¿Qué hay detrás del mayor boom económico de Israel? La ocupación

Publicado: 18 noviembre, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

El siguiente artículo es un resumen del publicado originalmente en mag972 el 28 de Octubre de 2013

Los 6 años posteriores a la Guerra de los 6 dias fueron el mayor periodo de crecimiento del estado de Israel (1967-1973). Lo que ocurrió en ese periodo fue el establecimiento de las empresas de colonias y de la ocupación.

La doctora Karnit Flug que se acaba de convertir en la primera mujer en Israel gobernadora del banco central israelí, publicó en 2007 junto con el doctor Michel Strawczynski un análisis económico  desde 1960 a 2006 intentando valorar los motores económicos de cada momento histórico junto con las variables políticas que lo enmarcaban.

La conclusión fue clara, la geopolítica ha influido más que la política económica en dicho crecimiento durante el periodo estudiado (superada en 2:1).

En los últimos 30-40 años, Israel ha sido un país occidentalizado, relativamente rico para la mayor parte del mundo (en términos de tipo de vida y auto-imagen). Esto significa que la mayor parte de l@s ciudadan@s israelíes hoy en día viven una vida occidentalizada, consumista, un tipo d evida relativamente rico y esperan merecer este tipo de vida. La mayoría de los índices económicos internacionales de riqueza muestran a Israel entre los 10-15 países más ricos del mundo.

Pero esto no era así en 1960. ¿Qué desató el milagro económico? En la prensa israelí tratan de presentar a Israel como un “tigre asiático”, similar a  Japón, Corea del Sur o Taiwan. Pero todos estos tigres se convirtieron en poderes exportadores industriales internacionales.  Israel, se enorgullece también de sus exportaciones, pero nunca han alcanzado los niveles de tigre y nunca han excedido a las importaciones.

Algunas naciones europeas emergieron de la pobreza relativa a  una relativa riqueza en el mismo periodo, como España e Italia. Durante el periodo de rápido crecimiento estos países establecieron la paz, mantuvieron pequeños ejércitos y se convirtieron en imanes para el turismo, y para rematar, consiguieron balanzas comerciales positivas la mayor parte de los años. Israel definitivamente tampoco siguió ése camino.

Así que ¿Cuál es el secreto de Israel?

La respuesta más común israelí empieza con una mezcla de teorías autocomplacientes que mezcla el increíble crecimiento agrícola entre 1930 y 1960 (para ser posteriormente desmantelado por el neoliberalismo), seguido de una extraordinaria industria tradicional de 1950 en adelante (que tampoco produjo más exportaciones que importaciones y también fue desmantelada desde 1980)y actualmente el fabuloso “Silicon Wadi”, el ternero de oro de las últimas tecnologías israelíes.

Otra explicación proviene de los fans israelíes del neoliberalismo.  Tras muchos años de cuasi-socialismo o políticas inconsistentes, en algún momento a mediados de los 80 la política macroeconómica israelí empezó a seguir el dogma neoliberal que desde entonces sólo ha continuado mejorando. Esto, de acuerdo con los neoliberales, es una fuente de maná lloviendo sobre las cabezas israelíes.

Si esto fuera cierto el crecimiento hasta los años 80 hubiera sido débil e inconsistente y a partir de entonces seguiría un crecimiento de aceleración continua. Pero el mayor crecimiento se produjo entre los años 60 y 70, así que tampoco es el neoliberalismo el milagro.

Las nuevas tecnologías tampoco explican el crecimiento entre los años 60 y 2006, con el mayor crecimiento en los 6 años posteriores a 1967. El crecimiento per cápita durante esos años fue del 9.9 % anual, mientras que el boom tecnológico se dio entre 1999-2000 con un 6.3%.

Ningún crecimiento económico relacionado con desarrollo agrícola, industrial o tecnológico fue digno de mención entre 1967-1973. El factor más importante para éste salto al primer mundo económico ha sido el establecimiento de la industria colonial.

Es un plan secreto a plena vista. Los datos son públicos, pero nadie parece interesado en mirarlos. Estos datos los encontré por primera vez jugando con los gráficos de la web gapminder.org.

