Posts etiquetados ‘apartheid’

Hoy hemos partido desde Beit Sahour, el barrio de Bethlehem donde nos alojamos, en dirección al Valle del Jordán para conocer la realidad de esta zona tan castigada y hacer labores de reconstrucción con la organización Jordan Valley Solidarity Movement.

Desde el autobús pudimos ver que existen asentamientos más lejos de Jerusalem los cuales forman parte del Municipio, cuando en cambio, comunidades de palestinas son mucho más cercanas geográficamente, quedan fuera de éste. Este hecho, se trata de una estrategia para estrangular Cisjordania y a la vez, hacer que aumente la población judía de Jerusalem y reducir la palestina.

Jericho

Rodeadas por un paisaje árido, con pocos árboles a la vista, nos adentramos a los alrededores de la región de Jericho, la primera ciudad conocida del mundo. Antes de la ocupación el paisaje era más verde, pero debido a la quema intencionada de bosques de los sionistas, la construcción de grandes pozos de profundidad ilimitada, la extracción desmesurada de agua de los ríos de Israel,  así como el aumento de las temperaturas, y el aumento de la construcción de asentamientos colonos  en zonas boscosas, el desierto cada día va ganando terreno, y vivir allí resulta cada vez más duro. Existen numerosas plantaciones de dátiles que exporta ilegalmente Israel a territorios como el estado español.

El área es zona C, militarmente cerrada, excepto la ciudad, que es zona A. Desde el 1992, todas las palestinas que quieran viajar del Norte al Sur de Cisjordania han de pasar por una sola carretera llena de Checkpoints, donde los soldados pueden decidir si pasas o no. Para que nos hagamos una idea, un soldado cualquiera puede decidir que el Presidente de Palestina no puede pasar por el checkpoint.

Camino de Jericho

Si una palestina de Cisjordania quiere salir del país, solo lo puede hacer por el paso fronterizo King Hussein Bridge Border Cross, y coger un avión des de Jordania. Este trayecto, además de estar regulado por un control, el cual tiene las horas de apertura limitadísimas (12h horas al día de lunes a jueves, y 2 horas los viernes y los sábados), resulta muy caro por todas las tasas que Israel y Jordania les hacen pagar. Además los vuelos desde Aman resultan mucho más caros, recordemos que Palestina actualmente no tiene aeropuertos, y que se les niega a viajar desde Tel Aviv. Sólo en el territorio de Cisjordania hay 650 checkpoints para conectar las 227 zonas aisladas por el sionismo.

El Valle del Jordán

La mayoria del valle está habitado por comunidades beduinas que diariamente ven cómo sus campamentos son destrozados por el ejército israelí. Su principal modo de subsistencia es el pastoreo, la ganadería y la agricultura, una actividad que se ve truncada por su expulsión del territorio. Es común que se les fuerce a instalarse en tierras que previamente han sido expropiadas a otros palestinos, creando así un conflicto entre ambos grupos. Muchas beduinas viven actualmente como refugiadas internas.

Para ilustrar este proceso de limpieza étnica en el Valle del Jordán, cabe mencionar que antes de 1967 había 320.000 habitantes palestinas, mientras que ahora hay 56.000. Muchas de ellas han sido asesinadas, otras han tenido que exiliarse a otros lugares. El Valle del Jordán es una de las partes más oprimidas de Cisjordania, ya que el 95% del territorio es zona C (controlada civil y militarmente por Israel). En este caso las tierras usurpadas son mayoritariamente para uso militar, así como para asentamientos y cultivos sionistas. Desde 2010 el Estado de Israel ha ganado más de 1.025 millones de Dólares con la explotación del valle de manera ilegal. De esta manera viola las leyes internacionales al sacar un beneficio económico de la ocupación (en esta zona actúan empresas de bebida, como Soda Stream, o de cosméticos, como Ahava). Los palestinos y palestinas de la zona se sienten abandonadas, pues ni siquiera la Autoridad Nacional Palestina da la cara por ellos (muchos nos hablan de la corrupción que afecta a este poder, y que está estrechamente relacionada con el hecho de ser una autoridad también orpimida y maniatada).

 Desde 1967 el Valle del Jordán es un objetivo estratégico clave para Israel debido a su riqueza natural, a sus grandes reservas hídricas y a su localización fronteriza con Jordania. Para hacernos una idea, dos tercios del agua que se consume en Palestina Histórica (lo que ahora se considera Israel y el resto de Palestina) proceden de aquí. Además, los 10.000 colonos asentados ilegalmente en el Valle del Jordán gastan 6.6 veces más que los 56.000 palestinos que resisten.

Las comunidades palestinas que pueden utilizar pozos es porque éstos fueron construidos antes de 1967, momento en que el control pasó de manos jordanas a manos israelís. No obstante, por ley, sus pozos sólo pueden alcanzar unos 100-150 metros de profundidad, mientras que los de los colonos pueden llegar a los 750-800 metros. El acaparamiento del agua por parte de Israel supone un impacto ecológico devastador tanto para la flora como para la fauna, desembocando en una desertización imparable. Una muestra de la pérdida de biodiversidad debido a la falta de agua en el río es la desaparición de hierbas medicinales, que tradicionalmente tenían una utilidad fundamental. Otra medida que nos indigna es la confiscación de placas solares por parte, de nuevo, del Estado opresor.

Jordan Valley Solidarity Movement

Llegamos a nuestro destino: Fasayl, una comunidad asediada por las colonias y muy golpeada por la política indiscriminada de demoliciones. Allí está la sede del Jordan Valley Solidarity Movement, una organización que trabaja por la solidaridad en esta área. Entorno a ella, se organiza la lucha contra las demoliciones, y se apoya a campesinos y ganaderos. Reciben apoyos internacionales para reconstruir infrastructuras de todo tipo: escuelas, carreteras, casas, etc. También intentan intervenir cuando surge cualquier tipo de emergencia, a pesar de los pocos recursos que tienen.

