El etiquetado de los productos coloniales

Publicado: 17 junio, 2013 de accionenredinternacional en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

La lucha contra la ocupación palestina es una lucha contra el apartheid, es por ello que l@s palestin@s han buscado el apoyo y guía de Sudáfrica para cambiar la situación.

El reconocimiento de este régimen segregador  por parte de personajes como Nelson Mandela no sólo ayuda a visualizar la legitimidad del alegato palestino sino que es un avance más en la solidaridad entre pueblos reprimidos, un nuevo concepto de globalización.

Es importante tender puentes entre individuos y no confiar en los estados como aliados, ya que los intereses políticos no siempre tienen en cuenta el respeto y la solidaridad.

La ruptura de los estereotipos, como las “pobres víctimas africanas” o los “terribles terroristas barbudos” permite el reconocimiento por parte del otr@, pero lo que es más importante aún, el reconocimiento por parte de un/a mism@.

Es necesario recuperar la dignidad para poder levantarse y luchar sin tener en cuenta el apoyo inconstante de otros países. Y de esto por desgracia tanto el pueblo sudafricano como palestino saben mucho.

Una de las campañas que se han desarrollado en ambos territorios es la anteriormente mencionada campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones. Aunque requiere muchos años y la recopilación de un gran apoyo por parte de la población civil es una herramienta de la lucha noviolenta con gran capacidad de adaptación y diversificación de la estrategia.

El Boicot puede ser:

1) Económico, como el ya conocido Boicot a los dátiles de las colonias israelíes de  lugares como el Valle del Jordán, o las patatas vendidas por el mercadona, el agua Eden.

2) Político como el de algunos ayuntamientos del País vasco o sindicatos

3) Boicot académico como el ejercido hace un par de meses por el físico Stephen Hawkins.

4)  O cultural y deportivo como el del Europeo de fútbol sub 21

992995_188894717941454_2136444686_n

La capacidad de adhesión directa y práctica de la población internacional a estas campañas y el amplio abanico de posibilidades de actuación, así como la facilidad de difusión de las mismas por parte de l@s palestin@s a través de los medios de comunicación y redes sociales ejerce una presión mucho más efectiva sobre los gobiernos para que a su vez estos mismos se vean obligados a tomar medidas a favor de la descolonización y el reconocimiento de derechos del pueblo palestino.

En este aspecto la UE se está viendo abocada a etiquetar los productos procedentes de colonias Israelíes a pesar de los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos e Israel para evitarlo.

Ha sido una verdadera incongruencia que un  territorio con una legislación tan estricta en etiquetado de alimentos, productos sanitarios y juguetes entre otros como es el Mercado Común Europeo permitiera dicha laguna de información en el origen de estos productos, cuando son los creadores de políticas y figuras como la denominación de origen.

En realidad la regulación europea no boicotearía la comercialización de productos en nuestro territorio pero facilitaría la elección del consumidor al respecto, igual que lo hace respecto a productos ecológicos y/o de comercio justo.

boicot

El etiquetado no amenazaría como algun@s claman el proceso de paz ya que la amenaza para el mismo es la propia existencia de las colonias y su constante crecimiento.

Algun@s polític@s israelíes argumentan incluso que dicha acción impactaría negativamente en la economía Palestina, pero si realmente les preocupara esto cancelarían las libertades de movimiento, comercio, agua e incluso terminarían con la ocupación. Además ésta estratagema ha sido elegida por l@s palestin@s porque lo que quieren es un trabajo/sueldo/condiciones dignos y poder desarrollar sus propios negocios y no trabajar 12 horas al día en una plantación de dátiles israelí por 15 euros diarios.

De hecho ése argumento ya se utilizó también en Sudáfrica, que arruinar por ejemplo las empresas de minería acabaría con los míseros sueldos que recibían l@s trabajadores/as.

Israel no tiene reconocimiento internacional legal sobre las colonias y por tanto los productos que de ellas salgan no pueden ser etiquetados como israelíes, ya que esto supone una asunción de su propiedad sobre esta tierra desdibujando las fronteras de 1967 que se discuten en los acuerdos de paz y que apoyan las Naciones Unidas.

Otras acusaciones que se lanzan contra el etiquetado son el anti-semitismo (un clásico que vale para todo) e incluso se llega hablar de nazismo (¿a alguien le suena?) y el abuso sobre la memoria del holocausto judío (lo que particularmente es una verdadera falta de respeto hacia las víctimas).

El Boicot no es contra los judíos (que viven dentro o fuera de Israel), no es contra una religión, es contra un sistema de represión, xenofobia, segregación y abusos que no respeta los derechos de ciudadanos dentro de su estado cuando son de una etnia concreta, una orientación sexual, o una religión particular, ni del pueblo que ocupa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s