Algunos de ellos muestran en 1967 a Israel como un país del “segundo mundo”, como Yugoslavia o Hungría. En 1974 pasa a la parte superior del “primer mundo”. Los puntos conectados por una línea verde muestran el crecimiento per cápita durante los 7 años. Similar a Israel queda Japón, y por debajo Italia y España.

1967 estableció a Israel comopotencia regional, pero cortó los lazos del bloque soviético con Israel implantando una guerra fría para bien o mal. El boicot económico árabe, activo desde 1948 pero inocuo en sus primeras 2 décadas, empezó a intensificarse, alcanzando su mayor pico en 1973. Y desde una perspectiva de seguridad estricta, la Guerra en la frontera egipcia nunca terminó. Es tras 1967 cuando l@s palestin@s aparecen como verdader@s jugador@s autónom@s, lanzando guerrillas y ataques terroristas, priemro desde gaza y Jordania y luego desde el Líbano y el resto del mundo. Sin embargo tras 1967 son lo smás clamados de la historia israelí, así que no es la geopolítica ni el objetivo de la seguridad lo que creó la rápida riqueza israelí.

1967

1967

1973

1973

Fue el régimen de ocupación, que pagó inmediatamente dividendos de múltiples maneras:

Trabajador@s árabes, parte A: De la noche a la mañana el Mercado laboral israelí se vio inundado de trabajador@s altamente cualificad@s y de bajo coste indígenas . Además ést@s trabajador@s pagaban impuestos al consumo y su seguridad social, sin recibir nada a cambio. Desde 1994 este dinero debía ir a la Autoridad Nacional Palestina pero retenerlo se ha vuelto el deporte nacional de l@s polític@s israelíes.

Trabajador@s árabes, parte B: Dich@s trabajador@s palestin@s hicieron más fácil a la clase trabajadora israelí  pasar a ser la clase media  cono dueñ@s de negocios independientes. L@s trabajador@s de la construcción israelí se convirtieron en contratistas independientes, con l@s pallestin@s haciendo el trabajo. El/la mecánic@ autónom@ se convirtió en dueñ@ del negocio. Cualquiera viviendo entre los 70 y 80 recuerda las lágrimas de cocodrilo del refrán  “Tod@s l@s trabajador@s son árabes, y l@s judi@s no quieren realizar más el trabajo” pero en realidad tod@s l@s judi@s estaban demasiado ocupad@ riéndose durante todo su camino al banco.

Adolescentes palestinos del Valle del Jordán trabajando en las colonias agrícolas

Adolescentes palestinos del Valle del Jordán trabajando en las colonias agrícolas

Trabajador@s árabes, parte C: El bajo coste y el alto valor del trabajo palestino permitió a l@s consumidor@s israelíes disfrutar de productos y servicios  más baratos, especialmente si iban a los territorios ocupados a por ellos. Lo cual entre 1967 y 1973 se consideraba perfectamente seguro, y una actividad prácticamente diaria. Dentro del propio Israel había un boom de la construcción con grandes y confortables apartamentos a buen precio.  Much@s israelíes dueñ@s de negocios mantuvieron o incrementaron los precios conforme aumentaba la demanda, volviéndose más ric@s por los altísimos márgenes de beneficio.

La industria colonial: La sabiduría popular atribuye la masiva expansión de las colonias israelíes a los gobiernos de la derecha del Likud que comenzaron en 1977. En realidad antes incluso las colonias ya transformaron algunas regiones más allá de su reconocimiento. Empezando por Jerusalén Este, al norte noroeste y sur anexionado en 1967 se han unido mega-barrios esparcidos por las Colinas en pocos años. La nueva tierra estaba libre (es decir, confiscada forzosamente a sus propietari@s palestin@s), y l@s trabajador@s eran baratos. Para 1973, Jerusalén se había transformado de una somnolienta ciudad fronteriza en una vibrante y revigorizada capital económica.

Mercado cautivo: De la noche a la mañana el Mercado de productos israelíes incrementó su población en un 50%. Tras tomar posesión de los Territorios Ocupados, Israel impuso su unión aduanera y o bloqueó o puso enormes barreras a las importaciones en los territorios del exterior. La industria local palestina también se vio ahogada por la sofocante burocracia militar, así como por la propia situación. Pero la joya de la corona es el monopolio monetario. La lira israelí (la predecesora del shekel) se convirtió en la única moneda en los territorios de facto, y los bancos israelíes aplicaron comisiones a los bancos palestinos por el privilegio de usarla.