La comunidad de Abu Saqr

Visitando la comunidad del un beduino, Abu Saqr, con Jordan Valley Solidarity Movement

Actualmente, uno de sus proyectos es la creación de una escuela en Tubas, ya que la que anterior fue destrozada por los bulldozers. Lamentablemente, la burocracia también afecta alas ayudas internacionales, y a veces surgen situaciones absurdas. Por ejemplo, la organización esperaba una donación internacional para comprar un autobús, pero su demolición hizo que el autobús no llegara con facilidad. Nos cuentan que necesitan ambas cosas a la vez: autobús y colegio, porque el colegio se puede construir en poco tiempo con la ayuda suficiente, pero si no hay autobús no hay niños y sin niños es más fácil que Israel tire abajo el colegio.

Los juicios del apartheid

Estando reunidas ya con Rashed, el coordinador de Jordan Valley Solidarity Movement, y con otros compañeros internacionales, hablamos de leyes y juicios. Nos explican cómo son los procesos de detención de las palestinas y cómo son los juicios contra las demoliciones. Ciertamente, las palestinas lo tienen difícil para defenderse en un juicio porque la imparcialidad afecta a todo el proceso. La ley ‘civil’ palestina tiene potestad en zonas A y B, siempre que no se adelante el ejército israelí, y se aplica para delitos cotidianos. En zona C es siempre el ejército israelí el que aplica y ejecuta las 1.600 leyes específicas para palestinos (prevaleciendo, como hemos dicho, su autoridad sobre A y B por encima de la policía palestina.

La lucha de quien resiste

Después de comer, y de comprobar la calurosa acogida de la comunidad de Fasayl, visitamos a Abu Saqr, un hombre de unos 60-70 años que resiste entre colonias y zonas militares. Abu Saqr es el representante de su comunidad, y coordinador del sindicato de pastores. Desde 1967 tiene miles de duros relatos sobre la opresión. Sus casas han sido demolidas en numerosas ocasiones y actualmente el lugar donde vive tiene un aspecto más similar al de una conjunto de chabolas (con materiales muy precarios, sin agua, con poca salubridad) que a una casa. De las 350 familias que había en 1965 sólo quedan 14. Derribos de sus tanques de agua, detenciones y palizas son algunas de las historias que nos cuenta. El corazón se nos encoge cuando nos cuenta cómo tuvo que ver morir a su hijo de 8 años, que tras sufrir una caída se desangró ante sus ojos. La ambulancia no llegó a tiempo por la restricción de movimiento que impone Israel.

Abu Saqr

Abu Saqr, en el centro, mientras nuestro coordinador palestino Baha Hilo traduce sus palabras del árabe al inglés

Le preguntamos cómo pueden permanecer los palestinos unidos cuando ni siquiera les permiten estar cerca físicamente. Él nos explica que lo que les conecta es precisamente saber qué es lo que pasa cuando se les desconecta de la tierra. “¿Qué es lo más difícil?” preguntamos, “¿hay algo fácil?” nos contesta. Y es que, suela con el día en que pueda dedicar su trabajo y su esfuerzo a hacer de su tierra un lugar más sostenible, de sus cultivos algo mejor, de su tiempo algo que no sea luchar contra la opresión.

Sus ojos son serenos, su mirada firme. “Tu honor es la tierra” nos dice, “esta tierra recoge la historia de mi pueblo”. Una tierra manchada de sangre, de trabajo y de dignidad que, él dice, jamás le arrebatarán.

Anuncios

Mientras en Gaza se apuran las negociaciones en torno a otro alto fuego, tras la masacre más sangrienta en los últimos años, la vida continúa en Cisjordania. Cómo continuará, es otro asunto.

Para los activistas de Acción en Red Madrid y Pau Sempre, esta calurosa mañana en la provincia de Belén, parece otra más, de cualquier mes de agosto, en sus campos de trabajo solidario. Sólo que esta vez, en la iglesia de la Natividad no hay largas colas de turistas y las conversaciones respiran otro aire. Gaza está en el ambiente. Un grito sordo se repite en las conversaciones de los cafés y los puestos de bocadillos de falafel, en la ciudad que vio nacer a Jesucristo: imposible ignorar, aunque algunos quieran, este conflicto que golpea desde hace ya demasiados años.

DSC_0052

En Belén aún huele a las aguas químicas fecales, que el ejército israelí lanzó desde el otro lado del muro, para disolver las últimas manifestaciones en protesta por la situación en Gaza. Un muro, que con el paso del tiempo, se ha convertido en una muestra artística que denuncia la represión y algunos comerciantes aprovechan como reclamo turístico.

Visitamos Deheiseh, uno de los tres campos de refugiados de Belén, donde aún se respiran las consecuencias de los últimos días. Hace dos semanas, mil soldados de las fuerzas israelíes entraron para arrestar a varios vecinos de Deheiseh, nos cuenta Aysar Alsafi, integrante de la organización comunitaria Ibda de Deheiseh. Y antes de ayer volvieron a entrar para arrestar a otro adolescente.

Grafiti en el muro de Belen

Estos hechos recuerdan a lo sucedido hace dos meses en Hebrón, cuando el secuestro y asesinato de tres adolescentes colonos desató el inicio de un castigo colectivo, primero en Cisjordania con cerca de 600 detenidos y 15 asesinados, y luego en Gaza, con unos dos mil muertos por el momento. Entonces, en Deheiseh, Belén, “los soldados entraron al centro comunitario y se llevaron ordenadores, rompieron cristales y amedrentaron a la poblacion”, denuncia Said.

