Las muchas caras de la ocupación

Publicado: 19 octubre, 2014 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

La ocupación puede tomar muchas caras, algunas pueden disfrazarse incluso de iniciativas verdes.
Así nos describen Saber Jaber e Ilan Pappé lo que se esconde tras los bosques de coníferas plantados por el estado de Israel desde 1948.
La plantación del bosque de Yatir, por ejemplo, esconde el desplazamiento de l@s residentes beduin@s del irreconocible pueblo de Atir.
El pino es una especie europea no vista en Oriente Medio hasta el siglo XX. La trajeron l@ colon@ sionistas por 2 razones principalmente:
– Permitir a l@s colon@s israelíes sentir que han emigrado a una parte de Europa, revitalizar y europeizar lo que a sus ojos era un desierto árabe, del mismo modo que creyeron venir a “civilizarlo”.
– Cubrir las ruinas de aldeas y barrios dejadas tras la Naqba en 1947-1948, debido al rápido crecimiento de dichas especies
Estos bosques se presentan como grandes pulmones verdes, como el del Parque Nacional Monte Carmelo (cercano a Haifa), que oculta los pueblos ya perdidos de Ijzim, Umm al-Zinat y Khubbaza, que ya no pueden verse ni en los mapas.
Éste método no paró en 1948. Durante la ocupación de Cisjordania y Jerusalén en 1967 nuevos pinos se plantaron para esconder los pueblos de Imwas, Yalo y Beit Nouba, en el valle de Latrun cerca de Jerusalén. Este parque llamado Canadá esconde la expulsión de la población de la zona.
El método además de cínico no es tan ecológico como quieran hacer creer, ya que las coníferas acidifican el suelo, y el cambio de pH dificulta el crecimiento de especies autóctonas alterando el ecosistema al completo.

Otro método de ocupación es dificultar la recogida de olive todos los otoños. Muchos pueblos, aislados de sus tierras de cultivos por muros, colonias y checkpoint, sólo tienen permiso para acceder a ellas un par de veces al año, para la siembra y la recogida.
La recogida de olivas puede variar entre dias o semanas según cuántos árboles posea cada familia.
En el pueblo de Salem, cerca de Nablus, este año sólo han recibido permiso para recolectar durante 5 días, sin tener en cuenta número de árboles y/o hectáreas. Aunque toda la familia se afana de 6 de la mañana hasta el atardecer, no todas tendrán tiempo de recogerlo. Por ello algunas empezaron antes de los días establecidos, aunque las autoridades israelíes expulsaron a quien encontraron haciéndolo. Algunas personas incluso se quejan de haber sido expulsadas al medio día incluso los días establecidos por el permiso.
Algunas familias encuentran tras meses sin acceso a sus tierras muchos árboles dañados por colon@s israelíes, los cuales en la mayor parte de los casos incluso si son pillad@s in fraganti no son penalizad@s por ello. Esto se une a las cada vez mayores dificultades de acceso por el crecimiento de las colonias israelíes.
En otras ocasiones l@s colon@s no sólo atacan árboles sino también personas, la semana pasada sin ir más lejos una mujer palestina tuvo que ser hospitalizada en el pueblo de Kfar Yassuf haber sufrido un apaleamiento.

Pero desde la sutileza a la violencia directa, hay incluso casos de crímenes de guerra.
Como los planes de transferir 12500 beduin@s del valle del Jordán y el área de Ma’ale Adumim, a una colonia que llamarán Ramat Nu’eimeh y situarán cerca de Jericó. Las autoridades israelíes dicen buscar da una vida digna y proveer de servicios a las comunidades semi-nómadas esparcidas por el Valle, pero lo cierto es que no les han preguntado.

Mapa del futuro "Ramat Nu’eimeh", cortesía de "Bimkom"

Mapa del futuro “Ramat Nu’eimeh”, cortesía de “Bimkom”

El plan no tiene en cuenta que estas comunidades se dedican al pastoreo semi-nómada y una vivienda fija les dificultará su método de vida. La zona no tiene pastos fértiles que puedan mantener durante un año entero al rebaño.

De hecho, la localización del enclave se sitúa entre zonas militares de entrenamiento, colonias israelíes y checkpoint que previenen el acceso a cualquier pasto desde allí.
Por otro lado el plan pretende unir y hacer convivir a distintas tribus beduinas en contra de sus costumbres y con las tensiones sociales que esto pudiera generar.
La mayor parte de las tribus beduinas de Cisjordania provienen del desierto del Neguev, al sur de Israel, del cual fueron expulsadas en 1948. Desde las nuevas ocupaciones en 1967 hasta la actualidad, las tribus se han visto obligadas a resituarse en varias ocasiones, debido al crecimiento de las colonias, las zonas de entrenamiento y las zonas declaradas como reservas naturales. Por ello cientos de casas tienen orden de demolición y otras tantas ya han sido demolidas.
Por ello muchas de estas tribus viven sin acceso a la electricidad o al gua, y con dificultades para disfrutar de servicios sanitarios o a la educación.
A esto se refieren l@s palestin@s como “la naqba continua”, porque desde 1948 y aún hoy, siguen siendo expulsados de su tierra, desposeídos de sus medios de vida y borrad@s de los mapas, ya sea mediante maquillados bosques y reservas o con cruentas transferencias de población a nuevos guetos (sírvase la ironía un@ mism@)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s