Ignorar el boicot árabe: La política de “puentes abiertos”  de Moshe Dayan permitió a los negocios en Cisjordania exportar al mundo árabe vía Jordania, y la etiqueta de Cisjordania no se boicoteaba. La industria israelí lleva etiquetando desde entonces sus productos como cisjordanos muchos productos que se venden a l@s consumidor@s árabes desde 1967, especialmente los productos agrícolas. Y ésto se ha reconocido en Israel desde 1970.

Explotación de recursos naturales: Obviamente lo más fácil de explotar ha sido la tierra, pero también  el petróleo del campo de Abu Rude, en el Sinaí (en 1973 suponía 1/3 del consumo israelí). O el agua de los Altos del Golán arrebatados a Siria en 1967, que sin duda han ayudado a la agricultura israelí en el Norte (la zona más productiva de la región).

Incremento del gasto gubernamental: Muchos de los temas mencionados anteriormente necesitan de  grandes subvenciones públicas, pero más que todo ello el crecimiento del gasto militar ha crecido cual champiñón más allá de lo imaginable (las enormes nuevas bases en los Territorios, sobre todo en el Sinaí por ejemplo). El número de empleados en seguridad israelí creció un 150% entre 1967 y 1973 (h/t Shir Hever). Otro estímulo a la economía israelí ha sido la ayuda militar estadounidense.

A pesar de la impresionante dedicación de los gobiernos israelíes a la ocupación y las colonias, estos proyectos gemelos no han podido reproducir su boom desde 1967-1973. Es incluso pero, la ocupación ha instigado las mayores crisis económicas en Israel.

Esto comenzó en Octubre de 1973. La guerra con Egipto provocó el embargo de crudo, y después las intifadas llevaron a sendos periodos de recesión, sobre todo entre 2001 y 2003.

La crisis de mediados de los 70 a finales de los 80 se pagó con un precio político. Se devolvió el Sinaí y se llegó a compromisos (falsos) con las autoridades palestinas. En la segunda occasion se llegaron a negociaciones directas con l@s palestin@s, llevando a cierta autonomía limitada. Pero la salida de la crisiss entre el 2001 y el 2003 fue garantizada como libre de cargo por la administración de George W. Bush como parte de su cruzada para cambiar Oriente Medio.

Este increíblemente (y altamente irresponsable) regalo político económico de Bush ha causado una burbuja mental a l@s israelíes y desconexión de la realidad. Ésta burbuja explica las aventuras militaristas ridículas desde mediados de los años 2000, que a permitido a Netanyahu “salvar la economía israelí” mediante una poción mágica neoliberal. Y según Flug y Strawczynski supuestamente cause los ciclos de  crecimiento y recesion (mientras ignoran el régimen de ocupación que subyace).

En un cálculo general, Israel sigue económicamente adelante con su juego de ganancias y pérdidas acumuladas con sus apuestas sobre la ocupación. Sobre todo a costa de l@s palestin@s, por supuesto, pero también de forma incrementada a costa de los Estados Unidos, la UE y otros que han ido aumentando sus aportaciones de dinero y esfuerzos para mantener la situación Israel-Palestina y que no se caiga por un acantilado. EL flujo de dinero del exterior ha ayudado  a mantener los beneficios de la ocupación mientras externalizada sus inmensos costes militares, y eludiendo responsabilidad devastar la economía palestina. Aún así el balance annual de la ocupación es probablemente negative hoy en día, y empeorando de media cada año.

2010

2010

¿Porqué no rendirse? Además de las bien conocidas razones políticas y sociales (miedo a l@s palestin@s la fuerza de l@s colon@s en la política nacional y su inercia), queda también la memoria el boom de 1967-1973. Ello explica los patrones de comportamiento colectivos como:

• Rogar por acabar con la ocupación una y otra vez pero no perseguir o hacer nada que de una manera realista lleve a su fin

• Negar la existencia de la ocupación, su naturaleza o la magnitude de su impacto en la vida israelí

• Culpar a cualquiera menos a ell@s mism@s por sus efectos colaterales.

Brevemente, los clásicos patrones de comportamiento de un@ adict@.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s