El centro comunitario Ibda de Belén, bulle de una actividad que busca contagiar la alegria y conquistar un espacio del que carecen las trece mil personas que viven en apenas un kilómetro cuadrado de este campo de refugiados. Estos voluntarios palestinos quieren cambiar mentalidades dentro del campo y sembrar semillas de una nueva conciencia politica. Algo que resume Aysar Alsafi con la misma satisfacción que comparte con su hermana Kiam Alsafi. Ella describe con una gran sonrisa que, “cantar, bailar o actuar, es otra manera de luchar contra la ocupación.” Y cómo, gracias a la cooperación internacional, pudo estudiar teatro en California para volver y devolver ese beneficio a su comunidad. Como mujer también busca empoderar a otras mujeres, en un ambiente que describe como “muy conservador, algo que no sólo sucede en esta parte del mundo”.

DSC_0142

Enterrados bajo el manto de la ocupación israelí de los últimos cuarenta y siete años se encuentra la política de hechos consumados de la administración israelí. En contra del juego de declaraciones entre Estados Unidos e Israel sobre el fin de la colonización, la segregación se sucede a diario en los 14 asentamientos y puestos avanzados de las futuras colonias que planea Israel en Belén.

Baha, del centro de estudios y difusión Badil, describe cómo el avance de los asentamientos de Israel, el muro y la política de segregación están estrangulando la vida de la ciudad de Belén. Cargado con un conjunto de mapas, conduce al grupo de activistas a diferentes lugares donde se evidencia todo lo que explica.

Las colonias israelíes de Har Homa, Gilo y Efrata, que hay en Belén, se asientan en las laderas cercanas, y se entremezclan con el muro y las vallas que separan a los palestinos de sus tierras.

“Los israelies dicen que rodear completamente la tumba de Raquel para anexionarla dentro del muro es sólo por motivos religiosos, no porque quieran destruir la economia de Belen y quedarse con sus tierras” asegura irónicamente Baha, para explicar cómo tres cuartas partes de este lugar sagrado quedan fuera del muro.

Desde un punto elevado de la ciudad de Beit Jala, muestra como será el siguiente paso para aumentar la colonia de Gilo. De momento está comunicada por una carretera de uso exclusivo para colonos, algo habitual en Cisjordania. En estas vías sólo pueden circular vehículos con una determinada matrícula, amarilla frente a las verdes o blancas de la mayoría de los palestinos, y además hay controles a lo largo de la carretera

También explica a los activistas cómo en el cercano pueblo de Al Khader se proyecta una terminal checkpoint, que acabará por encerrar otras tres poblaciones dentro del muro abiertas sólo por una puerta de control israelí. Entre ellas está la ciudad de Battir, pueblo declarado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco.

DSC_0122

“Los colonos siempre actuan con el mismo patrón”, cuenta Baha. Los puestos avanzados de los colonos están dentro del plan urbanístico del asentamiento para ganar mas terreno, y amenazan con demoliciones de las viviendas palestinas cercanas. El gobierno israelí provee a los colonos de servicios, seguridad y subvenciona tanto sus actividades que hacen muy ventajoso vivir alli.

La ocupación israelí en palestina muestra lo confuso que puede ser algunas veces el lenguaje. Decir “valla” podría parecer una simple reja, y no una extensión de entre 15 y 50 metros para anexionar tierras. “Ocupación” podría significar una mera presencia de soldados en una hipotética frontera, y no un complejo sistema de políticas orientadas a la segregación, el aparheid y un exilio silencioso… pero forzado.

David Perejil/Chris Muckraker

Racismo institucional

Publicado: 23 diciembre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Estamos por los derechos humanos, da igual los de quién o dónde se violen.

En circunstancias como las actuales en muchos lugares se exacerba el racismo, el miedo a que nos invadan los desconocidos, tradicionalmente contra la gente con la piel más oscura o contra l@s que rezan a una deidad de distinto nombre.

Lo vemos en una Unión Europea armándose contra las barcas que se acercan a Lampedusa y abandonando a l@s miles de refugiad@s siri@s. Lo vemos aquí en España en las monstruosas concertinas, en nuestros pequeños Guantánamo conocidos como CIES. Y por desgracia lo vemos en Israel constantemente contra el pueblo palestino en su régimen colonial y de apartheid, pero también contra sus propi@s ciudadan@s según su origen y religión, y contra l@s solicitantes de asilo.

A Israel llegan cientos de refugiad@s procedentes de Sudán y Eritrea entre otros países africanos. Se los aloja en prisiones abiertas en medio del desierto de Al Naqab. En ellas tienen que registrarse 3 veces al día y no se l@s puede detener hasta 48 horas tras su último registro.

Israel es un estado que clama haberse creado para acoger y ofrecer refugio para los judíos de todo el mundo, a los que garantiza ciudadanía en cuanto “prueben” su judaísmo. Sin embargo no reconoce la ciudadanía a l@s palestin@s que han nacido allí, o no como ciudadanía de pleno derecho.

En sus 67 años de existencia el estado de Israel ha concedido el estatus de refugiad@ a menos de 200 personas. De hecho Israel lidera el ratio (de lejos) entre l@s refugiad@s reconocid@s por la ONU que viven en el país (fundamentalmente palestin@s) y l@s que solicitan asilo en el país.

Y tampoco reconoce el estatus de refugiad@ a aquell@s african@s que no prueban su judaísmo, discriminando así según religión.

De hecho a partir del 14 de Julio de 2013 empezaron a deportar a Eritrea a aquellos que habían huido del régimen represor en el que nacieron.

Estos grupos de refugiad@s llevan años protestando por la falta de acceso a servicios de salud salvo en los casos más  extremos, las condiciones de alojamiento de las prisiones, las emboscadas en los pocos centros de salud que les facilitaron alejados de las poblaciones para volver a encerrarl@s en prisiones…

refugeemarch_sel1001

Últimamente se han organizado en varias marchas recorriendo hasta 50 kilómetros de desierto desde las prisiones de Holot y Saharonim  hacia la ciudad de Be’er Sheva al sur, durmiendo en estaciones de autobús al aire libre (y gélido en esta época) para llegar a Tel Aviv a manifestarse pidiendo un trato digno.

