaymah celebrando su cumpleaños el 12 de Diciembre y la soldado que lo asesinó esa misma tarde

El ejército israelí aduce que el joven llevaba una pistola de plástico falsa con la que apuntó a los soldados del checkpoint y que por eso se iniciaron los disparos aunque algunos residentes de Hebrón parecen pensar que dicha pistola fue colocada por ellos mismos para fingir que era real, y cuando se descubrió el montaje dieron la explicación mencionada.

El jueves por la mañana, durante el entierro y las manifestaciones por la muerte de Muhammad varios jóvenes lanzaron botellas y piedras a los soldados israelíes que respondieron con bombas de gas lacrimógeno y balas.

El Ministro de interior israelí Elie Yishai, y Shaul Mofaz, el dirigente del partido opositor Kadima pidieron recientemente durante una reunión del consejo interministerial que los soldados pudieran usar la máxima fuerza necesaria contra las amenazas palestinas, incluyendo balas. Habitualmente los soldados israelíes en las manifestaciones usan balas recubiertas de goma, bombas de gas lacrimógeno y granadas aturdidoras durante manifestaciones no violentas en Cisjordania junto con agua química, algo que puede atestiguar cualquier persona que haya asistido a ellas, incluidos nuestros propios brigadistas.

Cualquiera que conozca la realidad de Hebrón puede entender cómo llegó a suceder algo como lo relatado. En esta ciudad viven  50.000 palestinos al lado de 500 colonos israelíes situados en pequeños asentamientos en el centro de la ciudad y de 2000 soldados israelíes, que controlan la ciudad con docenas de checkpoints, puertas de acero y centros militares distribuidos por todo el centro. El ejército limita la circulación, tanto a pie como automóvil a los palestinos, así como impide la actividad comercial en la antigua calle principal del mercado. Caminar por el centro de la ciudad te hace sentir atrapad@  en una zona militar. Esta situación actual es el caldo de cultivo para enfrentamientos como el ocurrido o tantos y tantos incidentes provocados por los colonos, de los más radicales de todo Cisjordania.

La soldado abrió fuego mientras Muhammad volvía a casa porque tuvo miedo de que tal vez hiriera a alguno de los soldados situados cerca de la tumba de Abraham. Pero la cuestión principal es ¿por qué hay soldados en vecindarios civiles creando estas situaciones una y otra vez. ¿Por qué viven 500 colonos en la ciudad palestina de Hebrón, controlando la vida de 50.000 palestinos y causando diariamente violaciones de los derechos humanos bajo la mirada indiferente de los soldados? Esta es una clara violación de la Convención de Ginebra, que entre otros temas requiere que la potencia ocupante provea de seguridad a todos los residentes en el área ocupada y no sitúe a su población en el territorio ocupado.

Estas situaciones y otras muchas otras son constantes en Palestina, de tal modo que las pocas veces que nos llega la información, aún incompleta, tendemos a ignorarla por la costumbre, pero debemos recordar que esta es la vida a diario de todo un pueblo desde 1948. Y que el causante de tal drama no es otro que un pueblo que a su vez ha sufrido persecuciones y actos de terrible calibre, y que clama, justamente, aún hoy contra lo sufrido. Ningún pueblo tiene derecho hacerle eso a otro, pero siempre llama la atención la crueldad ejercida por los que hace sólo unas décadas fueron víctimas de sucesos similares.