“No vine por 3500 dólares” dice un solicitante de asilo, aludiendo a la subvención para que salgan del país que les da el Gobierno israelí.

Los oficiales de inmigración aplican para estos grupos la Ley de prevención de Infiltración, y los arrestan cuando salen de las cárceles donde los hacinan incluso cuando la policía israelí presente les recuerda que deben pasar al menos 48 horas y éste no ha sido el caso. A veces paran las manifestaciones con violencia.

Otro problema es la villanización de l@s solicitantes de asilo african@s en los medios de comunicación, acusándoles de cometer delitos como robo o secuestro de hasta 1000 mujeres judías sin prueba alguna. (Esta misma acusación también se realizó contra los beduinos en 2012)

Los altos cargos de la policía israelí refieren no haber encontrado prueba alguna de que dichos secuestros se llevarán jamás a cabo.

La misma actitud se puede ver en l@s polític@s israelíes con sus discursos y acciones racistas, como el pasado Mayo en Tel Aviv, cuando l@s inspector@s municipales entraron en diversos restaurantes african@s y vertieron lejía en los recipientes y las ollas de comida. Cuando l@s defensores de derechos humanos protestaron, el alcalde  Ron Huldai alegó que éstos eran  los procedimientos estándar en las inspecciones. La cínica excusa hubiera sido más creíble si no se hubiera producido durante la hora de la cena delante de los clientes. Es parte de la política para hacer sus vidas miserables y que se rindan y se vayan, como el cambio de política municipal en Junio para prohibirá la población de Eritrea abrir su propio negocio.

El propio exministro de interior israelí Eli Yishai públicamente acusaba a los africanos de llevar el SIDA a Israel y violar a las mujeres israelíes para propagarlo. O Miri Reguev, miembro del PArlamento israelí que en Mayo de 2012 declaró a los sudaneses “el cáncer en nuestro cuerpo” y después se disculpó con los enfermos de cáncer por compararlos con africanos.

En Enero de 2012 se tramitó una enmienda anti-infiltración a la Ley para encarcelar a tod@s l@s solicitantes de asilo para “mantener la seguridad ciudadana y la salud pública”. Este pasado Septiembre 9 Jueces del Tribunal Supremo desecharon dicha enmienda y ordenaron al Gobierno liberar a los 1750 african@s en prisión en 3 meses. A día de hoy sólo 700 han sido liberad@s y una nueva enmienda se ha presentado para permitir continuar el encarcelamiento de l@s 1000 que quedan más los miles que intentan detener.

Arnon Sofer, professor fundador de la Universidad de Haifa y uno de los promotores del muro de apartheid israelí, con declaraciones en 2004 tales como: Cuando 2,5 millones de personas vivan en una Gaza cerrada, será una catástrofe humana. Esas personas serán animales incluso mayores de lo que son ahora, con la ayuda de un Islam fundamentalista y demente.  La presión en la frontera será horrible. Será una terrible guerra. Por lo que si queremos permanecer vivos tendremos que matar, y matar y matar, todo el día, todos los días.

Su paranoia también se aplica a los african@s, solicitando la creación de un muro que mantenga también a l@s solicitantes de asilo no-judí@s fuera de Israel.  Pero no sólo se conforma con ello si no que pide también que los soldados puedan dispararlos.

Existe incluso una ley que permite a la policía preguntarte si las propiedades que llevas encima por al calle son tuyas (pongamos una bicicleta y un móvil) y si tienes los recibos que lo prueban. Si no es así (y eres de origen africano) te pueden detener y encarcelar sin juicio previo.

El actual fiscal General (Weinstein) que creó dicha ley tampoco ecausó en Mayo de 2012 al autor de un libro que publicitaba el asesinato de tod@s los no judí@s, incluyendo los bebés, porque “no especificaba que se matase palestin@s o african@s solicitantes de asilo”

Finalmente a principios de este mes se aprobó la deportación de los solicitantes de asilo africanos sin permiso de trabajo en Israel contraviniendo la legislación internacional sobre refugiados vigente.

Aunque normalmente tratamos el tema del pueblo palestino por cercanía en nuestra actividad queríamos ésta semana explicaros que no son el único grupo que sufre el racismo sistematizado del estado de Israel.

Incluso aunque sea “solamente” con estatus de observador, similar al del Vaticano. Incluso aunque vote la Asamblea General de la ONU, en que se decide por mayoría simple, y no pueda haber bloqueos, como en el Consejo de Seguridad.

Este jueves 29 de noviembre, en coincidencia con el día internacional de pueblo palestino, la ANP eleva a votación su reconocimiento como estado  observador. Desde que en septiembre de 2011 hiciera su petición formal para convertirse en el estado miembro 194 sobre las fronteras de 1967 han pasado muchas cosas.  Algunas son conocidas. Como la nueva matanza en Gaza. Otras no tanto. Como las amenazas de algunos políticos israelíes que expresaban que los palestinos se arrepentirán por su decisión. Algo que para algunos, situados en el gobierno, era más peligroso que la “guerra” que llegaba desde Gaza. Y la amenaza de de derribar a la ANP si finalmente sometía el asunto a votación, como sucederá este jueves 29 de noviembre. Nada nuevo si tiene en cuenta sólo la historia de este último año. Presiones y campaña en contra dentro del Consejo de Seguridad, “congelación” de fondos a los palestinos por su propuesta “unilateral” y retirada de los mismos de agencias, como la UNESCO, que si han reconocido a Palestina derechos como estado. Según recoge un reportaje de Ana Carbajosa para El País, el día 27 de noviembre, “El abanico de represalias va desde derrocar a Abbas hasta retener los impuestos que recauda Israel, acelerar la expansión de los asentamientos, o suprimir los permisos que tienen algunos políticos palestinos para cruzar los controles y salir de su territorio”.

Un aspecto muy importante será ver qué vota cada país. En principio, la propuesta palestina goza de un amplío apoyo en todo el mundo, sobre todo tras la adhesión de muchos países sudamericanos el año pasado. Resta por ver qué votarán los países de la UE, que lo harán en separado en tres posturas: a favor, en contra y abstención. En las últimas votaciones sobre asuntos palestinos ha sucedido así y esta vez, ya se anuncia que será así. Los partidos políticos palestinos reclaman que España haga efectivo su compromiso con los problemas en la zona con su voto positivo. La votación favorable al ingreso en la UNESCO contó con el apoyo tanto de PSOE, entonces en el gobierno, como de PP. A día de hoy, no se ha avanzado que hará el gobierno Rajoy, que parece contar en su partido con dos tendencias muy distintas respecto a Palestina e Israel.

Pero la “solución de los dos estados” es cada vez más díficil tras los agonizantes procesos bilaterales de paz, con el apoyo de la comunidad internacional. Como escribió David Perejil en el reportaje “La solución de los dos estados, a punto de desaparecer” para Frontera Digital “no son pocas las voces que pronostican que la solución de dos estados en la zona está cercana a su fin.

En primer lugar, se cita el menguante territorio sobre el que podría asentarse el hipotético estado palestino. Lejos del 45% de la tierra otorgada por el plan de partición de la ONU de 1945 e incluso del 22% que quedó tras la guerra de 1967, actualmente los asentamientos dejarían entre un 10% y 14% de territorio con siete grandes ciudades en Cisjordania desconectadas entre sí y con la franja de Gaza, bajo asedio israelí desde 2007. Fuera de ese dibujo quedarían las fronteras con otros estados, como Jordania, que Israel se afana en preservar. Todo ello sin entrar en la viabilidad económica de un territorio sobre el que el estado israelí busca mantener y acaparar todas las fuentes de agua, así como independencia o relaciones con otros países. Y dejando de lado la justicia de la solución, algo que para Nozizwe Madlala-Routledge, antigua ministra de Defensa surafricana durante los primeros gobiernos de Nelson Mandela, “suena como apartheid” si compara la situación actual de Gaza y Cisjordania y la de su país en la década de los ochenta.

Para la analista palestina Ghada Karmi es un hecho evidente que los dos estados no son ya posibles. Cita tres importantes razones. La primera, el control israelí del 62% de las tierras de Cisjordania, incluyendo el fértil valle del Jordán. Segundo, el proceso de colonización continúa y hasta la fecha Israel ha evitado siquiera pararlo para hacer posible la solución de dos estados. Por último, la doctora palestina afirma que Occidente ha sido reticente a presionar a Israel. “Hoy Israel-Palestina es un estado demostrable, imposible de dividir. Pero es un estado discriminatorio que opera al estilo de un sistema de apartheid contra los palestinos con impunidad”. En el reportaje algunas voces son muy pesimistas como el analista israelí Dahlia Scheindlin que explica “que “el debate ya no es si un estado debe ser considerado o si un estado gobierna dos pueblos. La cuestión es qué tipo de estado será: la versión de derechas o izquierdas”. Para él, pese a que todos los líderes israelíes desde Isaac Rabin al actual primer ministro Benjamin Netanyahu han reconocido su preferencia por dos estados, en realidad, no lo han permitido. Eso ha llevado a que algunos analistas y políticos israelíes comiencen a hablar de la realidad de “un estado”. Para él, la versión de derechas de esta realidad pasaría por unos palestinos con derechos y representación inferiores, incluso aunque los palestinos fueran la mayoría de la población. Un relato corroborado por la encuesta publicada por el diario israelí Haaretz a finales de octubre en la que la mayoría de la población israelí afirma que apoyaría el establecimiento de un régimen de apartheid, que el 58% de la población admite que ya existe. En esa investigación, el 59% de los israelíes afirmaba estar de acuerdo en que los judíos israelíes deberían tener preferencia sobre los árabes en los trabajos públicos, el 69% no deseaba que tuvieran derecho a voto y el 74% se manifestaba a favor de la existencia de carreteras separadas en Cisjordania.”

El debate sobre la solución política entre palestinos e israelíes es tan viejo como el propio conflicto. Alfonso Bolado  hizo un repaso histórico en su artículo Israel-Palestina. Por un Estado binacional,
laico y democrático” para la revista Página Abierta, justo hace un año cuando se hizo el primer intento en la ONU.  En su texto no sólo hace genealogía de la idea desde los albores del siglo XX, las visiones de los protagonistas en la zona, algunos intelectuales… sino que también aborda los principales problemas, que agrupa en tres. No existe “ningún movimiento social que la secunde políticamente, ni por parte israelí ni por la palestina” dice. “La falta de soluciones alienta la radicalización de las posturas”, es la segunda. Y, por último, concluye “las bases ideológicas de ambas comunidades, como inspiradoras de la acción política, de la cual se retroalimentan,  han tendido a hacerse más dogmáticas y menos matizadas. En este aspecto es particularmente peligrosa la posición del sionismo, por tratarse de un nacionalismo fuertemente etnificado y, por tanto, exclusivista y agresivo”. Su texto acaba intentando perfilar que forma tendría ese estado binacional por el que aboga.

Similar visión expresó la arabista Luz Gómez un artículo de opinión titulado, de manera muy contundente, “Se acaba el tiempo de los dos Estados”, publicado también hace un año, en este caso en El País. Escribe “Han pasado más de 20 años y los avances en la construcción estatal no solo no han traído el tan ansiado Estado palestino, sino que han propiciado sobre el terreno una administración indígena de la Ocupación: en Cisjordania se llama Autoridad Nacional Palestina; en Gaza, Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). El macabro juego del proceso de paz ha llegado tan lejos que ya es indistinguible de la Ocupación misma”. Reconoce que la idea de un único estado suena a “ingenería social”, pero no cree que sea viable ni posible otra propuesta. “El único discurso de paz a largo plazo es el de compartir la tierra y la historia”. Para Luz Gómez el germen de esta “campaña” política son tanto la resistencia civil a la ocupación como la campaña BDS, desde el lado palestinos, como los indignados, para el israelí.

Pocas o ninguna vez aparecen en los grandes medios de comunicación. Si acaso, en pequeños breves de algún periódico, como nota de agencia en las ediciones digitales y muy raramente en los informativos de televión. Para las televisiones, lo que sucede entre Palestina e Israel es un conflicto ya sabido, que aburre a la audiencia… salvo que haya mucha violencia cuando la mirada de uno se suma a la de otro para informar e informar. Pocas veces cuentan las raíces de lo que pasa y es díficil ver más haya de sangre e historias de desesperación. Por desgracia, como el propio conflicto en sí, el seguimiento está desequilibrado. Hacen falta muchos muertos palestinos para merecer el tratamiento de un muerto israelí. Cuantas semanas no leemos en facebook o twitter la existencia de bombardeos y muertos en la franja de Gaza. Esta semana pasada, sin ir más lejos, murieron cerca de una decena de personas por bombardeos de aviones y drones. Cosas que suceden cada día, cada semana en las tierras situadas entre el Mediterráneo y el río Jordán.

No siempre hay que lamentar pérdidas de vidas humanas, aunque siempre la suma de tensiones, humillaciones, dificultades…  Durante octubre, se recogen las cosechas de olivos, uno de los cultivos más importantes de la maltrecha agricultura palestina. Cada año, esos mismos informantes (activistas palestinos, israelíes, internacionales…) nos cuentan como los colonos impiden su recogida, como les queman o arrancan olivos, como los agricultores no pueden ir a sus tierras porque quedaron al otro del muro de separación. Por no hablar de las vejaciones que sufren aquellas familias que viven al lado de colonias como Kiryat Arba o Tel Rumeida en Hebrón com la quema de coches, lanzamientos de piedras, incluso a escolares que van al colegio.

Cada viernes, las manifestaciones no violentas de los comités populares dejan un reguero de personas con problemas por la inhalación de gases, heridos de bala o detenidos. Por no hablar de las detenciones que suceden, también muy frecuentemente, e incluso muchas veces en su vertiente más grave de las “detenciones administrativas”, sin cargos ni juicio y que se pueden extender varios años.

También están las demoliciones de casas, corrales y otras estructuras. Esta semana en Beit Hanina, sumadas a las amenazas a ocho pueblos beduinos situados al sur de Hebrón. Una zona que, ahora, el ejército quiere “limpiar” para realizar ejercicios militares.

E innumerables cosas que suceden cada día, cada semana… en los controles militares, en los checkpoints. Esperas de horas bajo la lluvia, levantarse a las cuatro desde Belén para poder llegar a trabajar a las ocho en Jerusalén, recoger agua en botellas debajo de cada mesa en Beit Sahour para cuando lleguen los cortes. Siempre los hay, apenas dos días por semana o mes habrá agua y cuando llega, hay que acumularla. O las visitas de los habitantes de pueblos como Kfr Bireim, expulsados por el ejército israelí a finales de los década de los cuarenta hacia Yish y otras poblaciones, a sus casas, en ruinas, pero claramente visibles, con casas, patios, higueras… ahora situadas como “restos” de un parque natural.  O situaciones tan cotidianas como las que contaba hace poco el cantautor palestino-catalán Navil en su facebook.

“Muy cabreado. A mi prima Noura, que vive en la Palestina del 48, ciudad de Acre, ayer casí le pegan en una oficina de correos POR HABLAR EN ÁRABE. La mujer (israelí) que estaba atrás en la cola la empujó, y el de adelante casi le pega una bofetada. Intervino un policía (evidentemente israelí también) para ponerse en medio y… ¿protegerla? No, para convencerla de que no pusiera denuncia. Cuando Netanyahu dice pomposo “Israel will always protect its minorities” en Naciones Unidas, lo que quiere decir realmente es que protegerán que siga habiendo ciudadanos de primera y de segunda clase, y entre medio, policías que se aseguren que la diferencia es permanente. Y eso tiene un nombre: APARTHEID.”.

Cosas que suceden cada día, cada semana. Una ocupación que no es una mera presencia de soldados en una supuesta frontera sino una suma de acciones dedicadas a hostigar, entorpecer, dificultar, humillar a poblaciones y personas con muy diferentes derechos. Nos dejamos muchos otras vivencias por el camino, pero todas ellas han sucedido en las dos últimas semanas. Y suceden cada día, cada semana en Palestina.

Este fin de semana (19, 20 y 21 de octubre) se ha celebrado en Barcelona la primera conferencia estatal del movimiento BDS en el estado español. Se buscaba coordinar los grupos locales de acción que existen. Se puede decir que la Conferencia ha tenido un gran éxito ya que participaron muchos grupos de acción solidaria con Palestina y se llegó a alcanzar una asistencia de 400 personas en su punto álgido el sábado por la tarde.

El viernes por la tarde fue la presentación de la conferencia seguida de una charla: “Opresión racial sistémica: Apartheid en Sudáfrica y Palestina” por Mbuyiseni Ndlozi. No pudimos asistir porque estábamos en el viaje desde Madrid. Eso sí, tuvimos ocasión de entrevistar al activista sudafricano con el objetivo de difundir un vídeo, que esperamos tener en breve, y nos impresionó la fuerza de un discurso basado en buscar valores universales -libertad, justicia e igualdad-, como motores de la campaña. Tal y como sucedió en Sudáfrica y como cree que sucede, incluso en mucho mayor grado, en Palestina. Podéis escuchar a Mbuyiseni en este vídeo. 

El sábado por la mañana los asistentes se repartieron en talleres para establecer estrategias y campañas conjuntas en los siguientes ámbitos:

Boicot económico: Que puede dirigirse hacia

  • Instituciones israelíes o que colaboren con ellas
  • Empresas israelíes con inversión o distribución en el estado.
  • Empresas de capital mixto español-israelí
  • empresas españolas con sede, inversión o distribución en el estado israelí.

-Boicot académico: Evitando acuerdos con o reconocimiento a académicos israelíes a favor de la ocupación.

-Boicot cultural y deportivo: A artistas o deportistas israelíes a favor de la ocupación o de otros países que colaboren con Israel o vayan a dar conciertos etc…

-Acción sindical: Integrando a los trabajadores en una lucha por la justicia y los derechos de los trabajadores palestinos, así como pieza clave de acciones de boicot económico.

El sábado por la tarde se ofrecieron dos charlas paralelas:

Relaciones militares Israel-España” por Alejandro del Pozo. En esta charla se hizo referencia a dos informes en particular. En primer lugar, España-Israel: Relaciones militares, de seguridad integral y basadas en armamento, asuntos y tendencias. www.centredelas.org. En segundo lugar, Negocios Ocultos  www.negocisocults.org

Los tipos de relaciones que se dan son:

– Exportaciones a Israel: El volumen proporcional de negocio en este sentido es escaso pero resulta muy significativo ya que viola la legalidad española y, aunque existe un mecanismo comunitario en la UE para denegar estas transacciones económicas no se ha usado nunca en estos negocios.

– Importaciones de Israel: Favorecen la militarización de Israel beneficiando el desarrollo de su industria armamentística. Son más voluminosas que las exportaciones. En realidad Israel no necesita la industria de armamento española mientras que tres cuartas partes de su producción en este campo se exportan, lo que a su vez abarata la producción interna para su uso.

Ha desarrollado una tecnología punta gracias a la ocupación ya que se vende como producto ya testado sobre población, algo que no pueden hacer otros estados. Gaza es un laboratorio enorme de pruebas.

– Relaciones entre gobiernos-empresas o empresas-empresas: Los concursos públicos son claves para el acceso a estos mercados, que a su vez implican un alto grado de corrupción. Crean de forma intencionada confusión entre intereses públicos y privados debido a la facilitación y promoción por parte de Gobiernos. Implican un acceso a información privilegiada Los bancos son accionistas o inversores mayoritarios en este tipo de empresas

– Seguridad integral (homeland security): En auge desde el 11S. Israel es puntero en el desarrollo de estos servicios y tecnologías: reconocimiento facial en aeropuertos, cursos privados a escoltas y guardias civiles facilitados por el Gobierno español

 “Derecho Internacional y el tribunal Russell” por David Bondia y Sabrina Senouci.  El Tribunal Russell, fue un organismo público establecido por el filósofo británico Bertrand Russell y secundado por Jean-Paul Sartre, filósofo y dramaturgo francés. Este Tribunal contó con la participación de personalidades como Julio Cortázar, Ken Coates y Ralph Schoenman, y se encargó de investigar y evaluar la política exterior estadounidense y la intervención militar que este país llevó a cabo en Vietnam tras la derrota de las fuerzas francesas durante la Batalla de Dien Bien Phu en 1954 y la instauración de Vietnam del Norte y del Sur. Existe desde hace unos años un Tribunal Russell para Palestina.

El Tribunal Rusell no tiene validez jurídica, pero actúa como un tribunal popular, de conciencia, frente a las injusticias y violaciones del Derecho internacional que no son juzgadas por las jurisdicciones internacionales existentes o que, aun siendo reconocidas, continúan perpetuándose con total impunidad debido a la falta de voluntad política de la comunidad internacional. Hoy, examina las violaciones del Derecho internacional de que son víctimas los palestinos y las palestinas, y que impiden al pueblo palestino ejercer su derecho a un Estado soberano.

El Tribunal Russell sobre Palestina reafirma la supremacía del Derecho internacional como base para una solución al conflicto palestino-israelí. Se identificarán todas las carencias en la aplicación de este derecho y condenará a todas las partes responsables de estas deficiencias ante la opinión pública internacional.

Así, examina las diferentes responsabilidades que permiten que Israel mantenga la ocupación de los Territorios Palestinos y que no se apliquen las resoluciones de Naciones Unidas, desde la Resolución 181 del 29 de noviembre de 1947, sobre la partición de Palestina, a la Resolución ES-10/15 del 20 de julio de 2004, en que se respalda la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (del 9 de julio de ese mismo año) sobre la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado por parte de Israel, y se insta a todos los Estados miembros a que cumplan las obligaciones jurídicas que les incumben de conformidad con dicha opinión. Se analizarán las responsabilidades de Israel, así como las de otros Estados, en particular los Estados Unidos, los Estados miembros de la Unión Europea, los Estados árabes y las correspondientes organizaciones internacionales (Naciones Unidas, la Unión Europea, la Liga Árabe).

El Tribunal también pretende contribuir, con este enfoque, a la movilización y la implicación de la sociedad civil en todos los Estados interesados en la cuestión de Palestina. El Tribunal Russell sobre Palestina está integrado por personalidades de todos los Estados, incluido Israel, que será uno de los Estados investigados. La legitimidad del Tribunal Russell sobre Palestina no procede de ningún Gobierno ni partido político, sino del prestigio, los intereses profesionales y el compromiso de los miembros que constituyen este Tribunal con los derechos fundamentales.

En esta charla se anima a usar la legalidad internacional amplíamente difundida sobre las violaciones de los últimos años como argumentación, reclamación de que se cumpla lo sancionado y como manera de desvelar las políticas de Israel.

Tras estas ilustrativas charlas todos los asistentes se reunieron para escuchar la conferencia conjunta de la activista y poetisa Rafeef Ziadah y el historiador Ilan Pappé.  Empezó Rafeef diciendo que aunque las charlas de los palestinos/as solían empezar hablando de su historia y situación, para acabar pidiendo solidaridad con su pueblo, ella quería comenzar ofreciendo su solidaridad a todos los parados y víctimas de la crisis y los recortes en el estado español. Después incidió en que el BDS es una herramienta para la paz, justicia e igualdad, que da a la gente normal el poder de luchar contra la ocupación israelí, por la justicia social y económica. En un mundo en el que parece que la voz de los ciudadanos no importa van surgiendo movimientos como este que devuelven el poder al pueblo.

El BDS da una aproximación en derechos humanos a todas las poblaciones de palestinos: Refugiados, residentes en Gaza, Cisjordania o palestinos del 48.

Los tres objetivos o demandas del movimiento son los siguientes:

  • Acabar con la ocupación en los términos referidos a 1967 y la desmantelamiento del muro.
  • Reconocimiento de los derechos como ciudadanos en igualdad de condiciones para los palestinos del 1948.
  • Reconocimiento del derecho al retorno según la resolución de las naciones Unidas 194.

Cree que en el desarrollo de acciones es importante tener en cuenta tres aspectos:

  • Saber qué es útil en cada lugar de acción
  • Un crecimiento gradual de la acción.
  •  Y saber ser creativo y atraer a la gente.

El profesor Pappé por su parte quiso incidir en las razones de la impunidad e inmunidad de Israel como estado. Con la era de la comunicación existen múltiples documentos y pruebas gráficas de las acciones de Israel y sin embargo los periodistas o políticos rehúyen hablar de estos temas. ¿Por qué?

En el caso de Estados Unidos está claro que su posición política le otorga inmunidad a Israel, pero él no cree que sea algo que no pueda cambiarse, quizá en el futuro. Existen tres factores para el apoyo de los Estados Unidos:

  1. El lobby judío del AIPAC. Creado en la década de los 50 porque la élite política estadounidense empezaban a plantearse el derecho al retorno de los palestinos. Las nuevas generaciones de judíos estadounidenses se ven menos representadas por el estado de Israel en su identidad
  2. Los cristianos sionistas: La idea de una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra surgió de ellos. En Estados Unidos han sido una fuerza muy importante durante la segunda mitad del s.XX aunque hoy hay muchos cristianos que se levantan contra ellos porque no representan su humanidad y universalidad sino un nuevo tipo de colonialismo.
  3. La industria armamentística: Israel es el estado más militarizado del mundo y por lo tanto un gran aliado para cualquier país que quiera desarrollar su propia industria.

En el caso de Europa la constante manipulación del Holocausto por parte de Israel silencia las críticas de los medios y académicos europeos. Especialmente en algunos países como Alemania, Holanda y Francia. Pero eso es justo la reacción contraria a lo que debiera suceder, no se trata de olvidar si no de aprender la lección. Ningún colectivo humano debe ser perseguido y erradicado.

A esto se suma un creciente desarrollo de islamofobia en Europa y la percepción de Israel como extensión de la democracia europea en la “jungla no democrática” del mundo árabe. Visión que se ve amenazada por las primaveras árabes si finalmente consiguen el triunfo de la democracia. Además las democracias europeas no conectan los deseos de su población con las decisiones de los políticos, muy influidos por grandes inversiones del estado de Israel, especialmente remarcables en Grecia como modo de parar la segunda flotilla, por ejemplo.

La propia inmunidad de Israel dentro de Israel se debe en gran parte al adoctrinamiento de su sociedad.

El BDS ha hecho mucho daño en la imagen de los turistas israelíes que cuando salen se sienten avergonzados de reconocer de dónde provienen, ya que perciben que europeos y americanos los vemos como representación de algo que no aceptamos. Es por ello también que Pappé anima a boicotear al mundo de la cultura y académicos para que no se relacionen con Israel los gana para la causa.

Otro factor de inmunidad , en su opinión personal, es la solución de dos estados ya que cede el 80% del territorio a Israel, niega el derecho al retorno, y no da una independencia real a los palestinos si no que los condena a un sistema de bantustanes.

Parece que sólo está mal la ocupación de Gaza y Cisjordania, pero el trato a los palestinos de 1948, o árabes israelíes, el uso de las armas, los asentamientos y negar el derecho al retorno también son parte de la injusticia perpetrada y sin embargo aceptar los dos estados legitimaría todos estos aspectos de la ocupación. No afronta el sistema de apartheid sino sólo ciertas políticas.

Después de un periodo de preguntas y dudas a ambos ponentes Rafeef llevó a cabo una impresionante performance poética con la colaboración de Mbuyiseni y el cantautor palestino-catalán Navil. Podéis verla en un vídeo grabado en Londres recitando su poema más conocido, “We teach life, sir”. 

El domingo se trabajaron conjuntamente las conclusiones de los talleres del día anterior en los que tanto los grupos locales como Rafeef destacaron la necesidad de mayor coordinación estatal y con el movimiento internacional. Por otro lado se extrajeron algunas nuevas campañas de actuación conjunta. Finalmente el domingo por la tarde se proyectó el documental “Roadmap to Apartheid” De Anan Nogueira y Eron Davidson. Esperamos con interés la documentación de la campaña así como la próxima conferencia anual. Cuando las editemos, tendréis las vídeo-entrevistas que hicimos a Mbuyisemi y Rafeeh, así como algún texto más. Eso sí, tenéis más información sobre el movimiento en la web: http://www.bdsmovement.net/